Las noticias nos espetan en la cara el verdadero rostro del neoliberalismo

El sueño se ha quebrado, la dulce luna de miel, entre el capital, el trabajo y la alienación ha dejado de tener sentido.

Lo de Ecuador, es verdaderamente lamentable, muertos en la calle, quemados por sus familiares, un gobierno indolente, un sistema se salud pública en decadencia y una dirigencia política incapaz, que ha demostrado compromiso con el capital y le ha dado la espalda a su pueblo.

En el Chile de Allende, surgen expresiones populares de solidaridad al margen de un Estado que se preocupa más por la economía que por la gente. La privatización de la vida, ha dejado desamparado al grueso de la población.

Brasil, humillada por un Bolsonaro irresponsable, que dice que el pueblo brasileño viene de las cloacas, así que la "gripesita" esa no le hará daño.

Colombia, dándole la espalda a su gente, "preocupada" por Venezuela y el narcotráfico, sin dar respuesta contundente ante el inminente avance de una enfermedad que no discrimina entre clases sociales, ni ideologías políticas.

En medio de esa realidad, los venezolanos, que se fueron creyendo en el mito del progreso neoliberal, que fueron engañados por una dirigencia apátrida, que ha sentido siempre desprecio por su pueblo, que es endoracista, que siempre ha tenido sus ojos puestos en el norte. En caravanas se fueron, en caravana vuelven, desde Colombia un contingente de patriotas buscan nuevamente el regazo de su madre patria.

Y la patria, nuestra Venezuela, con los brazos abiertos, para recibir y atender a cuantos de sus hijos e hijas decidan volver, aquí esa patria noble, esperando a sus hijos e hijas, para brindarles el arrullo tierno del amor consolador, aquí está la patria, más firme que nunca, garante de la vida, con todas las posibilidades para la construcción de un mundo más humano. Cumpliendo con los protocolos de salud, dentro de fuertes limitaciones impuestas, para que la enfermedad no se propague. La patria, preocupada y ocupada para que sus hijos coman, no sufran, estén sanos y atendidos.

Y allá los mentirosos falderos, gobiernos asesinos, irresponsables, al servicio de los poderosos. Hampones que se "cartelizaron" en el grupo de Lima, que bien sirvió para señalar, perseguir y vilipendiar a sus vecinos, y que cuando sus pueblos los necesitaron salieron a esconderse. Representantes del entreguismo subordinado de los malos políticos latinoamericanos.

El imperialismo desesperado por la caída de su propio sistema, busca invadir a nuestra patria, con flagrantes actos de bravuconería que no nos asustan, no sólo porque no tengamos miedo, sino porque dejaron de ser lo que decían que eran y hoy día se encuentran debilitados en lo que más les duele, su ego y su complejo supremacista. "Somos ovejas, rumbo al matadero", dicen los médicos en los Estados Unidos, paladín del desarrollo y del progreso, hasta que la vida nos puso en este escenario, en el que han quedado develadas todas las mentiras, dichas mil veces, hasta el aturdimiento.

No hay cabida para las miserias y la mezquindad, son tiempos para la solidaridad y el amor, tiempos para el reencuentro, tiempos para amar aquello que algunos lacayos del imperio dijeron en algún momento que debíamos odiar.

El enemigo es histórico, se expresa en el miedo y en el odio. Y son esos mismos indeseables, quienes atentan contra la vida, la salud y el amor.

PNF Psicología social UPTM/pensamiento en caliente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1049 veces.



Carlos Rivas

Escuela Popular de Comunicación ?Eulogio Paredes?. Vocero de la Casa del Costurero.

 carlos_rivas_45@hotmail.com

Visite el perfil de Carlos Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía