Nuevo concepto de inflación, donde las inversiones sociales sean ingresos

En Venezuela, al leer lo que escribió un articulista sobre Los Intelectuales, hace énfasis de la gris participación en las soluciones de la crisis que se vive. Y al inferir sobre la responsabilidad que tienen para orientar al Pueblo «integrados por actores, opositores y ni-ni» afectados ampliamente por ataques inclementes y sin ambages, sobre la psiquis de los venezolanos, con la finalidad de servir a ciertos intereses. Y al complementar, con lo que dijo un joven aun, brillante, conductor de un programa de televisión de noticias y comentarios políticos. Con evidencias instituidas por organizaciones en tener un buen nivel de credibilidad; afirmaba con vehemencia, desacuerdos con la posición política neutral de muchos intelectuales; motiva a escribir sobre el tema.

Pueden tener alguna preferencia política. Pero cuando se dirigen al Pueblo, tienen que dirigirse a Todos, con neutralidad. Tener Conciencia sobre los factores comunes y en las diferencias, orientarlos, para que las partes entre en diálogo o en proceso dialéctico. Y para que esto sea efectivo, tiene que tener Ética y Honestidad, en lo que se va a plantear. Desafortunamente, es como tener una cara para el entorno y otra, para hacer frente a las responsabilidades como ciudadano orientador, en las Ciencias Sociales. Ya que, por la intangibilidad, se supone, que son los más capaces para orientar y valorar a un Pueblo, que, por muchos años, se les dirige con gríngolas y se ejecutan muchos proyectos sociales; sin conceptuarlos como factibles y sin estimar los resultados, en una justa dimensión.

Los intelectuales con experiencias y noveles, en un gran porcentaje, se apartan y se acobijan con medios de comunicación, para subsistir y se les amarran del ombligo y por necesidad, no hacen ningún esfuerzo para desatarse, cuando las circunstancias obligan a una decisión honorable. La Asamblea Nacional Constituyente, tiene que desarrollar una ley que proteja a Los Intelectuales, en posición de defensa del Colectivo. Y más cuando muchos ciudadanos en diferentes posiciones de dirección, utilizan las mentiras y las medias verdades para manipular al Pueblo, en condición de indefensión para sabotearles el voto, o para justificar actos de corrupción, con argumentos infundados, evidencias amañadas, sin garantías y con poca posibilidad de confirmarlas.

Se forman en las Universidades y en los Centros de Estudios Humanísticos y otros se hacen.  Los autodidactas, comunican experiencias humanas y otros se hacen, con la finalidad de comunicar experiencias profesionales, angustiados de ver con impotencia, cuando se cometen errores y no se corrigen. Además, Los Intelectuales, tiene que evitar sobrepasar los límites de intimidad; al hacerlo, corre el riesgo de no pasar la prueba de honestidad. Es por eso que muchos egos centristas en labores de dirección, los ven con indiferencias. Y cuando se rebelan, tratan de amordazarlos.

Así como un ingeniero construyen objetos físicos, Los Intelectuales construyen objetos conceptuales. Si el ingeniero comete errores, que puede ocasionar altos costo, ellos también los cometen, pero a bajos costos. Al menos que el objeto conceptual, se tenga como objetivo, crear conceptos ideológicos, donde los daños pueden ser catastróficos, pero también pueden trascender en beneficiarios de la Humanidad. Los errores más comunes, son los subjetivos, productos de las emociones y creencias «razón por el cual, se insiste, que Los Intelectuales tienen que ser neutral» Los errores intersubjetivos, normalmente los cometen, los seudo intelectuales, que utilizan las redes para desarrollar comunicaciones para satisfacer los más oscuros intereses.

Los mercaderes de objetos físicos, no cesan en el afán de ser adinerados y algunos intelectuales andan detrás del dinero con intención pre-cualitativa, para transformarlo en valor cuantitativo y acumularlos. Sin embargo, existen los que andan en búsqueda de la trascendencia, bajan a las catacumbas para conocer las necesidades del Pueblo y crean objetos conceptuales, argumentadas para soportar las inversiones sociales. De igual manera, se requieren con urgencias, economistas, capaz de comprenderla e interpretarlas, con un nuevo concepto de inflación; donde las inversiones sociales sean manejadas de igual manera, como el mantenimiento capitalizable de las maquinas; con valor agregado, considerados como ingresos y no gastos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 542 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: