Se desmodela la “democracia modelo”

Igual al chiste del borrachito en Semana Santa "Lo mismo del año pasado", las "democracias" pro gringas son arrasadas por los pueblos que crecen internamente para no dejarse neo colonizar en este siglo XXI, a esas administraciones Venezuela puede decirles que ya sufrimos lo mismo bajo el fiasco de la democracia representativa. Venezuela diferente avanza inconmensurablemente comparada a administraciones vecinas o de más allá, y nos cotizamos "modelo a seguir" duélale a quien le duela por encima de mentiras acerca de nuestra realidad, sin miedo y sembrando mayor productividad para combatir la hiperinflación, por algo bajan los precios en algunos rubros alimenticios, en lucha contra la explotación indiscriminada.

Por si no lo recuerda o desconoce el chiste del borrachito se originó porque en la Iglesia oía al sacerdote en las siete palabras de los Viernes Santos, y al finalizar cada uno de los relatos para revivir los hechos, el ebrio gritaba "lo mismo del año pasado". Un policía lo retiró del templo y entonces su grito fue igual "lo mismo del año pasado", otra vez lo hacían preso. El símil es que veo escenarios políticos en los que incurren gobiernos obsecuentes a la democracia macabrona, es decir al macabro orden que imponen gobernantes latinoamericanos, similares a los de administraciones venezolana antes de 1999.

Les ocurre a las derechas con estrategias muy malhechas que no cuajan: Bolivia, Perú, Brasil y el desastre colombiano que supera mes y medio de represión y muerte, no son la Venezuela en paz. A los venezolanos de edad avanzada nos recuerda el comportamiento de la policía en esas naciones, a los gobiernos adecos y copeyanos que ajustaban cuentas a los adversarios políticos con torturas, represión y asesinatos, y para combatirlos no los llamaban vándalos sino insurrectos. Manifestaciones que no preocupaban entre 1959 y 1999 a los organismos que "velan" por los derechos humanos, controlados por "amiguis" de EE UU.

Las matazones colombianas desde el 28 de abril, los disparos a quema ropa o a distancia, policías uniformados y civiles asesinando a manifestantes de cualquier edad, fueron en Venezuela forma expedita de combatir a la oposición con la aquiescencia o complicidad de la prensa pro capitalista, igual que hoy en Colombia, era nuestra disimulocracia ahíta de negocios con el Estado. En el antiguo Congreso existieron parlamentarios electos para aprobar leyes contra los menos favorecidos socialmente, y ayudar a los negociantes ricos que hacían lo humanamente posible e inmoral, apropiándose del erario nacional.

Viven del cuento repetido descalificando el modelo socialista, se ponen roncos o gastan neuronas inventando fórmulas para destrozar al país, airados porque la gente cansada de trampas representativas los observa en su incapacidad de representarlos dignamente, metidos a gangs de marrulleros. El pueblo pacífico y honesto ve la verdad a la que no se resignan, se derrumban, se despeñan, y por las roturas representativas brota toda clase de vagabunderías no precisamente demócratas, cunde la desazón y se encierran en las redes sociales soeces usadas como consuelo, justamente cuando por todas partes da un paso al frente hacia el abismo el "modelo" de engañifas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 410 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: