Manifiesto de libertad de conciencia. Renuncia a las ideologías

Nosotros somos los hombres libres, encerrados e invisibles en la sociedad de la esclavitud ideológica, en pleno ejercicio de la conciencia revolucionaria y siendo perseguidos para evitar la liberación de otros, privados de libertad física, científica y política. Los fantasmas de la liberación auténtica que recorremos las calles, fábricas, escuelas y universidades. Ahora nos manifestamos para producir rebelión de las conciencias y provocar terror en los poderes comunicacionales, económicos, políticos, religiosos e ideológicos en general.

¿Qué esclavista no acusa de malvado a todo el que libera su conciencia y lo considera su adversario?

La libertad de conciencia es reconocida como la fuerza más poderosa contra cualquier esclavitud, sobre todo de la esclavitud ideológica. Por eso ha llegado el momento en que los libres de conciencia enfrentemos a las ideologías.

La historia de la humanidad ha sido siempre una lucha entre libres y esclavos, esclavistas y esclavizados. Los modelos políticos y económicos dominantes se han sustentado por las ideologías, creencias, miedos, opresión mental… no se pueden permitir más esclavismos, no se puede permitir más ideologías.

La sociedad actual globalizada gobernada por el poder mediático, las redes sociales y las corporaciones comunicacionales controla las ideas, mentes, sentimientos y conductas de los seres humanos. Este es un poder imperial que reúne las esclavitudes políticas, económicas, culturales, militares, ideológicas, religiosas e ideológicas.

Los seres humanos libres de conciencia no forman nuevos partidos políticos, no sugestionan ideas, no conforman vanguardias ni cuadros, son el pueblo emancipado en una sociedad esclavista y de esclavizados.

Los libres de conciencia siguen y defienden al ser humano no a sus ideas. El que defiende ideas crea guerras para matar por su ideología. El que defiende al ser humano crea la paz para vivir por y con sus hermanos.

La libertad de conciencia es reaccionaria, rebelde, indomable, crítica, inesclavizante.

La libertad de conciencia es el comunismo verdadero.

"Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social tradicional. ¡Que las clases directoras tiemblen ante la idea de una revolución comunista! Los proletarios no pueden perder más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo por ganar".

¡LIBRES DE CONCIENCIA DE TODOS LOS PAISES, UNIOS!

Solo queda algo por hacer ¿aceptar la esclavitud o renunciar a las ideologías?

José Rafael León León



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



José Rafael León León

Dr. en Ciencias Pedagógicas (Convenio Cuba-Venezuela). Licenciado en Educación. Licenciado en Filosofía

 jrleon30@gmail.com

Visite el perfil de José Rafael León León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: