Chávez se rindió cuando vió que todo estaba perdido y dijo: “por ahora…”

¿Para qué seguir hablando de socialismo, si los 5 poderes del Estado sirven al capitalismo?

Aquí en los andes eso le llaman: "Males buscados". ¿Cuándo vamos a sincerarnos y dejar de pelear con el sistema político-económico, cultural y social, que a la gran mayoría de los venezolanos apasiona y al cual varias generaciones le hemos entregado nuestras vidas?

Ya oigo los gritos de mis amigos y alumnos echando pestes contra mí. En verdad que me rindo. Entrego mi bayoneta, mi morral y dejo de combatir. No por cobardía, ni porque dejé de soñar, sino porque ahora mi tiempo es demasiado valioso para invertirlo en hacer felices a otros que no sea yo. Voy a cumplir 81 años de edad y desde los 17 he estado en la pelea buscando una justicia que nunca llegó al sector social que pertenezco. Con tres hijos fuera del país, yo pagando alquileres, sin casi alimentos para comer y enfermo. Parece que lo más sensato es exclamar como El Libertador: "He arado en el mar".

Siempre me negué a aceptar el contenido y la verdad expresada en el verso atribuido al poeta Andrés Eloy Blanco de que: "Cuando un Negro y un Blanco, comen juntos en compañía, el Blanco le debe al Negro o es del Negro la comida".

Me enganché en el Proyecto Chavista y adopté El Plan de la Patria como la herramienta perfecta para participar en un proceso revolucionario que nos llevaría a construir el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. Muere Chávez y lo primero que hace su sucesor es ponerse a negociar y alearse con los enemigos de ese Plan. Los 5 Poderes que conforman El Estado se colocan al servicio de los oligarcas de siempre y los empresarios se enriquecen a diestra y siniestra haciendo desaparecer todo lo que había logrado el Comandante.

Nunca pensé que nuestro pueblo, por dignidad, aceptaría el dólar como moneda nacional y rechazaría el Bolívar y menos que ninguno de los 5 poderes del Estado hiciese nada por evitarlo. El pueblo merideño, luchador, aguerrido y valiente que se colocaba al lado de sus estudiantes en sus luchas históricas y enfrentaba a los comerciantes hambreadores del pueblo se rindió. Los adultos mayores se postraron ante los empresarios que trafican con los alimentos, fármacos y transporte y nos les importa que los bonos que reciben del gobierno se conviertan en sal y agua.

Mi última esperanza la había puesto en la recién electa Asamblea Nacional, pero veo por las tres sesiones que han realizado que será un fiasco más. Debo confesar que el único responsable de mi situación actual soy yo, Me puse a creer en pajaritos preñados y estoy pagando las consecuencias. 35 años de Socialcristianismo, 5 de abstencionismo y 22 de Marxismo han sido suficientes para hacerme entender que la historia de la humanidad la escriben los triunfadores fuertes sobre los pueblos débiles vencidos y que las leyes que rigen la lucha de clases están fundamentadas en la sobrevivencia del más débil y el poder y control sobre los bienes de consumo por el más fuerte.

Ahora entiendo a mis hijos y a muchos amigos míos que cambiaron de religión y ahora son protestantes, evangélicos o cristianos; todos coinciden en echarle la responsabilidad de todo lo que en el mundo ha pasado, pasa y seguirá pasando a un Dios Todopoderoso, quitándose ellos ese peso de encima por lo que sucede a su alrededor.

Bolívar renunció a la Presidencia de la Gran Colombia, después de sufrir la perfidia de los colombianos, la traición de Páez y el asesinato en Berruecos de su sucesor El Mariscal Sucre y sintió que se le desmoronaba todo lo construido por él durante 20 años de Guerra a Muerte contra el Imperio español. Chávez se rindió cuando vió que en todas las guarniciones militares sus fuerzas habían triunfado, menos en la que él era el responsable o sea la más importante, donde se concentraba el poder de la nación, como era la Capital del país. ¿Quién soy yo para compararme con esos dos gigantes y sentir alguna pena por reconocer que estoy vencido y que ya no tengo fuerzas para seguir luchando?.

Me rindo como Chávez, el "Por ahora" … lo dirán los que por detrás de mi vienen y les logre transmitir algo con mis acciones y ejemplos, ellos decidirán si es por ahora o para siempre, eso ya no depende de mí. Yo hice lo que me correspondió y pude.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1308 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: