Pueblo consciente es pueblo libre...

Los acontecimientos políticos recientes han demostrado el talante del pueblo venezolano y la madurez y consciencia política adquirida en años de revolución. En medio de la más feroz guerra económica, psicológica, política, mediática que hemos tenido, este pueblo de Bolívar y Chávez se ha crecido cuan gigante para enfrentar los más perversos planes del imperio y sus seguidores en el país: la dirigencia de la MUD, hoy en una crisis terminal y enredada en un mar de contradicciones que parece ser definitiva. Debemos hacer notar que la madurez del pueblo no solo se circunscribe al ámbito del chavismo, reencontrado con la victoria y su esencia espiritual, sino, incluso con la militancia de la propia oposición que ha llevado a esta organización a redefinir su estrategia guarimbera y golpista para encarrilarse en los cánones democráticos lo cual es positivo para la sociedad toda, aunque el imperio no haya asimilado esta realidad y busque como estrategia la violencia, que es su esencia. A esta línea se plegó todo aquel más fascista, son los que hoy llaman a no participar en elecciones municipales por ejemplo, no obstante, el mismo pueblo opositor no apoya la violencia lo que lleva al imperialismo a utilizar sus "dispositivos estratégicos" sembrados en el país vecino, me refiero al paramilitarismo y la delincuencia, usados claramente en las últimas guarimbas.

El planteamiento del chavismo está definido absolutamente; creemos en la vía democrática para construir un modelo socialista en lo político, lo económico, lo social y lo cultural. La vía democrática en donde lo importante es, más que vencer, convencer y de ese convencimiento, en medio de la diversidad impulsar un proyecto inédito pero que se reencuentre con el espíritu de justicia social que plantea el bolivarianismo, que a la vez tiene sus raíces en la esencia aborigen de la democracia, el respeto a la vida, la convivencia pacífica y la liberación del hombre (entendido este como el género humano en su totalidad). La derecha por su parte, de la mano de los estrategas imperialistas, supeditados totalmente a ellos, los han llevado a un callejón sin salida, en donde sus propios seguidores terminan defraudados por unos pseudodirigentes, muy buenos ante las cámaras de tv, pero muy malos disimulando sus verdaderas intenciones que nunca son a favor del pueblo sino de grupos económicos nacionales e internacionales. A pesar de los millonarios gastos en publicidad y despliegue mediático para engañar y confundir al pueblo, el resultado de las últimas elecciones ha demostrado que este pueblo se planteó la resistencia pacífica como una poderosa arma para derrotar los planes imperialistas que no es otro que asaltar el poder político y apoderarse de las riquezas del país.

El pueblo internalizó el riesgo que significa entregarle espacios políticos a la derecha, luego de la derrota de 2015, producto ésta de la manipulación del pueblo con la consigna de "la última cola", la desarticulación de las fuerzas chavistas a causa de no asimilar y descubrir el plan de agresión imperialista con la guerra económica que nos desmovilizó al punto de permitirles una absoluta mayoría en la AN a los sectores de la oposición, alineados en su mayoría, por no decir todos, con los planes golpistas diseñados en Washington. Incluso tampoco quizás detectamos a tiempo las advertencias del propio Chávez, antes de ser asesinado, sobre el tema de la guerra económica... las advertencias sobre la guerra económica y los ejemplos de Chile nos lucía lejano y hasta fantasioso para muchos y muchas, incluso cuadros del proceso. Sin embargo, la inmensa capacidad de este noble pueblo nos permitió regresar rápidamente a la realidad: enfrentamos en una guerra al imperio y su poderío internacional en materia económica y financiera la cual ataca a todo el pueblo, chavista y no chavista, activos e inactivos en política. La guerra económica se convirtió en la cabeza de playa imperialista para agredirnos brutalmente.

Pero en medio de todo esto el pueblo soporta colas, agresiones de bachaqueros con corbata y títulos de "doctores", así como los que sueñan con hacerse ricos de la noche a la mañana incrementando los precios de forma loca y sin ninguna lógica económica y que son los bachaqueros de a pie que re venden los productos a precios absolutamente especulativos. Nuestra economía rentista y parasitaria colapsó de tal forma que ni siquiera fue capaz de soportar el incremento en la capacidad de consumo del venezolano; la cultura del ta' barato, dame dos, o aquella conseja de que para el país lo mejor es "la agricultura de puertos" coadyuvo al colapso y le facilitó el plan al imperio cuyo verdadero objetivo es golpear en el estómago al pueblo para que éste reaccione en contra de la revolución y le abra las compuertas a la reacción para acabar este hermoso proyecto que sintetiza las aspiraciones más sentidas de todos los pueblos del mundo. De allí que seamos un peligro inusual para el imperialismo.

Pero volvamos al tema de la consciencia; Bolívar nos lo advertía... "más nos han dominado por la ignorancia que por la fuerza", razón tiene el libertador, de allí que la importancia de saber de dónde nos vienen los golpes es una tarea urgente de la revolución. Ciertamente que una mayoría del pueblo tiene consciencia de que la causa es el modelo capitalista, no obstante, al entrar a jugar la manipulación, alienación y enajenación burguesa un papel determinante, el pueblo no concreta el paso más importante, que consiste en empoderarse y ejercer el poder en base a la constitución, cuesta avanzar en eso. La falta de consciencia desmoviliza a las masas y esto lo aprovecha la derecha para retrasar el avance con pasos más veloces, pero, así es la batalla y el momento es estelar para que se abran "las anchas alamedas", como diría Allende, para que pase el pueblo libre. No hay pueblo libre sin consciencia del deber social y de su papel en esta revolución. La revolución chavista no es una revolución para las élites, grupos y grupetes, como algunos equivocadamente quieren enfocar el asunto. La revolución chavista es para vanguardias revolucionarias y pueblo consciente y revolucionario apoderándose libérrimamente de su destino en todos los ámbitos y el económico que es fundamental en la actualidad, además del político que también es vital y necesario. No se trata de que un grupo "esclarecido" asuma el control de la economía y todos sus procesos, se trata de que una sociedad se enrumbe, crea en sí misma y sea capaz de transformar el modelo económico parasitario y parir un modelo económico solidario, comprometido y humano ante todo. "De cada quien según su capacidad a cada quien según sus necesidades" nos legó Marx, esto tiene plena vigencia en la revolución bolivariana actual.

En este contexto se plantea el tema de saldar en parte la deuda social con los pobres, que la viene impulsando Maduro y el alto mando de la revolución, es decir, la vanguardia de la revolución. El pueblo lo interpreta de distintas maneras; algunos lo critican porque se comen el cuento de la derecha de que "todo sube porque se aumentan los sueldos" y se ayuda al más débil, otros asumen que el papel en medio de esta guerra llevado a cabo por Maduro es el de "un padre responsable". Ocurren cada día ejemplos valiosísimos de reflexiones sencillas y profundas a la vez, explayadas por el pueblo llano ante las críticas de la derecha a lo que ellos llaman "despilfarro". Comentaba una Sra. en una de esas largas colas del banco, ante el comentario despectivo de alguien sobre las ayudas del gobierno con el llamado bono escolar; ante las críticas la señora se limitó a decir de manera tajante... "Maduro lo que hace es el papel de un padre responsable cuando el hijo se va lejos y recibe un buen día una llamada de éste pidiendo ayuda; un buen padre hace todo lo posible y sale a depositarle al hijo el recurso requerido, a lo mejor ese hijo lo que tiene es una rumba playera con alguna amiga, pero a lo mejor lo que tiene es un compromiso con sus estudios, el padre no lo sabe, pero igual le apoya... ¡si se rumbea los reales o no, eso no lo sabe a ciencia cierta el padre, lo que sí sabe el padre es que cumplió con su deber de buen padre y que cuando su hijo necesitó él le tendió la mano!, eso mismo hace Maduro" Remató la señora.

El trasfondo de esta reflexión hecha por una persona sencilla es la muestra de la madurez lograda estos años; en medio de la batalla psicológica, la guerra mediática, la enajenación de todo tipo, el pueblo, nuestro pueblo madura en medio de la batalla. Una batalla que sin dudas ha sido muy dura, una batalla que incluso hay que darla desde dentro de nosotros mismos, contaminados por lo viejo y que a veces caemos en la trampa de mirarnos el ombligo y no ver alrededor. Este comentario me surge del alma, sobretodo en estos momentos en donde se debate la escogencia de candidatos y candidatas a las alcaldías. Me sorprende lo que ocurre en algunos municipios y me convence de la imperiosa necesidad de actuar en base a perfiles de compromiso y claridad con la revolución. Esto en palabras sencillas se resume de la siguiente manera: No podemos seguir llevando a las alcaldías a personas que tienen la mentalidad centrada en el control de la militancia. Este tipo de "líderes revolucionarios" no han hecho otra cosa sino hacerle daño a la revolución... promueven "equipos" que maltratan a las bases, persiguen a quienes tienen una posición autónoma, le encantan que le jalen bola. Quien así actúa es presa fácil de caer en el narcisismo político y considerarse "imprescindible" para la revolución en sus respectivos municipios, terminan enredando todo y siendo los principales aliados de la derecha sin quererlo muchas veces, otras no tan inocentemente. Seguramente esos mismos personajes cuando están al frente de un Diosdado, de un Maduro, o cualquier otro cuadro de la revolución usan un discurso incendiario y supuestamente revolucionario, sin embargo, cuando regresan a sus municipios continúan en la desidia. Si alguien levanta alguna crítica desatan contra éste o ésta una andanada de cuestionamientos y el más típico es que ¡"es antichavista"!. Jamás revisan sus actos, se consideran impolutos y más chavistas que Chávez. No es posible que hayan alcaldes y alcaldesas que persigan a compatriotas del PSUV, pero ahora quieren seguir siendo alcaldes y alcaldesas, persiguen gente de los CLAPs, militantes comprometidos porque éstos no "acataron la línea" y votaron en la constituyente por sus candidatos, es decir, por el entorno de alcaldes y alcaldesas.

Sin duda que la vanguardia del partido, el Vice-Presidente del mismo y muy específicamente el presidente Maduro estarán muy atentos a esta situación. Pero no es fácil hacerlo en todo el país; es allí donde el gobernador o padrino de estado debe poner ojo de águila. Si es gobernador, es decir, en los 18 estados donde ganamos, más el Zulia, que ganaremos. Los gobernadores y padrinos deben ver muy bien estos comportamientos. Con 4 años de gestión ya conocen a su ganado y saben quién actúa de esta forma. Seguramente habrán las y los que son muy trabajadores, pero tienen la tendencia a "controlar" todo, eso marcha en contravía a lo que necesita la revolución que es consciencia en el pueblo, y en contra de la tarea de los gobernadores que es cohesionar el PSUV, el polo patriótico y más allá, el movimiento Somos Venezuela para que Maduro arrase en las elecciones del año próximo, de esto hay que estar conscientes, valga la redundancia. Eso se logra con una gran capacidad de comprender al otro, atenderlo, organizarlo y lanzarlo con consciencia y madurez a la batalla, es decir, que los y las candidatas deben tener esto muy claro. Esto pasa por el planteamiento principal de este trabajo: promover un pueblo consciente que internalice que es el sujeto de esta revolución y eso es imposible sin el actuar político revolucionario coordinadamente entre las distintas instancias de poder. La revolución no se logra con sectarios, no se logra con oportunistas, no se logra con corruptos, no se logran con quienes creen más en "sus amigos" que en la gente del partido que patea la calle todos los días pero que reciben maltratos de un montón de burócratas enquistados en gobernaciones y alcaldías, así que llegó la hora del OJO PELAO y erradicar de raíz estas prácticas que ocurren mucho más aguas abajo, en los municipios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 699 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor