¡Cuatro de febrero de dos mil diez y ocho!

-¡¡No podrán con nosotros!!-

¡¡Somos un pueblo de valientes y sabios!! ¡¡Eso es lo que somos los revolucionarios Chavistas venezolanos que apoyamos nuestro ideario socialista!!

*******

Ayer 4 de Febrero de 2.018. Día de homenajes y fiestas patrias. Mandé muy largo al carajo los dolores que me torturan la columna vertebral como consecuencia de los coñazos recibidos en la Digepol y la Comandancia General De Policía en Cotiza para los años 60 en donde se me mantenía de pie por largas horas; así como mi detención indefinida en los calabozos del Junquito durmiendo de cuclillas y fetal. Expuesto a frío severo. Desabrigado. Y con traslado final -(Dos de la madrugada)- al Cuartel General de La Planta. Donde al menos y posteriormente pude dormir en un colchón suministrado por los compañeros del pabellón de presos políticos. Camaradas allí de larga cana, y al cual finalmente fui destinado de reclusión y depósito indefinido. Perteneciente al grupo de comando urbano de Esteller. Me capturaron en las adyacencias de La Central portando una pistola Luger alta potencia, calibre 0.9 milímetros. -¡¡No me quebraron porque extrañamente un inspector de la comisión de la Policía Metropolitana lo impidió!!-

Ayer 4 de Febrero de 2.018. Me mentalicé orgulloso, desmandado, erguido, sano y le negué el paso a las dolorosas exacerbaciones espasmódicas, derivadas de las dolencias que padezco de Espondilolistesis Anquilosante. Listesis Lumbo Sacra. Síndrome Compresivo Espondilolistesis Lumbar. Tales severas dolencias. Mismas que me impiden normal y prolongadamente caminar, estar sentado largo tiempo, estar de pie; y subir y/o bajar escaleras. Por lo cual me apoyo en un bastón.

Ayer 4 de Febrero de 2.018. Lleno de un profundo amor patrio. Tozudamente perseverante en la militancia revolucionaria; e inquebrantable amor a la memoria de nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Consciente con el reclamo de los tiempos históricos que vivimos. Pretendidamente apertrechado de la lucidez que proporciona dialéctica y conscientemente saber leer, que de contrarios reclama la sociedad en su eterna búsqueda de nuevos estadios de emancipación revolucionaria. Todo coñaceado. Con setenta y seis años de edad. Apoyándome en mi bastón. Con muy por encima de la ingesta médica diaria recomendada. Me tragué cuatro pepas de Diclofenac Sódico. Me puse de prenda militar y debidamente inclinada, mi boina roja que porta el escudo nacional; y nos largamos a la Plaza De Simón y adyacencias de Miraflores. Allí; inmerso en la vorágine de esa fiesta y contagiosa rebeldía popular. En esas vecindades. Nos preparamos mentalmente de entrompe, para soportar en el trajín. La alegría de celebrar y participar de la heroica gesta revolucionaria de nuestros jóvenes militares con Hugo de líder en vanguardia.

Nos sumergimos en el multitudinario, maravilloso, cálido abrazo y mar de amor. De nuestra guerrera gente allí presente. Nos abrazamos de compinches con Juan pueblo. Disfrutamos del dispensado cariño, consideraciones y el respeto de unos y otros que en miradas, gestos y sonrisas de pletórica alegría, se conjugaban y nos integrábamos todos, de homenajes, celebraciones y revolucionario amor patrio.

Pagamos sin reparar, nuestra cuota. Nuestra cuota; de abigarrados y hermanados dar afables de carajazos entre la muchedumbre de camaradas y compatriotas. Y nos olvidamos de la Listesis y otras vainas.

Al margen de la edad. La madures y la experiencia de haber participado, escuchado, y visto la concurrencia de inflamadas de pasión revolucionarias actitudes del pueblo hecho masas. De nuevo, y para una inmensa alegría de mi espíritu. Contemplé al orgulloso, valiente y patriótico pueblo venezolano. ¡¡Mi pueblo!! ¡¡Mi gente!! ¡¡Mis compatriotas!! ¡¡Mis raíces existenciales!! Le oteé: -¡¡Rugiendo arrollador de amor y pasión patria!!- Le contemplé valiente, educado e ideológicamente consiente en su roll de indispensable soporte de nuestro proceso revolucionario democrático y socialista. Y; ya. No como una expresión común más. Grité desde el fondo de mi alma y la imperiosidad y vigor que pude imprimir a mi vocería ¡¡No podrán coño!! ¡¡No podrán anti patrias, abominables escorias de las peores causas!! ¡¡No podrán con nosotros que somos humanistas, que amamos la civilizada convivencia, que somos revolucionario, socialistas, y amamos la memoria de nuestro Hugo Rafael!! ¡¡No podrán!! ¡¡No podrán porque estamos erguidos y decididos de irreversiblemente concurrir al combate y defensa de la patria!! ¡¡Asistir de concurso y sin dubitaciones a los reclamos y aportes que pudiesen formularnos los acontecimientos y la historia!!

Por la emoción y pasión de mi acción en grito de consigna; y gracias al oportuno apoyo de unas compañeras y compañeros contiguos a mí. De vaina no perdí la vertical. Para luego escuchar atronador: ¡¡Así es viejo!! ¡¡Somos un pueblo de valientes y sabios!! ¡¡Eso es lo que somos los revolucionarios Chavistas venezolanos que apoyamos nuestro ideario socialista!! Y retumbó haciendo eco de dispersión sonora en la parte frontal del Cuartel De La Montaña y toda la barriada del 23 de Enero: ¡¡Nicolás de nuevo a la gerencia del poder político y definitiva e irreversible captura del poder económico!! ¡¡Si podemos tocar el cielo!! ¡¡Si podemos transformar nuestras utopías en realidades concretas!! ¡¡No podrán con nosotros coooooño!!

Y de nuevo de rebote de multitud en multitud. Cabalgando por encima de un mar de voces y oleaje de miles y miles de almas. Como oración de esperanza. Escuchamos emocionados hasta lo sublime. Lo guerrero y de magnificencia simbólica del acto de masas: ¡¡No podrán con nosotros que somos humanistas, que amamos la civilizada convivencia, que somos revolucionario, socialistas, y amamos la memoria de nuestro Hugo Rafael!! ¡¡No podrán!! ¡¡No podrán porque estamos erguidos, prestos, dispuestos y de pie; ante los reclamos y aportes que pudiesen requerir los acontecimientos y la historia!! -¡¡No podrán con nosotros coño!!-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 704 veces.



Julio César Belisario

Revolucionario. Contador Socio Director de la firma Secoafin, SC. Belisario, León & Asociados. Contaduría. Auditoría. Impuestos. Asesoramiento Gerencial, etc.

 juliocesarb72@gmail.com      @SigloXXII78

Visite el perfil de Julio César Belisario para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: