Comandante Sotillo: Un irreductible en la Lucha Social

"No hablaré mal de ningún Hombre y hablaré todo lo Bueno que sepa de Todos"

BENJAMIN FRANKLIN

 

Animado por el ineludible compromiso de escribir algunas líneas dedicadas a la memoria de un GRAN Amigo, más aún, si estas hablan de un hombre (Luís Quiñonez) a quién desde hace mucho tiempo sentimos como hermano. Un hombre que multiplicó su noble corazón en innumerables pedacitos cargados de enorme Solidaridad, porque esa fué su cualidad más sobresaliente, porque esa fué su única arma que llevó consigo en esta ardua lucha. No pretendo en ningún caso magnificar la figura del Prof. Luís Quiñonez, deseo entusiastamente resaltar las grandes cualidades de las que fue dotado por la providencia. Una relación de amistad por más de 25 años me unió al Camarada LUIS, que nació en una noble institución como lo es la Brigada de Rescate " Santa Cruz" a la que convertimos en nuestra segunda Casa, una verdadera escuela de aprendizaje y de forjadores, dónde el servicio desinteresado, la disciplina y el espíritu de compañerismo, fueron pilares fundamentales en nuestra formación, de la que fue un inmenso honor y privilegio ser uno de sus tantos alumnos. Muchos también fueron los compañeros que tuvieron la oportunidad de formarse en la sublime tarea vocacional de Socorrista, en la que Luís Quiñonez como Coordinador General e Instructor principal destacó por su ejemplarizante mística de trabajo. El Camarada LUIS cultivó en el espíritu del Brigadista un enorme sentido de pertenencia, además de las asignaturas establecidas en los cursos de Primeros Auxilios, se impartían conocimientos en el área Cultural, manejo de Incendios forestales, Atención Pre-Hospitalaria, Elitáctica, Radiocomunicaciones etc. Que coadyuvarían a una formación más integral.

Nacido un 13 de Octubre de 1961en la población de Tovar; terruño merideño, hermoso enclave andino de la cual también soy nativo( perdónenme la digresión) Tovar goza de una peculiar fama de ser una prodigiosa cantera de ilustres personalidades que realzan su gentilicio, basta con remontarnos a la clarinada libertaria de la antiquísima rebelión de los Comuneros de Mérida de finales del Siglo XVIII, dónde nuestros antepasados en heroica hazaña revolucionaria fueron pioneros y precursores en el gran alzamiento nativo contra la Corona dominante. Inspirado por el torrente Mocotíes, la hermosa Sultana de Mérida un emporio que siempre ha dado un paso adelante cuando se trata de enarbolar los cambios o encabezar los movimientos patrióticos que aspiran a la dignificación nacional, tuvo en el Profesor Luís Quiñonez un IRREDUCTIBLE en la Lucha Social que durante 15 años cargó con una responsabilidad cívica circunstancial, cuya vocación de servicio no pretendía buscar la gratitud merecida de la comunidad, su noble propósito era la de resguardar la integridad física de sus semejantes, cuando esta se viera amenazada por cualquier eventualidad. Esa invalorable combinación de vocación, entrega, desprendimiento por lo material, alejado de la atesorada opulencia, NO siempre encontró la comprensión de propios y extraños. Una inobjetable hoja de servicio dedicada a la Lucha Social con entera abnegación y modesto sacrificio, que no fueron compensados en su momento por algún ente del Estado, un Estado que históricamente estuvo renuente a honrar sus compromisos y por ende saldar tanta generosidad y disposición de servicio de hombres y mujeres, que como LUIS, muchas veces pusieron en riesgo sus propias vidas.

Tanta fue la fuerza de aquel glorioso 04 de Febrero de 1992, qué como suceso histórico marcó políticamente a mi generación y a la del Camarada LUIS, dónde un audaz y valiente Comandante reconociendo el volcán popular que había generado el movimiento militar ( contra toda lógica del momento) se montó en la ola revolucionaria de un Sentimiento Nacional y se convirtió en Presidente de la República, venciendo contundentemente al poderoso bipartidismo y que no dudamos en seguir, apoyar y sumarnos incondicionalmente a esa noble causa revolucionaria. En su efímera carrera política, quienes le conocimos, somos testigos de excepción; y damos fe de su incuestionable Honradez y Pulcritud con la que ejerció la función pública, no se dejó arrastrar por las odiosas ínfulas inherentes al Poder, jamás fué un demagogo a sueldo, ni un politiquero de oficio, mucho menos un sembrador de ilusiones, fué un rotundo convencido de que el Pueblo tomaría conciencia de su impostergable transformación y cambio definitivo de su rumbo político. Era un ferviente enemigo de los consumidores y traficantes de drogas que convirtieron en pesadilla y desolación a muchos de su generación, que vieron truncadas sus posibilidades de proseguir estudios superiores, estuvo siempre del lado de los más humildes, jamás perdió de vista sus orígenes, siempre se identificó con las aspiraciones populares, nunca tuvo vocación de héroe pero tampoco de traidor, rindió culto a la verdadera AMISTAD e hizo de la LEALTAD su indestructible santuario.

Descubrimos en Luís Quiñonez la coherencia en sus acciones, la firmeza de las convicciones, el talante de sus ideas revolucionarias, rasgos esenciales para avalar la autenticidad del hombre que se dedica a hacer Política, ese indisoluble vínculo entre pensamiento y acción lo perfilaron como un luchador de indiscutible valor Social y Revolucionario. El Comandante Sotillo (como cariñosamente lo llamaban) no fué un gritón de micrófono y plaza pública, era más bien un orador de escaso verbo, dada su formación puramente autodidacta, su oratoria estaba impregnada de un abanico cultural y vivencias personales, sus matices en el discurso se adaptaban con relativa facilidad a cada ocasión, en suma, LUIS ejerció con plenitud y notable pasión la hermosa tarea de ser Militante y trabajar en función del progreso del hombre y su redención. Su legado en la lucha social es imperecedera y significativa, salvo aquellas cosas muy coyunturales. Mientras otros se desvivieron por alcanzar renombre y posiciones privilegiadas, dejen al morir túmulos, muchos túmulos, cubriendo cenizas y huesos inútiles; LUIS estará allí siempre vivo y trascendido para todos los años por venir, vivir más allá, trascender, es la aspiración de todo ser humano, muchísimo más en un Luchador Social sin interrupciones. Un trascender fuera de las ingenuidades y mentiras metafísicas acostumbradas para la resignación y el engaño.

Cabe la necesidad de formularnos ciertas interrogantes que nos conlleve a descifrar un poco la tumultuosa personalidad de quién hoy merecidamente le rendimos tributo a un Año de su desaparición física, como lo fué, el muy estimado y entrañable Luís Quiñonez ¿Qué aureola nimbaba su figura avasallante para que todo un pueblo discerniera sobre su controversial personalidad? ¿Qué chispa fulgurante encendió en él, el Cirio de la acción Socorrista y la Antorcha de la lucha Revolucionaria? ¿Qué factores residía en aquel noble Maestro de temperamento explosivo para sobreponerse a su medio y amoldar a su voluntad un determinado propósito, que con insoslayable habilidad se propusiera? ¿Qué aparente capacidad o poder de influencia tenía su espíritu rebelde para que en su presencia lo evidentemente adverso se transmutara en algo realizable? Algunos de sus más acérrimos críticos y allegados, con certeza o no, lo tildaron en su momento como un multifacético oportuno; un hábil manipulador con refinada astucia; un obtuso indoblegable; un Utópico esperanzado; un Abogado frustrado para quién la abogacía le fué esquiva, un Bohemio cuerdo que no pudo devorar la era Hippie; un Militante apasionado y disciplinado; un Filántropo propiedad del anonimato; un Perseverante de agudos análisis; un hombre de Libra con Sexto Sentido; un Necio consumido por su incesante intensidad; un Romántico NO declarado; un Provinciano de notable soberbia, en fin, un simple Mortal con Errores y Virtudes, con Debilidades y Fortalezas, sencillamente catalogo a LUIS como un hombre esencialmente HUMANO y un infatigable SER SOLIDARIO, como pocos he conocido en mi vida. Fueron muchos los reconocimientos, condecoraciones y distinciones que recibió a lo largo de su trayectoria como luchador social, como Maestro y Legislador, en el trayecto de su vida perteneció a varias instituciones, en las que sobresalió por su Actitud Proactiva, me permito hacer una breve semblanza de su periplo en el campo institucional:

- integrante del Grupo Cultural José Leonardo Chirinos (años 70)

- Fundador de la Brigada de Rescate " Santa Cruz" de la que fué su Coordinador General por casi 15 años.( 1981-1995)

- Miembro Fundador de la Fundación Hospitalaria Heriberto Romero FUNDAHERO (1995-2000)

- Presidente de la Asociación de Vecinos del Sector Romero ASOVERO (1996 -1998)

- Prof. del Área de Educación Física en la Escuela La Blanca del Municipio Alberto Adriani (1980 -1992)

- Prof. del Área de Educación Física en el Grupo Escolar Carlos Zerpa en el Municipio Antonio Pinto Salinas (1992 -2000)

- Legislador por el Circuito Nº 1 al Consejo Legislativo del Estado Mérida (Reelecto por dos períodos), dónde presidió conjuntamente la Comisión Permanente de Salud y Desarrollo Social y Jubilados y Pensionados (2000 - 2008)

- Presidente del CLEM en el año 2004

Además, el Profesor Luís Quiñonez integraba la Asociación de Radiocomunicadores de Banda Corta en el Estado Mérida, Invitado Permanente por el S.A.R , Consultor de primer orden por la otrora Defensa Civil D.C, Miembro honorario del Cuerpo de Bomberos del Municipio Tovar, Colaborador con el Movimiento Cultural La Espuela del Municipio Andrés Bello ( La Azulita), breve pasantía por el PRV-RUPTURA (1978) Miembro Fundador del MVR, asumiendo la Dirección Municipal de Propaganda y Agitación en el Municipio Antonio Pinto Salinas ( 1997 - 2000), Miembro de la Dirección Regional del MVR, asumiendo la Dirección de Propaganda (2000 - 2008) y la última actividad que desempeñó (Ad Honorem) prácticamente, fué la de Asistente - Colaborador del Camarada ex-Gobernador Alexis Ramírez (2013 - 2017). Nuestras relaciones políticas y personales nunca se vieron rotas, nos mantuvimos en la fraternidad y camaradería de toda la vida, con reuniones esporádicas para analizar la situación nacional y sus perspectivas, con el cordial y amistoso afecto en medio de nuestras divergencias que eran evidentes, pero con el respeto mutuo hacia las mismas, desde entonces, eso fué así hasta su último suspiro, una práctica habitual casi familiar, de la que otros NO pueden enorgullecerse. Triste resultó aquella dolorosa llamada del mediodía del 13 de Diciembre de 2018 para informarme sobre el lamentable deceso de ese GRAN amigo. Los pájaros volaron azorados, los tambores de una incipiente época navideña enmudecieron, se elevaron las disminuidas voces de los camaradas que propagaron la fatal noticia. No me corresponde a mí emitir de manera inoportuna algún juicio de valor o juzgar la vida de altibajos que seguramente tuvo el Camarada LUIS, tampoco me haré eco de comentarios tremendistas, ni transitaré por el estéril terreno de las especulaciones y conjeturas, sencillamente considero conveniente EXALTAR los supremos valores que acompañaron en vida al Comandante Sotillo, honro la memoria de ese Padre, de ese Hijo, de ese Esposo , del hermano, del Militante y de ese GRAN COMPAÑERO que al decir de Silvio en su famosa canción EL NECIO: LUIS Murió como Vivió, porque LUIS fué un hombre que trascendió su tiempo personal, por ende no dudo en afirmar que tuvimos muy de cerca a uno de los más prolíficos y destacados LUCHADORES SOCIALES que nuestro Estado Mérida haya tenido y, me sentiré orgulloso de haber compartido a su lado innumerables Vivencias que guardaré gustosamente en el baúl de los gratos recuerdos ¡ Honor y Gloria...! Para tí Luis.

Tu entrañable Amigo y Camarada SILVER

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1064 veces.



Silver Eliezer Gutierrez


Visite el perfil de Silver Eliezer Gutierrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: