Desginización Constitucional

La pasión por escribir es superior a cualquier otra pasión; o al menos la coloca muy cerca. Hablamos básicamente de compartir pensamientos e ideas que convencidamente suscribimos. En estos predios de Aporrea, mi motivación a hacerlo se circunscribe como nunca antes, a la defensa de principios eminentemente sociales presentes en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como lo son: la participación y el protagonismo del Preámbulo, la doctrina bolivariana en el Art 1, el estado democrático y social de derecho y de justicia en su Artículo 2 y finalmente, la no discriminación presente en su Art 21. Para este servidor, la esencia del socialismo -el know how bolivariano- como doctrina política emancipadora se circunscribe a los 4 principios anteriores los cuales recrean un pacto que define el estado jurídico de una comunidad o territorio: Venezuela, en nuestro caso. Obviamente nuestra Constitución de 1999 incluye un sinnúmero de artículos con elevado valor social. Conceptos incómodos en la práctica por cierto, para el capitalismo mundial apalancado insaciablemente en una derecha criminal y asesina cayapero-regional. Sin embargo, yo tomaré los Artículos iniciales del texto constitucional como eje axiomático de mi breve disertación. Dado que la Constitución de 1999 se conjuga como "el tránsito hacia el Socialismo del Siglo XXI", defenderé su estricto cumplimiento para garantizar la trascendencia sin incluir mis convicciones marxisto-anarquistas.

Venimos de una IV república envilecida y agotada funcionalmente, magistralmente definida por el Profesor Luis Castro Leiva como "…la que los ha creado porque es esta sociedad —la que tenemos— la que concibió estos prejuicios, la que los ha hecho propios y ajenos, la que tira la piedra de su moralismo y esconde la mano de su responsabilidad". El estado de derecho de 1999 nos ha traído orgullosamente más de 25 elecciones en 20 años, debido a que "… el modelo de justa distribución que se construye en Venezuela desde 1999 ha demostrado ser exitoso para la distribución justa de la riqueza de nuestra patria en estos 15 años de Revolución y es el sustento que ha hecho sostenible el Plan de los Objetivos del Milenio y del Plan de la Patria en todos estos años (....) Venezuela "ha decidido, ha optado democrática y conscientemente por la construcción de un nuevo modelo, el Socialismo, frente a un capitalismo decadente, privatizador, generador de miseria, pobreza, necesidad, que dejó huérfano a nuestro pueblo durante décadas, Venezuela fue construyendo su camino y en el camino nos encontramos con la idea y el sueño con la fuerza del Socialismo."

Pero este proceso ejemplarizante como nunca otro en el mundo tiene sus enemigos acérrimos y detractores. El capitalismo babeante acecha en cada rincón de nuestros errores estructurales para abalearnos con su guerra no convencional ya que nuestra alternativa política pretende ser sin lugar a dudas erguirse en una respuesta alternativa al patrón globalizador mundial. No han sido poca cosa las conquistas del país en el contexto del estado de derecho democrático y social de derecho y de justicia. Entonces, dado el brutal asedio económico, cerco financiero, robo de activos, congelación de finanzas, apropiación de nuestro oro, intentos de magnicidio, Gedeonización del espacio territorial, urge profundizar el ejercicio del estado democrático y social para blindarlo contra ataques constantes. La acertada política social de bonificación mediante el maravilloso Sistema Patria en conjunción con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción –CLAP, muy en boga en varias democracias de derecha del mundo- y el Sistema de Misiones, redefinió el panorama anti boicot al proceso constitucional revolucionario, incluida, la magistral manera cómo el gobierno de Nicolás Maduro -ex autobusero y ex canciller- ha conducido la lucha contra la pandemia Covid-19 alejando al país de catastróficas tristes cifras propias de gobiernos de derecha en el poder.

Así, consustanciados con nuestra realidad política y social, abnegados en expectativas, vamos transitando la ruta de la emancipación en la tierra de bolívar y Chávez, nuestra tierra y la de nuestros hijos, para ir construyendo un modelo político debidamente fortalecido en sus cimientos que nos otorgue un lugar seguro socialmente hablando: la educación. Nuestro pueblo a pesar de la pandemia, continúa su lucha por alcanzar la cima profesional. La masificación de la educación en todos sus niveles y modalidades tiene como objeto demostrar que nuestro reluciente estado de derecho democrático y social llena las expectativas de la población garantizando la reproducción del mismo lo que por ende nos llevaría a aspirar –líder de turno, por delante- subir un nuevo peldaño constitucional en nuestra conquista del socialismo del siglo XXI. El programa Cada Familia una Escuela –entre otros- nacido para contrarrestar los efectos de contaminación y control de Covid 19, legitima el cotidiano enviar a nuestros hijos al kínder, escuela, liceo y universidad, insisto, apuesta por demostrarnos a nosotros y al mundo que andamos la ruta de nuestros libertadores. Que despreciamos la violencia con la misma intensidad con la que desaprobamos la injerencia en la libre determinación de los pueblos. Que aspiramos a la construcción de un país sobre las bases de la creación de tecnologías mediante la investigación universitaria como eje orientador de la Universidad, para que esta pueda transformarse en una Organización inteligente y permitir la vinculación de las áreas del conocimiento universitario con la sociedad.

En este mismo orden de ideas, considerando cada aspecto retratado con anterioridad en su justa dimensión resulta imprescindible tratar el asunto del salario. El gobierno ha dado un gran paso al poner en circulación billetes de elevada denominación. Estoy seguro de que su aparición permite que nos entre un respiro. No obstante, considero que el próximo paso es aumentando la cantidad de dinero que circula en la economía en la misma proporción que aumentan los precios. Qué sentido tiene medio aumentar los salarios pírricamente cuando el día anterior a hacerlo, ya los precios han sido aumentados culpando al dólar? No estamos hablando de un proceso sociopolítico con características económicas normales. Se trata de un país brutalmente asediado en el cual el índice Gini dice poquísimo, en cuyo morral porta el más bello germen de un proceso político sin precedentes en el mundo. Venezuela siempre ha señalado el camino. Ahí está la historia.

*Profesor@beat513

Consejero de la Universidad Simón Bolívar.

Ejecutivo Nacional.

 

anatera@usb.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 616 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía