La amplitud en aporrea, entendida en términos inquisidores: caso Jesús Silva

Confieso desde lo más profundo de mí ser que no me interesa en lo más mínimo polémica alguna con el señor Jesús Silva. No le conozco, no sé nada de su trayectoria, no sé qué intereses tiene… Solo sé que suele escribir en el portal de aporrea y basado en sus trabajos me queda la impresión que el señor en cuestión entiende la amplitud y pluralidad de la que goza y es parte de la salud de un medio como aporrea, en unos términos que debe llevarnos a una discusión y reflexionar bien, muy bien. Ese es el punto o la intención que tengo con estas líneas, pues en medio de tiempos tan aciagos y de profunda crisis, una democracia tan constreñida como la nuestra es terreno fértil para que emerjan las posiciones y pensamientos que sustentan la persecución, la sospecha sistemática y nos hace blanco a todos de la represión burocrática. De esa que tantos episodios cuenta la historia y a la que tan asiduamente suele recurrir el PSUV-Gobierno.

En esos términos es inevitable citar a Silva, pero lo que se manifiesta de manera mínima en unos artículos, es el camino en marcha hacia la consolidación de un régimen que no admite libre discusión ni espacios a la disidencia y que sirve de interés a quienes desde las altas capas del poder actúan con hostilidad contra todo lo que lleve imprenta de reclamos de derechos generales respecto a la vida. Por eso Maduro manifiesta la provocación que le recorre algunas veces por meterse a dictador, Cabello adorna su programa de televisión con un garrote y también por eso mismo la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente "Maduro-cabellista" en lugar de una constitución que fue aprobada en concurso participativo del poder originario en 1999.

La degeneración moral, ética, profesional e intelectual que puede notarse en los términos de debate y abordaje de noticias en los medios del llamado sistema público de comunicación, son frutos de la política autoritaria de la burocracia psuvista que no pierde ocasión para dar muestras de su eficiencia cuando de arremeter contra el pensamiento crítico se trata, rompiendo con el espíritu y método constituyente del proceso bolivariano que tuvo sus grandes jornadas en los momentos de mayor movilización y participación de la gente sin ningún tipo de control vertical. Y precisamente en ejercicios de esas características es que surgió aporrea a partir de una gran articulación popular en los episodios de abril de 2002.

Entonces es menester que, siendo consecuentes con su origen, todos quienes dinamizamos las opiniones, discusiones, etc., etc. y hacemos de aporrea un portal vivo, seamos garantes de que la gran reserva vinculada a éste medio que se convirtió en referencia nacional e internacional, se mantenga intacta y se haga sentir como nunca la necesidad de construir en medio de las diferencias y la diversidad sin necesidad de la descalificación ni instar de manera inquisitiva nada contra nadie. Y eso debe tener un límite porque el conjunto de los sectores de nuestra vapuleada sociedad lo que necesita es legitimar sus querellas e ir dando con los ductos para tal fin, que pueden ser diversos y el comunicacional seguramente será uno de ellos y si alguien lo que quiere es ser proveedor lirico del SEBIN, pues entonces aporrea no es su sitio, nos parece.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2049 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: