¿De qué socialismo se habla?

Antes de referirme al tema como tal, quisiera decir que al escribir sobre el mismo, traté de poner mi mente en blanco y reflexionar sobre el exacto sitio de ubicación social, política, económica y cultural, es decir el contexto y el escenario donde pudiera montar las ideas que al respecto tengo. Muchas fueron las cosas que me pasaron en un tiempo que no estimé en calcular, es irrelevante el mismo si las conclusiones avenían con la intención de lo escrito.

En primer lugar y como punto de partida del análisis llegué a considerar dos aspectos, a mi entender fundamentales, por una parte la referencia histórica de socialismo, no importa el apellido que le pongamos para este momento del análisis, es decir comienzo al ver las experiencias habidas exitosas en sus inicios y fracasadas en el devenir del ejercicio del poder y las que a pesar del imperialismo están en proceso y otras consolidadas.

Luego otro de los aspectos es la forma del como se alcanza el poder, de manera violenta a través del movimiento armado triunfador o por vía electoral. Creo que estas dos condiciones son importantes para referirme al título del trabajo con mayor holgura y precisión, es de destacar y me perdonan los que no dominan la materia, el tratamiento dado que obedece a la conceptualización de la planificación estratégica cuando se busca romper paradigmas, estamos hablando de las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, la conocida matriz Foda, además quiero decirles que llevar estos razonamientos de eminente corte técnico es la intención de lo que pretendo explicar extrapolando las consideraciones pertinentes a la materia política-ideológica sobre el tipo de socialismo que estamos hablando.

Es importante destacar de entrada que el tipo de socialismo que queremos no siempre es aplicable, por razones de la diversidad de aplicaciones que podamos encontrar, es decir no hay un patrón ejemplar que nos señale el camino correcto en base y solo en base a las experiencias conocidas, la imaginación es dueña de la interpretación, dicho esto podemos preguntarnos si el socialismo que queremos todos lo interpretamos de la misma manera, es tautológico entonces lo que podamos decir o proponer por cada uno de nosotros, como ejemplo podemos dibujar lo que significa la propiedad de los medios de producción, uno de los elementos mas críticos en el momento de plantear cualquier discusión o consideración al respecto del socialismo que queremos, en este sentido caemos en la posibilidad de hablar sobre el socialismo posible, acá entran en juego las especificidades de cada país y el grado de gradualidad en que este es aplicable.

Nunca hay que perder de vista la metodología o praxis sustentable, es decir la materialidad de los hechos a cumplir para ejercer tal o cual medida, particularmente creo que el caso de Colombia es radicalmente distinto al de Venezuela por citar solo el caso de estos países. Por otra parte, es menester considerar que siendo que el socialismo que queremos por la dinámica de los hechos sociales, políticos y económicos depende fundamentalmente de la propia fuerza que lo inspira, sin ella nada es posible, de allí el empeño constante del presidente Chávez en abonar en primer lugar la unidad de todos los factores y en segundo término tener la claridad suficiente para entender cada etapa del proceso que vivimos.

Dados estos parámetros tenemos entonces que abordar el asunto con una nueva idea o realización , el socialismo necesario que debe estar acorde con la estructura y la superestructura en cuanto a sus posibilidades, tal como lo plantea Martha Hanecker, el socialismo que queremos debe ser en esencia democrático, esto no lo podemos resumir en el hecho solo electoral como forma de alcanzar o consolidarse en el poder, las fuerzas sociales en un momento determinado pueden decidir sobre el como llegar a etapas superiores en el desarrollo del socialismo. Cada avance esta signado por lo necesario y no por lo que queremos como un todo, hasta el cumplimiento de cada etapa podemos entonces hablar de lo posible y así sucesivamente. Todo debe ir aplicándose en razón de la dialéctica de los hechos, es por ello, que creo que en este momento la expropiación planteada en la forma que se hizo y para que, no reúne las condiciones de lo necesario sino de lo que queremos y he allí el dilema por venir.

Otra razón para fundamentar esta teoría podría ser el planteamiento del presidente, para que a mediados del próximo mandato se invoque el recurso constitucional del revocatorio y luego la reeleción consecutiva y estaría operando lo posible y lo necesario en función de lo que queremos, otorgándole poder al pueblo sobre lo que se quiere.

No basta decir soy marxista leninista y comunista y mi método o uso es el principio del materialismo histórico, no señores cabría la reflexión entonces de la utilidad necesaria o no, dados los niveles de conciencia revolucionaria, de afirmación ideológica diferentes al concepto de bolivarianismo puro, estaríamos en el orden de lo pragmático y lo necesario más no de lo posible, preguntamos, independientemente de lo que queramos sea el socialismo del siglo XXI, el comandante lo ha dicho en reiteradas oportunidades, el socialismo este que queremos hay que construirlo todos los días, sin libreto previo, es ver la realidad en razón de lo posible, he allí lo inédito del asunto y la complejidad del planteamiento y más aún su aplicación.

Es bueno recordar lo dicho por el Che Guevara respecto a lo que debe ser un revolucionario en relación a la ética del comportamiento, lo cual que por supuesto depende en sumo grado del nivel de la ideología en los actuales momentos de la revolución bolivariana, esta medición es importante, porque de ello depende la comprensión de las masas y el apoyo al planteamiento de un nuevo orden social, económico y cultural. La consolidación definitiva del proyecto pasa por reforzar no solo las ideas y hacia donde se va, sino que es fundamental la preparación de cuadros que ideología en mano se conviertan en multiplicadores del hacer más expedita la vía hacia el socialismo que queremos.

Por último, en la medida que conozcamos nuestras fortalezas y debilidades podemos enfrentar las amenazas y con un sentido de la oportunidad abogar por la corrección pertinente de manera audaz sin aspavientos ni riesgos innecesarios y fútiles, los métodos los conocemos, ellos si están en la historia, el buen uso de ellos y la dialéctica necesaria nos llevará a no tropezar de nuevo con la misma piedra, que como ajena nos corresponde estudiar y analizar en aras de recorrer el camino de todos los días en la construcción definitiva de lo que queremos y sabemos que es necesario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4566 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a24954.htmlCd0NV CAC = Y co = US