La Revolución no es solo Gobierno

Para muchos de los revolucionarios venezolanos de la nueva ola, la revolución está encarnada en Chávez. Algunos de ellos terminan fanatizándose, ignorando –incluso- los aportes de aquellos que ofrendaron su vida y juventud en aras de alcanzar algún día un nuevo orden social, económico y político en Venezuela. Peor aún: desconocen la necesidad de alfabetizarse política e ideológicamente, contando nada más que con el voto en la sacrosanta tarjeta electoral del MVR. Para ellos, simplemente, la revolución es el gobierno. Algo muy parecido a la visión y al sentimiento de adecos y copeyanos respecto a la democracia durante su hegemonía de cuarenta años en el poder.

De ahí que parte de la dirigencia “revolucionaria” se haya dedicado a mantener sus cuotas de poder, aún en contra de la prédica constante del Presidente Chávez por que se den las condiciones reales de una revolución democrática, participativa y protagónica, que cuente –en primer lugar- con los sectores populares en plan de actores, orientadores y sustentadores principales; dejando atrás las viejas prácticas reformistas de la democracia representativa. Ello ha obligado a sectores revolucionarios a plantearse la necesidad de la organización unitaria y al deslinde ideológico, enfrentándose, en algunos casos, a dicha dirigencia en el mismo plano que ocupan. Sin embargo, los cuarenta años de hegemonía adeco-copeyana pesan demasiado en la cultura venezolana, lo mismo que la propaganda antiizquierdista o anticomunista que aún hoy en día hace mella en la mentalidad del común de la gente.

De esta suerte, vemos por doquier cómo se pretende uniformar de rojo toda institución pública, haciendo creer que así se identifica mejor a la revolución bolivariana, sin que esto corresponda a un sentimiento real o a una convicción comprobada de parte de quienes así lo promueven, menos aún de aquellos que son obligados a hacerlo. Esto no quiere decir que algunos no actúen con sinceridad revolucionaria, pero se ha impuesto como moda. Así de sencillo. Lo otro sería que todo esto respondiera a una formación ideológica revolucionaria firme, sometida a constante revisión, de acuerdo a las exigencias impuestas por el cambio estructural que debe construirse sobre bases firmes y no meras emociones o circunstancias.

La revolución la hacen los revolucionarios. Ésta vieja máxima de la revolución a nivel mundial, se mantiene incólume. La revolución, como expresión adjetiva nada más, pudiera provocar una reacción contraria, sobre todo, si la gente comienza a convencerse que las motivaciones de la dirigencia del proceso revolucionario bolivariano –salvo Chávez- están centradas en usufructuar el poder y no en originar un verdadero cambio revolucionario. Esto permite creer que, al igual que durante la vigencia del Pacto de Punto Fijo, haya una acumulación de fuerzas que provoque una situación de efervescencia social revolucionaria inevitable. Tal posibilidad está en el ambiente y no es capricho de nadie. La misma insatisfacción popular que llevó a Chávez a la Presidencia, podría propinar duros golpes al burocratismo y al reformismo presentes en las organizaciones partidistas y en las diversas estructuras del Estado venezolano. A partir de este momento, las masas podrían determinar, junto con una vanguardia revolucionaria distinta, el rumbo a adoptar por el proceso revolucionario venezolano.

Es deber ineludible de todo revolucionario facilitarle al pueblo la comprensión del momento histórico que se vive, las acechanzas no mermadas de contrarrevolución, tanto interna como externa, la necesidad de su adecuada formación ideológica y de su protagonismo y participación en los cambios que se están impulsando, sin pretender concentrar en sí mismo la dirección y la toma de decisiones que corresponden a ese mismo pueblo. El avance continuado en tal orientación, hará que la revolución deje de ser apreciada solamente en lo que respecta al control gubernamental para convertirse en una situación permanente, con toda la carga subversiva que ello entraña y representa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2339 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a24329.htmlCd0NV CAC = Y co = US