Profecías, predicciones y pronósticos de la economía venezolana en el 2016

Consultando a los oráculos más notables y prestigiosos sobre los hados del destino de la economía venezolana, este 2016 no tiene sorpresas sino lógicas y causalidades. Las ciencias de las adivinaciones no son ciencias oscuras. La predicción del futuro es posible gracias a la historia y a la sociología. El ser humano es un animal de costumbres, un animal político, zoon politikón, diría Aristóteles, el cual actúa de modo cíclico y reproduce en las sociedades la teoría de chocar contra la misma piedra, es por eso que se encuentra en su destino económico crisis cíclicas, según las teorías de Karl Marx, de la sucesión de períodos económicos en donde el mercado capitalista busca mantenerse reinando en el mundo a través del caos.

Nadie pone en duda que este momento se vive una crisis del capitalismo mundial, latinoamericano y venezolano. Porque en Venezuela no existe socialismo, aun en los últimos 17 años el sistema parte del ciclo de dependencia de los mercados, y en el caso venezolano la dependencia del petróleo, como este producto no es potestad del gobierno venezolano ponerle el precio depende la ley de oferta y demanda, es decir la mano invisible del mercado que es peluda y de pelaje rubio gringo, la cual por su interés político ha incrementado la producción saturando el mercado, disminuyendo los precios del petróleo; este ciclo se da en forma de regeneración de periodos de actividad moderada, prosperidad, superproducción, crisis y estancamiento, lo particular de este momento histórico es que la superproducción fue inusualmente provocada y simulada por el imperialismo norteamericano.

La sociedad venezolana sufre actualmente la última secuela de las crisis del capitalismo, para Marx, siempre es las provocadas situaciones de especulación, inflación y el consumo restringido (subconsumo) de las masas, del pueblo, lo que a su vez produce la pobreza.

Considerando la teoría de las crisis cíclicas del capitalismo sería la vuelta a la primera fase de actividad moderada la que correspondería luego de estos años de crisis y estancamiento. El detalle es que como los mecanismos que equilibran el sistema repetitivo del ciclo están siendo manipulados por la que quizás es la última gran crisis del capitalismo lo cual lleva a una inusual situación de predicciones y pronósticos en la economía venezolana, la cual está en un nivel que solo le queda subir, este es el único pronóstico posible.

No soy economista, ni adivino, pero la lógica es que la vaina está tan mala que solo queda vencer o morir. Desde la teoría del materialismo histórico tampoco se puede ver la realidad actual de la economía venezolana con fatalismo. El porvenir no está preestablecido por las leyes económicas, ni los venezolanos somos marionetas de "fuerzas históricas" metafísicas. Pero estamos inmersos en un mundo de relaciones productivas y comerciales globalizado que depende por el nivel de desarrollo de la economía, la ciencia y la técnica. Como diría Engels: "Los hombres hacen su historia, cualesquiera que sean los rumbos de ésta, al perseguir cada cual sus fines propios propuestos conscientemente; y la resultante de estas numerosas voluntades, proyectadas en diversas direcciones, y de su múltiple influencia sobre el mundo exterior, es precisamente la Historia" (Engels, Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana. p. 385).

La voluntad, el trabajo y la responsabilidad son los motores axiológicos de la productividad que ha caracterizado a la mayoría del pueblo venezolano históricamente para el desarrollo económico, de establecerse estas condiciones morales el designio del oráculo predice la salida obligada del rentismo petrolero que es parte de este modelo económico rezagado y decadente capitalista. Como lo han dicho los Papas Benedicto XVI y Francisco el capitalismo no es eterno, ni es un sistema bendecido por Dios.

Quizás después de tantos años a los venezolanos y las venezolanas les cuesta creer que pueden vivir, trabajar, pensar y actuar de manera diferente a como lo hacen en el sistema de opresión del mercado y el capital. Es necesario, quizás obligatorio dada la crisis, cambiar el modelo capitalista, como los hicieran los antepasados que dejaron la dominación de la esclavitud o la servidumbre para asumir la opresión del capitalismo igual de impropia e incompresible.

Las profecías, predicciones y pronósticos de la economía venezolana en el 2016 indican que es el momento histórico de la construcción del sistema socialista y la crisis mundial definitiva para la desaparición del capitalismo.

Este pronóstico será el resultado de la preparación de la vanguardia proletaria, la creación y formación de cuadros, los cuales asumirán el desarrollo de las fuerzas productivas de la Patria para como modelo mundial mostrar el orden social y económico de justicia que es el socialismo bolivariano y chavista.

La crisis es la madre de todas las revoluciones y transformaciones, aquí ganó el pueblo de Venezuela y toda la humanidad porque se aceleró la caída del blandengue, clientelar y populista sistema político y económico de la Cuarta e inicio de la Quinta República.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5825 veces.



José Rafael León León

Dr. en Ciencias Pedagógicas (Convenio Cuba-Venezuela). Licenciado en Educación. Licenciado en Filosofía

 jrleon30@gmail.com

Visite el perfil de José Rafael León León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: