El chavismo como problema, ¿el ready made intelectual de Teodoro Petkoff

Este del título es uno de los últimos libros del economista y político venezolano Teodoro Petkoff Malec (1932-2018), fallecido días atrás. Polémico, combatiente y al mismo tiempo combatido. Dedicado en las últimas décadas al periodismo de opinión y la actividad editorial con su propio medio impreso, el diario "Tal Cual", luego como semanario y finalmente mediante la edición digital. Aunque en estas últimas versiones ya no aparecieron textos con su firma ni su columna Simón Boccanegra u otro, también autor de la sección Por mi madre, que según fueron seudónimos o heterónimos suyos.

"El chavismo como problema" (2010) evoca a todas luces su primera reflexión de gran calado: "Checoslovaquia, el socialismo como problema" (1968); sin embargo como aborda temas muy conocidos por sus coetáneos, ello nos crea una duda y decimos groseramente si esta obra última no será más bien una especie de Ready Made, tipo "La Rueda", la conocida ocurrencia del famoso provocador en el campo de las artes plásticas Marcel Duchamp bajo su polémica noción de "objet trouvé" (francés) o "found art (inglés), objeto encontrado. Un objeto cualquiera sacado de su contexto original o "natural", que pudiera parecer no-arte: la rueda de una bicicleta o un urinario.

Mutatis mutandis, "El chavismo como problema", ¿constituye una obra de pensamiento del campo de las ciencias del espíritu, digamos de historia actual o inmediata, sociología, politología o simplemente es una pieza-objeto sacada de su contexto? ¿Una sarta de proposiciones ideológicas marcadas por emociones negativas? Las siguientes líneas surgieron de semejante duda, pero, a su vez, se advierte que fue un intento de ser honesto con la realidad, dejando espacios para otras miradas, sin absolutizar los puntos de vista, que siempre son "la vista desde un punto", que dice Leonardo Boff, según un editorial de Fundalatin escrito por Guido Zuleta, que se recuerda.

También Edgar Morin (en Los siete saberes necesarios para la educación del futuro, UNESCO, 2009) acota que toda disertación sobre las dimensiones de la realidad siempre va a estar sujeta al error y la ilusión, aunque no es motivo de excusa, pero esa parece ser la condición humana respecto al conocimiento (confrontar a Platón, libro VI de La República, la alegoría de la caverna), ergo: el conocimiento va a ser siempre una reconstrucción reducida. Veamos cómo expresa esta cuestión el tenido por sabio francés, que dice:

"Un conocimiento no es el espejo de las cosas o del mundo exterior. Todas las percepciones son a la vez traducciones y reconstrucciones cerebrales, a parir de estímulos o signos captados y codificados por los sentidos; de ahí, es bien sabido, los innumerables errores de percepción que sin embargo nos llegan de nuestro sentido más fiable, el de la visión. Al error de percepción se agrega el error intelectual. El conocimiento en forma de palabra, de idea, de teoría, es el fruto de una traducción/reconstrucción mediada por el lenguaje y el pensamiento y por ende conoce el riesgo del error. Este conocimiento en tanto que traducción y reconstrucción implica interpretación, lo que conduce el riesgo de error al interior de la subjetividad del que ejercita el conocimiento, de su visión del mundo, de sus principios de conocimiento. De ahí provienen los innumerables errores de concepción y de ideas que sobrevienen a pesar de nuestros controles racionales. La proyección de nuestros deseos o de nuestros miedos, las perturbaciones mentales que aportan nuestras emociones multiplican los riesgos de error" (p. 5).

Así tenemos que el presente no es un texto laudatorio, como me "acusa" un lector por otra entrega anterior sobre Petkoff, pero al menos es de agradecer que cliquee textos como estos; que tampoco, dicho sea de paso, es un suelto descalificatorio ad hoc. Es una aproximación sucinta acerca de una interpretación de la dinámica sociopolítica actual de alguien que no sólo vivía la política, sino que, parafraseando a Manuel Caballero (Historia de los Venezolanos del siglo XX, 2010), también pensaba la política. Esta vez el Lic. Teodoro Petkoff lo hizo a partir de la caracterización de la teoría de la acción bajo la cual actuaron y actúan ciertos actantes sociales; que denomina "… el fenómeno venezolano de Hugo Chávez" (ídem).

Nueve capítulos en 177 páginas comprenden este libro que se deja leer amablemente y se percibe en él un cierto "tono oral" y estilo periodístico. Esto es, sin "aparato crítico" de fuentes acotadas a pie de página, si bien "el método ensayístico" de lógica silogística se percibe groso modo, con premisas, contrastación y derivación conclusiva desgranada como al desgaire. La experiencia de argumentar en relativas pocas cuartillas, nos parece.

El chavismo es un fenómeno venezolano, un producto de las dinámicas sociopolíticas que han marcado la historia contemporánea, señala Petkoff; que ha pasado de "la borrachera de los enormes ingresos de 1973 hasta la caída de éstos que condujo a la pobreza a más del 60% de la población", de tal suerte que la estructura económica nuestra está vinculada siempre a la llamada enfermedad holandesa. Un ciclo que en los días actuales se repite, ¿hacia dónde se desencadenarán los nuevos procesos sociopolíticos en marcha? ¿Cuál será la tendencia actual que cristalizará en una opción o ruptura?

Es decir, cómo pasar de una economía mono productora petrolera, el fenómeno de la falta de inversión debido a la falta cultura productiva de las organizaciones empresariales nacionales y a la desconfianza, una economía inflacionaria, no diversificada, afectó y deterioró el sistema político en los años de 1980-90 (Petkoff, 2010, ob cit., p. 19); cuestión que no ha sido modificado en estos últimos 20 años, por lo que la salida a la crisis actual, ya insostenible, va a encontrar su resolución en el re encuadre de nuevas fuerzas internas (con apoyo externo pero intervencionismo, Rusia, China, USA, que juegan su geopolítica respectiva apoyando o al Gobierno Bolivariano o a otros sectores y organizaciones de la oposición).

Ahora cuando el chavismo no cuenta con el liderazgo carismático del comandante Chávez el boicot a las finanzas venezolanas es de graves consecuencias para la adquisición de medicinas, alimentos y otros insumos básicos, estamos en plena crisis propiciada tanto por la impericias o la corrupción como las gestiones activas de líderes de los sectores llamados democráticos se han coaligado para hacer colapsar la economía venezolana, una vía para que todos muramos de hambre o enfermedades de relativa fácil atención.

las cosmogonías bolivarianas, dice Petkoff son parte de los polvos de la historia que nos han traído el pantano en que nos encontramos actualmente, son ideas-fuerza que han sustentado el proyecto llamado chavismo. Cosmogonías y mitos en los que muchos de sus "Hijos políticos putativos" descreen en la práctica, pues el dios tutelar de tales sujetos aviesos no es otro que la riqueza mal habida por la apropiación de las finanzas del Estado-Nación, tornándose retrógrados aliados de las fuerzas más oscuras y opresoras, aunque se llamen "Libertadores" y otras sandeces por el estilo.

Al final "El chavismo como problema" resulta más bien un libelo desalentador, porque denuncia en esa perspectiva crítica de la llamada Revolución Bolivariana el fracaso de la intentona del reemplazo del viejo modelo socio político y económico de Venezuela, pero tampoco vislumbra la emergencia de una fuerza opositora con posibilidades de poder, a menos que se fortalezca como fuerza verdaderamente democrática (Petkoff, 2010, p. 177), pero hoy no andan sino dispersos y hasta hacen parte de las huestes de la corrupción en el ámbito nacional o internacional, la siguiente cita puede sustentar esta apreciación, léase:

"El balance macroeconómico es lamentable. El control cambiario no ha detenido la fuga de capitales, habiendo salido del país más de 100 mil millones de dólares desde 2003 hasta 2010, contra un ingreso de poco más de 500 mil millones. Sin embargo, ha provocado una permanente sobrevaloración de la moneda, con sus efectos perversos sobre las exportaciones, estimulándolas, y sobre la producción y exportación, desalentándolas. Naturalmente, el control ha sido acompañado de la peor corrupción que recuerde el país. Los negocios sucios son públicos e impúdicos. La "antiinflacionaria" nos ha producido la tasa de inflación más alta de América Latina, nunca inferior a dos dígitos, en un continente donde la que nos sigue no pasó en 2009 de 7%, mientras tuvimos 25,1 % en Venezuela y anualizada a mayo de 2010 monta a31, 2 %. El desempleo y el subempleo agobian a la población activa más humilde. Más de 45 % de la población "trabaja" en el sector informal de la economía y ya para mayo de 2010 el gobierno admite más de 8 % de desempleo" (Petkoff, 2010, ob cit., p. 173).

Digamos que el referido autor ha optado por una obra conceptual de tipo doxográfico, a caballo entre la mínima racionalidad y mucho de emocionalidad, siempre entrelazadas. Es una obra de las que habría que pensar cuál será su lugar en la historia del pensamiento, como opinión suelta y moliente o un ensayo de reflexión sobre la condición venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 451 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a271879.htmlCd0NV CAC = Y co = US