No estoy de acuerdo con la opinión siguiente, pero daría mi vida para que mi amigo pueda expresarla

"Jamás he vivido de manera tan humanamente despreciable, salvaje, y desagradable (para mí), desde que aquí en Venezuela a partir del 2013 el asunto fue empeorándose cada vez más, transformándose de un sueño a una pesadilla real, y esto, mucho antes de que cualquier sanción por parte de EEUU, Europa y Canadá fueran implementadas en contra del actual miserable y corrupto Estado venezolano. No hay excusas, lo voy a decir claro, así como siempre lo hago, y matemáticamente, no tengo absolutamente nada bueno (positivo, productivo, desarrollador, moral, ético, humano, práctico-social, etc.) que decir con respecto a Venezuela, un país que antes fue, para mí, un paraíso, y que hoy es el peor infierno humano del planeta, y no por culpa de EEUU o de la violenta y racista explotadora y colonialista oposición venezolana antichavista, no señor, he vivido/trabajado en 34 países, y he vivido en guerras, no soy ningún estúpido ni soy inocente, sé de qué se trata el mundo, la vida, fui secuestrado 6 veces, he estado arrestado por lo servicios de inteligencia por lo menos 10 veces, he estado en cárcel, han tratado de asesinarme (incluso, pienso yo, el actual Estado venezolano), y les puedo decir algo, con toda confianza, que el desastre histórico que estamos viviendo hoy aquí en Venezuela es debido principalmente a la calidad humana de los actuales líderes y jefes de Estado, aquí en este peor país del mundo (para la mayoría). ¿No será por eso que más de 5 millones de venezolanos y venezolanos se han ido del país desde el 2014-15 y que siguen yéndose? Repito, no le crean absolutamente nada al actual Estado venezolano sin averiguar, y de poder irme, me voy, 100% seguro." https://www.aporrea.org/contraloria/a303026.html

Encontrarse uno un escrito con ese contenido, en una página web en la cual se lleva escribiendo 14 años y que uno la siente como suya, en verdad que produce dolor. Leí todo el artículo de mi amigo Oskar y pude entender su frustración y su rabia y es por eso que yo hago este escrito, pues lo conozco personalmente, el vive en el litoral central y yo en Mérida y tuvimos la oportunidad de convivir en la misma zona litoralense unos meses.

Y no estoy de acuerdo con su contenido por las razones siguientes:

1.-Porque mi amigo no siente, no conoce, no lleva en su sangre nuestra idiosincrasia. Sus genes no están impregnados de la historia que nosotros hemos vivido desde la invasión por el imperio español desde hace 500 años.

2.-Para nosotros Chávez y Maduro, como lo fueron los copeyanos y los adecos, somos nosotros mismos. Nosotros los creamos, los padecemos y nos corresponde a nosotros deshacernos de ellos; a mas nadie les corresponde ese derecho.

3.-Funcionamos todavía como clan y defendemos a los nuestros con razón o sin ella. Igual a nivel familiar que a nivel de Nación. Un maracucho puede pensar que sus paisanos son una mierda, pero reaccionará hasta con violencia si un caraqueño se lo dice. Así somos.

Yo como octogenario que soy, pensionado, sin vivienda, pasando el trabajo que jode y sufriendo todas las consecuencias de la ineficiencia y corrupción que corroe al gobierno que dirige el Presidente Obrero, tengo que defenderlo y estar con él hasta el final, porque a él lo elegí yo con mi voto y soy autor de las responsabilidades que le puse sobre sus espaldas, me parecería innoble que ahora, que está sufriendo lo vaya abandonar y darle la espalda. A mí nadie me puso un revolver en la cien para obligarme a votar por él ni por Chávez y asumí como mío sus discursos y propuestas, además soy un profesional universitario formado en Ciencias Políticas, así que no tengo ningún argumento válido, para salir ahora a lavarme las manos y decirles a mis lectores que me equivoqué y que Maduro es el único responsable de la situación que estamos viviendo y hay que matarlo para salir de él.

Por lo tanto y por las razones expuestas, digo que estoy dispuesto hasta dar mi vida, por defender el derecho de mi amigo Oskar Heck a expresar sus rabias y dolencias, pues yo lo seleccioné como mi amigo y él me seleccionó a mí, en las buenas y en las malas. Así de sencillo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: