El nuevo CNE parió morocho: Dos Asambleas en una

Yo suponía, por la influencia que indirectamente ahora ejerce sobre mí, la burrita Chela la Ñeca, que a cualquier cantidad, representativa de una población u otra cosa, uno podía sacarle un porcentaje para saber (por ejemplo) cómo en esa cantidad, se hacía notar proporcionalmente, las mujeres o los jóvenes. También suponía por la influencias lógicas de Chela, que si se tenía un escenario de 165 diputados(as) y se quería imponer "un equilibrio en el sistema electoral entre el voto lista y el voto nominal", podía decidirse, que sobre ese universo (165), un 52% sería voto lista y un 48% voto nominal. No es así. La burrita Chela me indujo a una mala lógica matemática y me decía que podía ser así.

Matemáticamente no se puede y tiene que aumentarse a una cantidad de 110 exactos para que pueda existir un 52% y el 48%. Esto lo supe (lamentablemente) al leer el comunicado del nuevo CNE, pero Chela me había dicho, que así, era lógico y matemático.

No creo, que la población venezolana se haya incrementado tanto desde el 2015 para establecer 110 nuevos diputados. No es tampoco, por el reconocimiento (bajo cuerda) de la participación proporcional de las minorías. Esto hay que leerlo de otra manera y esa manera, implica hasta considerar las expropiaciones de tarjetas en el ámbito de la derecha y de alguna izquierda. Más que un respeto por ese principio de la participación proporcional de la minorías, es un muy mal de reparto de la cochina una manera desproporcionada.

II

Estoy totalmente convencida, que la elección para escoger los miembros de la Asamblea Nacional, es un acto fundamental para levantar esta especie de Estado de Sitio que actualmente vivimos. No es un problema de cantidad, es un problema político. Necesitamos y con urgencia de una instancia legislativa y contralora que sirva de contra poder y rompa así con la dinámica de la polarización que viene destruyéndonos.

No es clave per se, la elección. Es clave sí, la manera como los electores resolvemos este proceso. Lo definitivamente importante es que lo electores podamos pensar en una manera de ponerle una piedra a la polarización. No es clave ni definitivo la cantidad. Es fundamental para desmontar este especie de Estado de Sitio la calidad de un parlamento. La calidad puede estar asociada no a la cantidad de diputados y diputadas que se eligen y si al procedimiento que los partidos políticos dispongan para que esa elección desde el comienzo sea una elección que exprese fielmente el principio de la democracia participativa y protagónica.

No es así como lo ve el nuevo CNE y ahora, este nuevo CNE nos dice que son necesario 110 curules más para de una manera "contundente dar respuesta a las exigencias que demanda el pueblo venezolano para unas elecciones parlamentarias cónsonas con las realidades del país". No me percaté, cuando el pueblo venezolano con tanta necesidad que tiene hoy, se propuso elevar hasta la nueva directiva del CNE una exigencia con una respectiva fórmula para facilitara un incremento del 66% de los cargos a elegir y de acuerdo con su lógica, lograr un equilibrio entre el voto lista y el voto nominal. (las negritas son mías) http://www.cne.gob.ve/web/sala_prensa/noticia_detallada.php?id=3790

Aún no me percato, cómo con esta (¿nueva?) normativa se avanza en forma contundente y el "sistema electoral permitirá satisfacer la exigencia de la nación en el pluralismo político y la participación protagónica del pueblo venezolano". Ya estoy entendiendo que mi cercanía con la burrita Chela la Ñeca durante toda esta cuarentena, me está produciendo un endurecimiento de mis neuronas y ya no voy entendiendo nada.

En el comunicado que está dispuesto en el portal web del CNE, no se observa o no se lee nada para suponer que esta "nueva" normativa tan particular, va exigirle a las organizaciones políticas una manera distinta al dedo para escoger sus candidatos lista y sobre todo, sus candidatos(as) nominales. No pude leer nada de esto y supongo que el responsable de preparar el comunicado olvidó esta situación, que pareciera tan particular y apegada a la calidad del nuevo parlamento.

Seguro que matemáticamente estoy siendo influenciadas por la lógica de la burrita de Chela. Yo pensaba que si la pasada elección (2015) eligió 165 diputados que vacacionaron casi todo el período legislativo, esa cantidad era suficiente y a ella podía aplicarle un 52 y 48%. No es así, como erróneamente pensaba. Para llegar a 52 % diputados(as) lista y 48 nominales, se tiene necesaria y matemáticamente que elevar la cantidad a 110 nuevos diputados, tal como decidió el nuevo CNE.

III

No voy a someterme a la lógica de la burrita Chela la Ñeca y solidarizarme con su idea. Ella supone, que al nuevo CNE, se le metió en la cabeza la feliz idea de tener dos Asamblea en una. Ella (Chela la Ñeca) argumenta erróneamente, que 110 (66,66%) diputados es un poco más que el doble de 165, que fue la cantidad alcanzada en la elección 2015. No debe verse así tan matemáticamente. Con esta contundente nueva normativa y con el dedo eligiendo a los candidatos(as), hay que votar. Es necesario votar.

Parroquia Bolívar, municipio Gómez, Margarita 2 de julio 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1509 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: