El 2021 debe ser un año de reconocimiento y respeto para el encuentro

Abrimos nuestra acostumbrada columna haciendo un reconocimiento al pueblo venezolano por la conducta ante la pandemia generada por el COVID-19 e invitando a mantener las medidas de prevención en todos los espacios, creando una nueva cultura para protegernos entre todos y todas. Agradecemos a los hombres y mujeres que han entregado su tiempo para atender al pueblo venezolano e inclusive llevando atención más allá de nuestras fronteras.

Recientemente vimos con apremio la entrega de oxígeno al pueblo de Manaos -Brasil por parte del Gobierno Bolivariano, luego del buen manejo de la pandemia en territorio venezolano; colocando en manifiesto la solidaridad de los pueblos hermanos del Abya Yala, principios que recogen la esencia de nuestros ancestros y que a lo largo de nuestra historia han honrado nuestros libertadores.

Nos preparamos con más fuerza para el año 2021 y desde los pueblos indígenas promovemos la participación activa en la sociedad venezolana, con respaldo jurídico e institucional, los cuales fueron luchados por nuestros líderes y lideresas. Así como, reconocidos por el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, hasta alcanzar la visibilización, sin precedentes, de un pueblo cargado de una historia llena de heroicidad.

Habrá acciones que revisar, y somos los primeros en facilitar procesos para cumplir con el mandato del pueblo y direccionalidad que corregir que se ajusten a los nuevos tiempos, pero siempre convencidos que solo en revolución seguiremos siendo pueblos indígenas. No hay otro camino, ya lo iniciarían nuestros abuelos luego de aquel sangriento saqueo propiciado por el invasor y que hoy la lucha continúa con un sendero más allanado, pero que no se puede quedar inconcluso.

El verdadero revolucionario socialista, hijo de Chávez, es aquel que entiende la historia, sin de dejar de reconocer la gallardía de los pueblos originarios en el transcurrir de más de 500 años. Incluso antes de la llegada del imperio español a nuestras tierras; aquí ya había una sociedad con una cultura de avanzada que se invisibilizó, siempre se dijo que lo nuestro era malo.

Hoy nosotros los indígenas venezolanos, a pesar de las dificultades coyunturales, comprendemos el momento históricos que nos correspondió vivir y medio de las circunstancias dar la batalla en el escenario que sea necesario por defender el legado de nuestros ancestros y libertadores.

¡La historia la escribe el vencedor!

 

reqpedro@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 492 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: