En lugar del Marxismo-Leninismo retomemos el Bolivarianismo (III)

"No soy marxista" Es una frase muy famosa atribuida a Carlos Marx.

HOY ESTÁ MÁS VIGENTE QUE NUNCA SIMÓN RODRÍGUEZ

No hay dudas que hoy vivimos situaciones, hechos, acontecimientos y vivencias muy distintas a las que vivió Carlos Marx y Vladimir U. Lenin. Ellos no lograron conocer, ni se imaginaron si quiera, las experiencias que vivirían los países que experimentaron el ya superado "socialismo real" y tampoco, tuvieron la capacidad para visualizar el desarrollo científico, técnico y tecnológico, que hemos experimentado. Ni Marx ni Lenin, lograron prever, en su justa dimensión, las revolucionarias y diversas formas de producción, distribución y comercialización y, mucho menos, se imaginaron que pudiéramos comunicarnos a distancia a través de un enjambre comunicacional cibernético por medio de internet, whatsapp, telegram, instagram, twiter, facebook o cualquier otro artilugio que usan, como medio de comunicación, las actuales redes sociales.

Hoy el mundo es, definitivamente, muy distinto al que ellos vivieron y aunque existan verdades y categorías comunes que explican la realidad, tanto ayer como hoy, no tengo dudas que, en el contexto de esta nueva situación, novedosos conceptos, categorías y métodos, son necesarios descubrir, inventar y reingeniar, para comprender la elevada complejidad y el dinamismo por el cual atravesamos. Vivimos una época plena de incertidumbres donde pocas cosas son predecibles. Vivimos un mundo de final abierto, indeterminado y donde – en un descuido nuestro como especie humana – pudiéramos sobrepasar la línea de la intolerancia y extinguirnos. El determinismo histórico llegó a su fin. Tal vez, en el pasado era posible saber qué podía ocurrir, con seguridad, mañana. Hoy somos sorprendid@s, a cada rato, con un nuevo descubrimiento, una nueva tecnología, una inesperada sorpresa de la naturaleza – agotada ya de tanta explotación irracional – o una noticia, que pone en vilo a nuestros gobernantes y son arrinconados por la irreverencia y rebeldía popular que exige, cada día más, tener mejores gobiernos y, por consiguiente, mejores gobernantes: prob@s, cult@s, bien formad@s, con elevada sensibilidad humana y ecológica, íntegr@s y amoros@s.

Por eso, estamos obligad@s a revisar, analizar, evaluar y sacar nuevas síntesis conclusivas que, aunque puedan alimentarse del pasado, superen – de una vez por todas– al marxismo leninismo, tal como lo conocimos.

PARA VOLVER A NACER Y/O RENACER HAY QUE MORIR

Todo parece indicar que debemos darle definitiva y decidida sepultura a nuestro pasado. Nos guste o no: ¡El marxismo leninismo ha muerto!

Pienso, que el marxismo leninismo ha sido superado por la realidad que vivimos y sólo nuestra terquedad, ceguera situacional y parálisis paradigmática, nos impide reinventarnos como pueblo y como sociedad.

En el caso Coreano lograron superarlo, en la década de los años 50 del siglo pasado, a través de la Idea Juche, misma que no renuncia al marxismo leninismo, sino que lo asume y, a la vez, lo supera desde larga data ya. Incluso, los Rusos y los Chinos, se han inventado su propio modelo en una mezcla extraña e incomprensible, para much@s de nosotr@s, de un supuesto "capitalismo" para fuera y un "socialismo" para adentro, en degradaciones y matices que, a veces, nos impiden saber cómo resolverán el dilema Shakespeareano del "Ser o no Ser". Tal vez, porque han descubierto que hay fórmulas intermedias propia de la trialéctica de la vida. No sólo hay el dualismo extremista de blancos y negros sino, además, existen grises en degradé. Hay cafés tintos y guayoyos, café con leche, e incluso, con más leche que café. Cada sociedad sabrá cómo combinar los modelos de Capitalismo y Socialismo, así como del justo equilibrio entre el Estado y el mercado y otros extremos, según sus circunstancias y el grado de desarrollo de sus fuerzas productivas, de las relaciones de producción y de propiedad existentes; así como del nivel de penetración en nuestra psiquis colectiva del grado de religiosidad y espiritualidad.

¿QUÉ MODELO DEBEMOS ASUMIR? ¡LO CONSTRUIMOS!

Son muchísimas las variables y los factores a considerar. No existe un único y definitivo modelo a seguir. La realidad lo demuestra. Tenemos el reto de diseñarlo, crearlo y criarlo, evitando ser neo-colonizados y tampoco pretendiendo colonizar a otros. Debemos apoyarnos en nuestras propias fuerzas para poder construir nuestro propio destino. Consciente que, a veces, somos gobernados por las circunstancias y que tenemos limitada nuestra gobernabilidad para hacer lo que nos venga en ganas. Somos parte y fractales de un todo y el todo es más que la suma de las partes Tenemos la capacidad de transformar nuestro entorno y, a la vez, somos transformados por él. Todo está relacionado con todo.

Esta es nuestra gran oportunidad de superar el modelo económico rentístico y el modelo político de democracia representativa y neoliberal. También, es hora de poner orden en nuestra sociedad y construir comunas sólo si están dadas las condiciones y no sólo por modas o imposiciones. Los modelos no se decretan: se construyen.

MARX NO ERA MARXISTA, FEDERICO ENGELS SÍ

¿Qué pensaría hoy el propio Carlos Marx si estuviera vivo? ¿Qué ajustes haría a sus teorías a la luz de la experiencia vivida? ¿Y Lenin? ¿Acaso ajustaría algunas cosas para hacer de la revolución rusa un paradigma exitoso de por vida? ¿Será esto posible lograrlo?

Retomemos la frese atribuida al propio Marx: "No soy marxista".

"Marx no era marxista, el marxismo fue un invento, sobre todo de Engels…Marx no era marxista. No hay nada en su obra que diga que el capitalismo tendría un fin inevitable por sus propias contradicciones. Lo pensó en la década de 1850, pero luego, después de la crisis económica del 1857-58, su pensamiento evoluciona y es mucho más cauto sobre qué puede pasar en el futuro. No creo que el marxismo tenga mucho que ver con Marx.

-¿Si no era marxista, qué era?

-Socialista. Su idea de la revolución era la de un proceso que implicaba cambios, una transición del capitalismo a lo que llamó sociedad de productores asociados…

Hay que pensar en otras formas de resistencia y cambio. No basta con decir hay que volver a Marx. No podemos estar esperando a un mesías que venga a solucionar los problemas…

Su visión era que hay veces en que hay que utilizar la violencia, pero no creía que fuera una buena herramienta. Aspiraba a que el cambio fuera pacífico."

Gareth Stedman Jones, autor del libro: "Karl Marx: ilusión y grandeza"

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/cultura/2018/04/05/marx-era-marxista-marxismo-invento-sobre-engels/0003_201804G5P38991.htm

Por supuesto, esto es una provocación. No es que lo queremos despachar en un segundo. Abramos el debate, pues. Yo tampoco soy marxista.

NO NOS QUEDA MUCHO TIEMPO: O INVENTAMOS O ERRAMOS

Disponemos de poco tiempo, como individuos e incluso como especie humana y, por supuesto, como venezolan@s y como latinoamerican@s, para hacer lo que debemos y tenemos que hacer. El tiempo es el recurso más escaso del que disponen los gobernantes y, en general, el ser humano. Por eso, como nos legara el poeta zuliano, César David Rincón, debemos estar conscientes que: "Somos tiempo que se agota". Lo que debemos y tenemos que hacer, debemos hacerlo rápido, con la mayor celeridad posible, sin tanta procrastinación, ni parsimonia. En este proceso bolivariano ha habido, para nuestro gusto, demasiada lentitud entre las intenciones y las necesidades de cambio y transformación. Hemos podido hacer muchisísimo más y en menos tiempo y con menos costos económicos, políticos y sociales. No tengo dudas que no lo hemos sabido hacer porque no estábamos preparados para hacerlo en el momento en el que correspondía ¿Hemos obtenido grandes logros? Claro, ¿quién lo pone en duda? También hemos fracasado y hemos cometido muchos errores. Ha habido demasiada corrupción, "viscosidad burocrática" y, lamentablemente, sigue existiendo. A veces, en lugar de avanzar –en algunos importantes aspectos – hemos retrocedido.

RESPETANDO EL ACERVO HISTÓRICO SEAMOS AUTÉNTIC@S

Marx, de origen judío, vio todo desde la perspectiva Europea. Lenin, desde la Rusia zarista, asumiendo el marxismo, luchó desde Europa, nos dio un ejemplo que le reconocemos. Eran ellos y sus circunstancias. Las nuestras son otras. No somos europeos. Somos una mezcla de razas

Por eso, debemos buscar, crear e inventar nuestros propios modelos. Más que calcar contenidos, nos interesa saber cómo, por qué y para qué lo hicieron. Aprender de sus métodos, crear los nuestros para aplicarlos creativamente. Nuestra mente no debería continuar conquistada por Europa o dejarnos seguir embelesando por los Estados Unidos. Por eso, debemos respondernos, con rigor, esta y otras interrogantes:

¿MARXISMO-LENINISMO EUROPEO O BOLIVARIANISMO?

Fue tal el desespero del siempre recordado comandante Hugo Chávez que hubo un momento que nos llamó a "Acelerar" y dar el "Salto Adelante" Me imagino que no encontraba cómo ingeniársela para acelerar el proceso. No encontró, en oportunidades, el catalizador adecuado. No valieron como estímulo: el dinero, las arengas, las explicaciones y órdenes, los estímulos morales, los afectos…Terminó pidiendo ¡Eficiencia o Nada! y ¡Comuna o Nada! y si seguimos como vamos y no corregimos a tiempo podemos quedarnos sin NADA.

Por eso: una cosa que debemos corregir es creer que el marxismo leninismo es la respuesta a nuestras angustias y necesidades.

Pues, no: ¡Bolivarianismo Robinsoniano! a la venezolana.

DIALÉCTICA EUROPEA O TRIALÉCTICA LATINOAMERICANA

Como lo hemos planteado antes, preferimos la trialéctica venezolana y latinoamericana, que la dialéctica europea que nos ha llevado a una lucha de clases conflictiva y contradictoria en un juego suma cero, ganar- perder, en el que se beneficia sólo el que más poder tiene.

https://www.aporrea.org/actualidad/a223762.html

Invitamos a reflexionar sobre la posibilidad de jugar un juego triádico, integral y proporcional, donde se respete a la otredad y exijamos respeto por nosotr@s mism@s.

Invitamos a revisar el origen, el desarrollo, la aplicación, las victorias y derrotas del marxismo- leninismo y construir y reconstruir, nuestra propia historia de luchas, afincados en el ideal Bolivariano y en la trialéctica, como concepto revolucionario nacido en nuestras tierras.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 643 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a283550.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO