El Partido y el momento histórico

Quien dude la trascendencia del PSUV y el reciente congreso es un ciego o un necio, vale destacar entonces los puntos abordados por el IV Congreso del PSUV que están desarrollándose actualmente. Los temas abordados en el mismo fueron los referentes al poder real, es decir, el eterno tema del poder...poder o no poder, es uno de los principales aportes de Chávez al socialismo mundial, el tema del poder y la concentración del mismo en la fuente elemental de una revolución socialista: los pobres, no es por casualidad aquella conseja que indica que pata acabar con la pobreza hay que darle poder a los pobres.

Los pobres son el sujeto principal de toda revolución de carácter marxista, robinsoniana, bolivariana, zamorista y por ende chavista. Quien desconozca este cordón umbilical está desubicado, por lo cual, nunca entenderá la profundidad de esta revolución. Tampoco entenderá los lazos entre el pueblo y su ejército. Lamentablemente quienes son mayormente presa de esta poca visibilidad es precisamente los sectores pequeño burgueses que pululan por allí aún sin definirse, sin saber que hacer muchas veces, vestidos de rojo rojito pero añorando la camisa blanca o verde de AD y Copei, esos siempre estarán confundidos, siempre se equivocarán y nunca darán pie con bola. La burguesía si tiene claridad absoluta, el imperio también, por eso diseñan sus estrategias basadas en la desinformación y la ignorancia; colocan en la distorsión su principal arma y es así como algunos que otrora fueron considerados "cocos de la revolución", ahora andan más enredados que pollo comiendo espaguettis. El refugio de éstos, los que asoman la cabeza y declaran la traición, es esa intelectualidad prostituta que le hace el juego a la burguesía con sus "sesudos análisis", pero que no tienen ni puta idea de por qué este pueblo batalla y resiste sin pararles bola. Es por ello que cuesta creer en lo que se observa con algunos profesionales sobretodo de la comunicación que se prestan para manipular por un plato de caraotas a cambio, alguna cuenta bancaria, un carro y alguna casita, por esas pendejadas se entregan a la burguesía, traicionan a su gente y caen en los brazos de los burgueses que criticaron en tiempos de "cabeza caliente".

La burguesía imperialista que si sabe lo que hace utiliza a esta gentuza y salen a pegar el grito al cielo. A pesar de todo esto, el imperio que es quien manda en la derecha, utiliza a estos desechables, los propios partidos de derecha y los patea cuando ya no les conviene. Alguno de sus integrantes son premiados, los más cercanos, pero una gran parte solo son atendidos con migajas que pronto se dilapidan y terminan haciendo el papel de tontos útiles desechables. Ejemplos hay un montón, empezando por los "meritocráticos" de PDVSA, hoy la mayoría sobreviviendo y otro grupo dependiendo del "dictador" Maduro quince y último y a la espera de gualquier guiso para caerle cuan cochino a lo que ya ustedes saben.

Pero veamos un escenario muy posible en la Venezuela de hoy con una oposición tradicional destrozada. Es donde el imperio juega a los llamados disidentes como brazo político y a los llamados gremios como los órganos ejecutores de saboteos subliminales que dañen la imagen del gobierno, verbigracia lo que ocurre en el transporte, la salud, etc, donde pareciera gobernar la oposición. Los burgueses y el imperio siguen con la guerra económica multidimensional contra el país, el bloqueo, las sanciones, etc, pero le urge una nueva oposición. Zorros viejos como Ramos Allup lo saben, por eso toman distancia de la llamada MUD, quieren aparecer como muchachos, pero los gringos le guiñan el ojo a los "disidentes", la nueva marca de condones en Venezuela.

Es por eso que seguiremos viendo el desfile patético de los traidores; apostaron a Ramírez y su combo para derrumbar a PDVSA, nos hicieron mucho daño pero no lo lograron. En el caso de los servicios públicos combinan una serie de elementos que van desde la indolencia hasta la ideología, es decir, aprovechan todo para convertir a los cuadros medios en cómplices de esta nueva operación imperialista puertas adentro con lo que podríamos llamar, los caballos de troya de la inocencia, son muchos los que de buena fe y sin saber que ayudan al imperio contribuyen a la estrategia imperialista, derrocar al gobiernoi y acabar con la revolución.

Imagino que el partido discutió estos escenarios y por el despliegue de líneas podemos entrever que los tiros van bien; convertir al PSUV en un partido articulado hasta el último rincón, cohesionado y ojalá con la mente clara en el objetivo de consolidar el poder territorial real. Este poder pasa por tener control de todo lo que incide en ese territorio en todos los aspectos; el educativo, el social, el cultural, el deportivo y fundamentalmente el económico. El control de la economía por parte del pueblo a través de un estado poderoso pero flexible permitirá el desencadenamiento de todas las fuerzas revolucionarias de cambio que requiere una revolución como la nuestra.

Quien dude el avance logrado políticamente los últimos tiempos no tiene noción real del momento histórico; el solo hecho de mantener un partido con las características del PSUV activo y en constante actualización de la realidad es obra de Maduro sin duda alguna, también Diosdado claro, pero fundamentalmente Maduro, el mismo que muchos pequeño burgueses criticaron a escondidas cuando Chávez los designó como su sucesor. Esos mismos jugaron al desequilibrio con el sector militar sin darse cuenta que la base fundamental de esta revolución tiene su asiento en lo militar, y esto por una razón sencilla, Bolívar creo un ejército-pueblo, lo maceró Zamora y preciamente lo había concebido Miránda y Simón Rodríguez y Chávez lo rescató de las manos de la burguesía pro imperialista, por eso le odian a muerte. Es por eso que nuestro ejército es distinto, es un ejército en el fondo revolucionario, popular y eminentemente libertario, sin desconocer por tragos amargos y momentos oscuros en distintas etapas de la historia.

El PSUV en el desarrollo de su trabajo debe mantener muy claro el objetivo estratégico en lo inherente a la consolidación del poder. Las zonas liberadas de la revolución deben ser zonas territoriales y económicas con una nueva superestructura que incorpore lo geo-humano al hecho económico, cultural, educativo, etc.

El tema del bachaqueo, la especulación, etc, debe contar con una estrategia que involucre al sistema todo con el metabolismo que se ha implantado, es decir, hay que ir mucho más allá, hay que establecer un nuevo sistema y los llamados a empoderarse son los que hoy con valentía han resistido esta bendita guerra económica, es el pueblo, el pueblo que vota por nosotros y el que no vota pero crea, resiste y aguanta la pela... ojalá la nueva estructura del PSUV este impregnada de esa responsabilidad con la historia y eche a un lado el sectarismo que a veces lo inunda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 741 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a267219.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO