Hugo Rafael Chávez Frías y Jesucristo

El Comandante Hugo Chávez propuso afirmando que Jesucristo era socialista lo que provocó unas fuertes reacciones desde los sectores eclesiásticos y creyentes católicos con argumentos, quizás, poco desarrollados para tratar un tema tan delicado. Ello podría significar la necesaria pregunta sobre sí Chávez Frías tenía un acercamiento preciso a esa definición de "socialista" sobre lo que representa la figura de Jesús de Nazareth en sus temporalidades pretéritas al calificarlo como un "ser de comportamiento socialista".

El tema ha traído permanentes opiniones manteniendo las contrapuestas calificaciones sin adentrarse en las profundidades que significan la tratada conceptualización de parte y parte por lo que se mantiene un nivel de discurso de sordos adobado por paradigmas ideológicos en ambas aceras de las cotidianidades que se mantienen de manera permanente en el ya acostumbrado enfrentamiento entre esas partes involucradas. El tema, además de ensombrecer las relaciones sociales y de las instituciones del Estado venezolano, cuales, evidentemente, traspasan fronteras latinoamericanas llegando a incidir, seriamente, hasta en las voluntades de los pueblos cuando se acercan a las urnas para, democráticamente, depositar sus decisiones personales, voluntarias y libres, en la escogencia de altas autoridades de los estados latinoamericanos como hemos conocido en las recientes elecciones en Ecuador y como estamos percibiendo en el proceso electoral en las futuras elecciones en Perú.

Esta discusión, pública y notoria, nos lleva a preguntarnos sí Jesús de Nazareth era, realmente, una persona, en su vida cotidiana, de pensamiento socialista o más bien de profunda preocupación por el "ser creado" como "ser social" tanto en su quehacer diario como en su trascendencia (transcendere) en el marco de las realidades sociales de su tiempo tal como podría haberla visto Chávez Frías en sus reflexiones y, evidentemente, en su visión personal más de carácter terrenal que en su significado de trascendencia. Es, en esa línea, cuando se presentan serías y muy profundas diferencias entre la cotidianidad de Jesucristo frente a la visión humana de Hugo Chávez del Hijo del hombre.

¿Estaba equivocado el Comandante Chávez? La respuesta a esta inquietud no puede ni debe ser una respuesta ligera, sin su contenido de profunda reflexión tanto en lo humano como en lo trascendental. Es decir, la necesidad de tener que separar el significado filosófico del teológico lo que nos lleva a tener que desarrollar un discurso de tratamiento equilibrado para evitar alcanzar precisiones cuales mantengan el equívoco de señalamientos errados tanto para "tirios como troyanos" que rieguen ese enfrentamiento ideológico entre opiniones de derechas enfrentadas a aseveraciones de izquierdas.

¿Qué es la Cristología?

"…la cristología ha de entenderse como el estudio a la luz de la fe de lo que esta misma fe enseña en torno al misterio y a la obra de Cristo…" (LUCAS F. MATEO-SECO. "NOTAS INTRODUCTORIAS AL ESTUDIO DE LA CRISTOLOGIA". SCRIPTA THEOLOGICA 23, Navarra, España, pp. 125). Es demostrable que el Comandante Chávez Frías no se refería a Jesucristo como "…el objeto central de la fe de la Iglesia…" (Idem) en su interpretación referente al "…misterio y la obra…" (Ibidem) sino, en nuestro criterio, se refería a dos temas específicos íntimamente expresados por el propio Jesucristo, a saber: el nuevo mandamiento en su contenido del "amar al prójimo como a uno mismo" mientras que el segundo tema el cual podría haber influido en el pensar y análisis de Chávez Frías, como ciudadano, cual serían las denominadas como "Las Bienaventuranzas". Es decir, cuando Hugo Chávez mencionaba al "…paraíso en el tierra…" señalaba en su decir a la vida cotidiana del "ser creado" como "ser social" en tanto y cuanto es calificado como "ciudadano" ("…Ser ciudadano significa participar activamente en la vida social, política y económica de tu comunidad y de la sociedad…"…e incluso en su religiosidad).

¿Se presentaría un conflicto teológico al considerar la aspiración al "buen vivir" del ciudadano en su tránsito terrenal aún en el marco de las consecuencias significadas e inevitables contenidas en el "pecado original"? Lo que nos lleva a preguntarnos sobre el significado que le daba el Comandante Chávez al expresar las necesidades que tiene el ciudadano cuando se reflexionaba sobre el derecho y la obligación histórica de ese ciudadano a disfrutar en sus diferentes tránsitos y momentos históricos, en su vivencia cotidiana, en lo significado de la frase "…paraíso en la tierra…". Ello nos lleva al trascender terrenal-histórico del "ser social" en el marco inevitable del desarrollo de la Historia del Hombre. Es decir, no podemos evadir la realidad que está presente entre la Doctrina cristológica con el análisis marxista en cuanto a los sistemas históricos por donde ha transitado ese "ser creado" como "ser social" sin rechazar, obviamente, otras concepciones filosóficas sobre lo conceptual del hombre.

Ese diálogo permanentemente presente entre el "ser creado" como ciudadano y el trascender a lo Eterno en el marco de las enseñanzas otorgadas por Jesucristo durante su tránsito terrenal en su vivencia, primero, en la humildad del carpintero para entrar de lleno en transmitir las enseñanzas del Padre enriquecedoras para el espíritu trascendente.

La angustia de Hugo Rafael Chávez Frías de poder contribuir a alcanzar el contenido de esa tan frase suya de disfrutar del "paraíso en la tierra" contiene en su esencia la teluridad heredada de su ser como venezolano histórico en su proyección social en plena felicidad dentro de los lógicos momentos de las normales angustias del vivir viviendo. La comprensión de la dialéctica encerrada en ese conjunto "ciudadano-en-creencia" con la de vivir viviendo en las enseñanzas cristológicas nos debería llevar a reflexionar sobre los derechos del "ser social" en su permanente cotidianidad histórica al tiempo que, aceptando las conclusiones, conocer el tránsito del "ser creado" en el proceso perfectible que significa el desarrollo de la Historia de la Humanidad; es decir, el ciudadano es cuerpo, alma y espíritu como "ser creado".

¿Fue Jesucristo un socialista según lo conceptual aceptado?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1483 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: