Pascualina y su guarapo “científicos”

Definitivamente, Pascualina le encanta lo pintoresco. Su ciencia no pasa casi nunca el umbral del dato. La descripción simple de un dato, mágicamente Pascualina lo convierte en ciencia. En ese esfuerzo, la camarada da un salto mortal o una voltereta de 360 grados y cae, justo en el sitio que cuestiona.

Un dato o alguna "premisa" con tono y sentido de cliché, le es suficiente a Pascualina para darnos una "explicación científica" sobre situaciones complejas, que exigen algunas consideraciones. Frente al decir de los neoliberales, que "el Estado es ineficiente y que no debe meterse en la economía", Pascualina nos lleva a otra exageración, porque da entender no tan subliminalmente, que el Estado ineficiente es poco probable o aquí no existe.

Vamos a los detalles. Refiriéndose a los sistemas de salud y a los modelos, Pascualina dice lo siguiente:

"La justificación de este tipo de sistemas es el clásico discurso neoliberal de que el Estado es ineficiente, que no debería entrometerse en la economía ni en los asuntos del mercado, lo que deja clara la concepción mercantilista de la salud" https://www.aporrea.org/actualidad/a289204.html

La proposición o la idea, sugiere dos cosas. 1) El neoliberalismo está equivocado (y lo esta) y 2) el Estado no puede ser ineficiente. Pascualina con esta casi afirmación, piensa tan rígida y mecánicamente, como puede pensar un técnico con su tanque neoliberal y termina confundida.
Así como es mentira, la idea que el Estado no debe meterse en asuntos económico porque es ineficiente, es justo y razonable reconocer, que el Estado (nuestro por ejemplo) tal y como lo define la constitución, no es como Pascualina nos los siguiere en su "análisis". Es eficiente para unas cosas y para otra no.

Ciertamente, el modelo neoliberal de salud engorda a clínicas y empresas aseguradoras. No hay ninguna duda al respecto. Esto que es una verdad, no supone dar una voltereta para dejar entender, que el modelo público o dirigido desde el Estado siempre sea mejor. Yo en lo particular y para que no haya malos entendidos, apuesto por un modelo público y humano, pero así como las empresas en el sistema privado se quedan con la tostada y el queso, creo también, que el Estado y los que mueven los hilos desde ese espacio de poder, pueden jugarnos quiquiriguiqui. La diferencia entre un modelo y otro, somos los usuarios hemos y demostrado desde el inicio de la IV y el paso por la V, que no somos como competentes para ponerle el cascabel a los gatos que están en las instituciones. Ahora hay muchos gatos felices.

Pero sigamos adelante en el "análisis" científico que nos muestra Pascualina Curcio. La camarada coloca un punto de partida en el análisis del sistema de salud en Venezuela y ese punto es Caldera II. Dice la camarada, que caldera inicia la privatización con la ley orgánica de seguridad social y con la justificación de la ineficiencia del Estado. La concha de mango viene desde caldera.

Inmediatamente, la camarada da un brinquito y se coloca en la revolución y dice:

"Con la llegada de la Revolución Bolivariana y la aprobación de los artículos 83, 84, 85 y 86 de la Constitución de 1999 en los que se establece claramente que la salud es un derecho social fundamental y será garantizado con la creación de un sistema único y público de salud, la ley de Caldera quedó para la historia. A partir de ese momento se fortaleció el sistema público de salud en Venezuela. La red de establecimientos públicos aumentó 397% y la relación de médicos por cada 1000 habitantes pasó de 0,8 a 3 entre 1999 y 2018. Más del 80% de la población se atiende en el sistema público, el plan de inmunizaciones es completamente gratuito, así como lo son los medicamentos de alto costo: Son solo algunos ejemplos, aunque falta todavía mucho por hacer" https://www.aporrea.org/actualidad/a289204.html

El texto permite puntualizar varias cosas. Para la camarada, es suficiente que hayan artículos en la constitución y por existir estos artículos, el milagro está hecho: Estado eficaz y eficiente: ¡Simple no! Es suficiente también, que la red de centros haya crecido (el datico) y mata el asunto. Se nota, que la eficiencia se coloca en la construcción y no en la calidad del servicio, que se resuelve con un dato muy general de 80% de la población atendida en el sistema de salud. No precisa la camarada, cómo es esa atención, qué lapso (tiempo) transcurre entre una cita y otra. No incluye para nada, qué milagros debe realizar un paciente para ser intervenido con una torcedura del dedo meñique. No hay ningún dato o gráfica, que den cuenta del estado en que se encuentran los centros de salud. El fin no fue construir. La finalidad fue tener un sistema de salud de mucha calidad. ¿Existe so Pascualina? ¿Dónde? En la cita anterior, Pascualina da por cerrado el caso y no deja dudas que hay cambios en la ruta socialista.

No olvidemos que una oportunidad y en la preparación de este guarapo científico, la camarada dijo que este gobierno había privatizado la renta. No olvidemos también, que la camarada mostró muy recientemente (y con unos daticos) que la presión tributaria de Venezuela disminuyo, en comparación con Chile y Colombia, que no hay dudas, son gobiernos identificados con las ideas neoliberales. O sea, allá que son neoliberales se la cargan más a los empresarios y aquí, que son socialista, la presión es baja para los empresario. No es un invento mio, es el guarapo científico de la camarada Curcio.

No hace mucho, la camarada le coloco el siguiente ingrediente a su guarapo de Estado eficiente:

"Desde 1970 hasta 1991, la presión tributaria en Venezuela disminuyó 46%, llegó al 3%. A partir de ese año comenzó a aumentar y actualmente se ubica en 13%. Aumentó no porque la burguesía esté pagando más impuestos, sino porque todos los venezolanos, principalmente los de la clase obrera, pagamos impuestos cada vez que compramos bienes y servicios, independientemente del monto de nuestro salario. De ese 13% de presión tributaria, solo 3 puntos corresponden a impuestos sobre la renta, los otros 10 son IVA" http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/politica/abrebrecha-tributo-a-la-burguesia

Entiendo. Si tenemos un Estado y un gobierno muy eficiente para una cosa: sacarle la sangre a los trabajadores.

Fue Pascualina la que escribió, no hace mucho, que entre 1970 y 2018, la oligarquía recibió 695.026 millones de dólares. Esto hace suponer sin lugar a dudas y sin muchos datos, que este Estado ha sido, es y sera (con este socialismo) muy eficiente al momento de repartir la renta y dejarle a la oligarquía la mejor tajada. Ayer nada más (23/12/19), la camarada Pascualina se hace una pregunta matadora que le pone ácido el guarapo. Se pregunta:

¿Por qué aún, y sobre todo en el interior del país, seguimos viendo casas en condiciones precarias, las carreteras y la infraestructura en general deterioradas, por qué los hospitales y escuelas no se encuentran en mejores condiciones, por mencionar solo algunos ejemplos? http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/politica/abrebrecha-reparticion-de-la-torta/

En ese mismo artículo, la camarada afirma:

"En Venezuela, en promedio, entre 1950 y 2017, la porción que del PIB ha sido distribuida al proletariado es 36%, a la burguesía 32%, al Estado 19%, al consumo de capital 7% y a los impuestos indirectos 7%. En 2017, año en el que inició la hiperinflación inducida, el porcentaje del PIB que correspondió a la clase obrera disminuyó a 18%, mientras que lo distribuido a la burguesía aumentó hasta alcanzar el 41%."

No hay duda, contamos con un Estado muy eficiente, pero que tiene muy confundida a la camarada. Aún ella se pregunta, media boba: ¿Por qué aún, y sobre todo en el interior del país, seguimos viendo casas en condiciones precarias, las carreteras y la infraestructura en general deterioradas, por qué los hospitales y escuelas no se encuentran en mejores condiciones, por mencionar solo algunos ejemplos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3387 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: