Atención PSUV pon tus barbas en remojo

El TSJ y los cogollos

Domingo, 21 de junio de 2020.- Los Cogollos siempre han existido, aún cuando es difícil determinar su origen, parece que se asoman a la historia de la humanidad desde la edad de piedra y puede ser que antes.

Nos los conseguimos donde quiera que el ser humano se encuentra: en las organizaciones formales e informales, en los equipos deportivos, en los Colegios Profesionales, en los Condominios, en los Colegios, Liceos y Universidades. En la Iglesia, cualquiera que sea su denominación y en este caso pertenecer a uno de esos Cogollos nos acerca mas a Dios, en los grupos de amigos y amigas, en los clubes, también hay Cogollos, en los Comités de Barrio, en las Asociaciones Civiles sin Fines de Lucro, en los Comités de Elecciones de Reinas de Belleza, en las organizaciones militares y policiales, en fin en todas partes.

Ah, y por supuesto en la estructura de todos los gobiernos del mundo, claro está y hay que decirlo, en los partidos políticos, el reino de los cogollos.

La palabra Cogollo viene del campo, eso creo, es la parte de arriba, el tope de las matas de plátano y de cambur, aún cuando hay otras imitadoras que se copian.

Y nosotros que venimos, desde no hace mucho, de una sociedad rural con pretensiones de urbana, somos semi-urbanos, semi-rurales, semi, semi, semi todo, nadamos en el mundo de los Cogollos.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que expresa en su texto que somos una nación democrática, participativa y protagónica no dice expresamente que seamos o nos rijamos por el o los Cogollos, sin embargo la realidad señala otra cosa, lo demuestra, somos como todo el mundo en este planeta una sociedad de Cogollos.

En el caso de los partidos políticos los Cogollos suelen ser nombrados por su militancia, a través de elecciones libres y democráticas o por aclamación de asambleas multitudinarias, son los partidos, hasta ahora, organismos independientes, con vida y reglas propias, que nombran sus propias autoridades, léase: Cogollos.

El Tribunal Supremo de Justicia, el TSJ, que está en las alturas de una de las ramas del Poder Público, el Poder Judicial y que por principio y por respeto no nos atrevemos a clasificar como otro Cogollo, ha tomado recientemente dos decisiones con respecto a los partidos políticos Acción Democrática (AD) y Primero Justicia (PJ) y ha sustituido a sus respectivas autoridades (Cogollos) y ha nombrado unas nuevas autoridades ad hoc con poderes en el manejo de sus respectivas organizaciones.

Mas allá de los racionales que llevaron al TSJ a tomar las mencionadas decisiones, con las cuales mucha gente a expresado su desacuerdo, entre ellas, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), pues consideran que el TSJ se está extralimitando en sus funciones. yo tampoco estoy de acuerdo, mas allá de ello, llama la atención el hecho que todas las decisiones tomadas por el TSJ crean lo que los abogados llaman Jurisprudencia, es decir estas decisiones pueden servir de base a decisiones futuras sobre materias de la misma naturaleza.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), debe mirarse en ese espejo, poner sus barbas en remojo y no amolar la cuchilla para su propio cuello, no sea que en el futuro, algún o alguna rebelde o descontenta, argumentando hechos similares a los que hoy se ventilan pidan la intervención del partido por parte del TSJ y se motive el cambio del Cogollo pesuvista, cambio que por cierto debería ser, como en todos los partidos y de acuerdo con sus estatutos, por elecciones o por aclamación multitudinaria.

La vida da muchas vueltas y cuando estamos anclados en un Cogollo que profundiza sus raíces para hacerse inmutable, nos olvidamos del entorno y relentamos la evolución de la sociedad y del país en que vivimos, las energías deben circular de forma mas dinámica, que nos permitan crecer como Nación, mantengamos pues vista perimetral y profunda, mayor amplitud en la mirada y con todos los sentidos alertas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas