Diosdado, El Juan Charrasqueado no sabe si el Mum existe

Tenía tiempo sin ver Con El Mazo Dando, fueron tanto los comentarios callejeros en relación al programa de la semana pasada referente a como Diosdado contó cómo se bajaba del carro al golpear una moto enfrentándose a varios escoltas cual Superman sin armamento alguno, dejando la idea que cuando lo vieron todos se chorrearon con su sola presencia. Pensé que el hombre cambió, ya no es el que se dedica a meter casquillos o a insinuar a quienes deben buscar las autoridades. De tal manera que anoche decidí verlo nuevamente.

En principio hay que reconocer el extraordinario esfuerzo que hace por vender esa imagen de líder popular, quizás si hubiese sido asesorado en el pasado, no hubiese llegado después de la ambulancia en su última participación en elecciones internas. Teniendo Chávez que imponerlo como vicepresidente del Psuv sin haber sacado los votos suficientes.

Se empeña en contar su vida, como si fuese un Uslar Pietri, o el mismísimo Chávez, para que la gente aprenda de sus experiencias o lo admire y quiera por su manera de ser. Uno no sabe que filosofía desarrollaría en el programa si Chávez no hubiese muerto, sus videos en la práctica conforman la mayoría del contenido de Con El mazo Dando, es como si no pensara, tal como un cascaron vacio sin ideas ni principio, solo una robot hecho a imagen y semejanza del comandante.

Nos hace recordar a Pérez Pirella, con aquel viaje de Postgrados, el doctor le decían, lo trajeron los chavistas para desmembrar los artículos de prensa, analizando y criticando todo aquella que fuese contra el gobierno. Siempre se basaba en el pensamiento de otra persona, los nombraba como para que supieron que era una lumbrera, pero nada de sus propios pensamientos. Después cuando abrió los ojos y salió del estudio televisión se dio cuenta de la realidad y dejó el programa.

Diosdado, por más que quiera no puede esconder sus verdaderas raíces, mucho menos su carácter, trae a la memoria las películas violentas con sus héroes de la infancia, son las vaqueras mexicanas y la lucha libre de ese mismo país. Los nombres de Blue Demon y Juan Charrasqueado están claritos en su mente, tal como un intelectual hablase de Borges o un músico de Alirio Díaz.

Sus palabras lo traicionan, su falta de conexión con la gente se nota a cada momento, pregunta en vivo si el desodorante Mum existe, no sabe que los chinos lo venden en 2 millones de bolívares, ignorando también que el ciudadano de a pies más son las veces que se echa limón con bicarbonato en las axilas para matar el mal sudor. Que no pueden ir al Sambil como José Brito a comprar ofertas. Un miércoles va a preguntar si todavía la leña existe, ignorando que ya no se consigue gas.

Tanto decir que no sabe bailar, ni se sabe una canción, será en el fondo la explicación del porque Chávez no lo escogió a él, prefiriendo a Maduro en calidad de sucesor, por ser buen bailarín y si no canta al menos silba.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2433 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: