El rentismo es capitalismo puro...el socialismo es productivo

El modelo económico venezolano fue diseñado a imagen y semejanza del capitalismo mundial en su etapa imperialista; donde existen materias primas para ser explotadas, el imperio con sus trasnacionales implantó su modelo, fueron creados países-factorías en donde el objetivo no consiste en el desarrollo productivo de esos países sino en un modelo expoliador de sus materias primas y a cambio, el imperio y sus trasnacionales se encargaban de vendernos todo tipo de bienes y servicios y de esa forma la ganancia se multiplicaba... ¿Para qué trabajar, para qué crear si estamos sentados sobre una mina petrolera, hierro, minerales estratégicos, oro, etc? Pareciera ser esta la forma cómo nuestros flamantes burgueses abordaron el tema del "desarrollo económico" de nuestros países, la pelea de éstos se centró entonces en el control de los mecanismos que permitía el apoderarse de la renta petrolera que los imperialistas nos dejaba y que ingresaban al estado, es así como nace Empresas Polar con sus mecanismos de trampa y especulación, el que no lo crea, solo haga un estudio del mecanismo de funcionamiento de esta empresa y así como ésta muchas que se dedican a la importación; incluso en estos años de revolución; los mismos que nos dan golpes de estado y golpes económicos son los que siguen recibiendo dólares con empresas de maletín, son los mismos que se apoderaron de los dólares de los raspa cupos, pero, son tan poderosos en las entrañas del estado burgués que ni siquiera sabemos los nombres de esas famosas empresas. 

Producir lo elemental se hizo cuesta arriba, la burguesía creó sus "trampa-jaulas" para apoderarse de la renta petrolera que ingresó al país; para lograr tal objetivo se hicieron de gobernantes entregados a los intereses foráneos y cuando alguien se atrevió a jugar un rol distinto fue derrocado inmisericordemente. Pues a esas Trampas-Jaulas nos enfrentamos en estos momentos. Empresarios que no producen sino que se alimentan de dólares de la renta petrolera, en la transacción la ganancia es buena, dicen ellos, jamás han demostrado amor a la patria, salvo raras excepciones, que las hay sin duda.

En medio de estas circunstancias nos hemos enfrentado a una poderosa guerra económica basada en el bloqueo financiero internacional, la baja del petróleo (Principal fuente de ingresos en divisas), contrabando de extracción, acaparamiento, inflación inducida, especulación desatada, saboteo económico de todo tipo y una terrible guerra mediática usando la lógica estructurada en la mente de muchos y muchas que pretenden seguir aprovechándose del estado de forma parasitaria y en sus mentes no les cuadra la libertad de sentirse útil y grande y que solo se logra siendo libre. 

El ejemplo más rimbombante lo tenemos con Empresas Polar; una empresa que se hace llamar líder en la producción de alimentos pero en realidad no produce un grano de arroz ni un grano de maíz; solo lo procesa, lo empaca y lo distribuye. En el país se desarrolló una poderosa burguesía que se lucró con la comercialización, más no con la producción, porque nunca produjo realmente y quien produjo fue excluido y dominado por la mafia parasitaria, la cual con prácticas monopolistas le impusieron su ley, cuando esto no fue posible, se los tragaron cómo tiburón a la sardina. A la burguesía comercializadora se sumó una banca voraz, usurera y oportunista; unos importadores que han vivido de las divisas que le otorga el estado y que le producen enormes ganancias al especular con el tipo de cambio y que mueven sus fichas en el estado, incluso el actual, aunque sin el poder político de otrora. Si no fuera por la revolución bolivariana y el ascenso al poder, a estas horas estaríamos aplastados como pueblo.

En ese orden de ideas, la revolución lanza su estrategia económica contemplada en el plan de la patria y la cual consiste en el desarrollo de los motores productivos del país, incorporando a estos motores a sectores económicos nacionales tradicionalmente excluidos o marginados, que tienen vocación productiva y por ende, esto produce una confrontación fuerte con los sectores más parasitarios de la burguesía tradicional que controla en gran parte las importaciones y la distribución en el país, tienen poder, pero estamos seguros que el pueblo les derrotará.

Los imperialistas por su parte, saben muy bien lo que significa que un país con las mayores reservas petrolíferas del mundo se independice gracias al desarrollo de sus fuerzas productivas y logre producir lo que consume y luego avance hacia la diversificación hasta revertir los porcentajes entre importación y exportación. Allí está el quid de la reflexión contemplada en el decreto Obama, somos una amenaza inusual para el imperio sin duda y debemos tenerlo muy claro. No una amenaza militar, aunque no nos amedrenta nada ni nadie, sino una amenaza económica que le creará los principales problemas a un imperio en decadencia y con los mayores niveles de consumismo en el mundo, ultra dependiente de nosotros, de nuestras materias primas para seguir su hegemonía universal. De manera tal que estamos en el epicentro de este polvorín geo-político y seríamos necios si no se lo hacemos saber de manera clara y directa a nuestro pueblo, sin tapujos y adornos y creo que Maduro está disparando en este sentido, lo cual lo agiganta cada vez más. Esto no puede ser un tema solo de intelectuales, estudiosos e investigadores, es un tema de todo un pueblo para aplicar aquello de "quien no cuida  lo que tiene", pero peor aún es no saber lo que se tiene y las consecuencias que se pueden generar si los planes imperialistas llegaran a concretarse, es un tema político, es un tema revolucionario de urgente abordaje.

En un escenario como el planteado, difícil es convencer y sumar a un plan de liberación nacional en lo económico a la burguesía tradicional, la parasitaria; allí están nuestros peores enemigos, allí están los beneficiados de enormes recursos económicos gracias a la expoliación de los dineros públicos a través de sus mecanismos de empresas de maletín que importan sin importar y que se oponen por su naturaleza a cualquier plan de desarrollo nacional e independencia tecnológica que nos permita producir y exportar. Esos mismos sectores mantienen un maridaje añejo con los dueños de medios de comunicación, asimismo son los que financiaron a los partidos de la derecha todo el tiempo, y en muchos casos se hicieron socios. Allí entran Importadores, banqueros, distribuidores, constructores que anhelan los tiempos de AD-Copei, sus contratos leoninos y las famosas comisiones. Allí se encuentran quienes desde distintos sectores les apoyaron y recibieron tal cual migaja (Clase media, pequeños comerciantes y distribuidores, etc) Toda esa caterva es la que chilla todos los días en radio y tv cuando el presidente lanza los 14 motores económicos, ordena la organización de los CLAPs y afina la estrategia de este año en el tema económico.

Razones tienen para chillar, poco a poco el pueblo les ubicará como lo que son: unos bandidos mafiosos que le juegan sucio al país, capaces de asesinar a sus madres por beneficios económicos. 

Lo grave de todo esto es esa mentalidad basada en el "dejar hacer y dejar pasar" que caracteriza a muchos de nuestros compatriotas y lo que muchos han llamado en liviandad a la hora de emitir conceptos, generalmente movidos por poderosas campañas mediáticas (alienación), y aliñadas con el facilismo en que la burguesía nos llevó al borde del abismo como sociedad. Porque precisamente a la burguesía le conviene que aquí se generalice la corrupción, la falta de valores y que la sociedad se pudra, siempre y cuando ellos mantengan sus negocios con sus exorbitantes ganancias. Los burgueses no tienen límites en este tema, sus maestros, los imperialistas estadounidenses así los han educado: para ellos no importa si son contrabandistas, mafiosos, narcotraficantes, delincuentes, degenerados, entre otras lacras, si le sirve a sus intereses. Así como en la depresión de finales de la década de los 20 del siglo pasado se aliaron con los mafiosos sicilianos, ahora aliarse con narcotraficantes e impulsar su propia agencia de narcotráfico como la DEA es algo común. Claro, la mediática hace que los delincuentes sean "señores" y los señores sean "delincuentes", el mundo al revés pues, como lo dijo Galeano. Los imperialistas mientras tanto le sacan provecho a sus negocios e inoculan a los sistemas económicos de sus perversidades criminales en la economía, verbigracia la nuestra y las convierten en economías parásitas, incapaces de producir en los márgenes razonables y justos de ganancias sino en exorbitantes márgenes especulativos que vuelven sal y agua cualquier ingreso. Es la doble moral imperialista, que en realidad no es doble moral, simplemente ellos no tienen moral, pero dicen tenerla, esa es la realidad y lo grave es que muchos les creen.

Pero volviendo al tema venezolano, el asunto hay que verlo desde la calle y desde la academia sin irse a los extremos. Pegando el oído a la calle, lo que dice la gente, la burguesía ha logrado hacer creer a muchos que la única solución es salir del gobierno de Maduro y luego todos seríamos felices y estaríamos contentos, allí está la desactivación de sectores del chavismo, la desarticulación de sectores claves y la paralización de cuadros importantes y vitales, eso a los partidos de la burguesía le proporciona victorias circunstanciales en lo electoral, aunque, a estas alturas del desarrollo de la revolución concretar los éxitos electorales burgueses en victorias políticas de la ideología burguesa es muy cuesta arriba para ellos ya que se mantienen bajo el engaño al pueblo y cuando enseñan los dientes éstos se le ven podridos como su alma, así que la promesa burguesa de “resolver” la crisis es improcedente e inaplicable. Es totalmente falso la promesa burguesa de resolver la crisis, aun teniendo el poder político, porque la burguesía sería incapaz de resolver un problema social salvo lo exclusivamente necesario para ellos sacar provecho de ese "desarrollo social"; mucho menos hablar de desarrollo económico independiente porque son tutorados por los poderes fácticos del mundo y para ellos es más importante su puesto en el club bilderberg que el desarrollo de su país, total, ellos piensan que entre más atraso haya, menos riesgo corren, por algo sus planes se basaban en la privatización de la educación, no solo por el negocio que esto significa, sino por los réditos en materia de dominación que logran a través de la ignorancia, en donde, cómo lo advirtió Bolívar "nos han dominado más que por la fuerza". Allí está la esencia del planteamiento económico burgués, no obstante, cómo para manejar sus negocios necesitan de un staff de técnicos, profesionales que les haga mover el negocio, pues al privatizar la educación tienen a la mano un filtro que les garantiza su dominio ideológico. Ese dominio ideológico permea hacia los sectores más humildes y excluidos porque: "lo que dice el doctor, lo que dice el cura, lo que dice el maestro, lo que dice el licenciado es santa palabra", de esa forma se apoderan de "la autonomía universitaria", lo coloco entre comillas y hago la excepción de la lucha de muchos revolucionarios universitarios por esta autonomía, sobre todo en los 70; lucha que trajo muerte, pero que los neoliberales reconquistaron sin disparar un tiro en la década de los 90, y hoy tenemos en universidades como la UCV, ULA, UDO, LUZ, etc a los sectores más reaccionarios de la llamada materia gris del país, incapaces de aportar una idea revolucionaria, por eso están cuadrados con la derecha de frente. Pues el plan está diseñado a la perfección y en medio del disfrute de "su éxito" en el mundo al proclamar triunfantes "el fin de la historia", un negro bembón como Chávez se les atravesó para crearles esta "terrible amenaza inusual". 

Pero el corolario está en lo económico... ¿Qué pasaría si logramos producir y explotar todas nuestras potencialidades en la inmensa mina de recursos que tenemos? ¿Qué pasaría si el estado se apodera de toda la importación del país, la necesaria, mientras no creamos lo que necesitemos totalmente, porque tenemos con qué? ¿Qué pasaría si la población mayoritaria de la patria conoce las verdaderas causas de la crisis económica que enfrentamos y nos enteramos que los causantes son los mismísimos burgueses que llaman a golpes de estado y llaman al pueblo a "liberarse de Maduro"? ¿Qué pasaría si despertamos la consciencia y formamos una nueva red de empresarios capaces de crecer y desarrollarse sin hacerle daño al país y robarlo? ¿Qué pasaría si en vez de importar exportamos al mundo en relaciones humanas de comercio, sin pasar por encima de nadie, pero jamás por debajo de nadie en el planeta? Pues pasa que los parásitos burgueses se derrumban como castillo de naipes y peleles como Ramos Allup, Leopoldo López, Capriles, Guevara, etc, quedarían solo utilizables para un circo, y de paso malo, porque su vagancia es tal que ni siquiera esa actividad serían capaces de hacer bien, aunque no podemos negar que lo intentan. 

Pues allí está centrada la batalla, la burguesía en su desespero se lanza con todo y el excremento que posee en sus entrañas, muchas veces sin guardar siquiera las formas. Personajes otrora famosos e incólumes de cualquier señalamiento de bandidos, aunque toda la vida lo han sido, pero bandidos de cuello blanco, delincuentes de alcurnia. Intocables por cualquier autoridad, "vacas sagradas" pues, de los cuales jamás se podía sospechar de sus fechorías, ahora, en revolución, algunos tendrán que salir con sus respectivas esposas, si es que no salen huyendo como vulgares roedores. Pues esta es la revolución que quiere el pueblo, porque vamos a estar claros, no hay otra alternativa y la burguesía en sus ansias de darle un golpe a Maduro está marchando derechita a una nueva derrota histórica y esta vez no los salvará un balazo en San Carlos como lo lograron con Zamora, porque lo que sobra actualmente es consciencia y cojones para que esta revolución logre hacerse irreversible, y también hay cuadros suficientes para lograrlo, solo hace falta que se encienda la chispa que articule a los sujetos históricos precisos para avanzar sin retorno.

Pues la batalla se centra en lo económico actualmente, bienvenida la guerra económica, estamos de acuerdo con Maduro en esta afirmación, ahora solo queda hacer de esta patria una potencia productiva, una potencia tecnológica, una potencia de moral y consciencia en el mundo. La burguesía parasitaria terminará exiliada y encerrada en sus propias trampas-jaulas que usaron por décadas para apoderarse de la renta petrolera y robar las migajas que les dejaban los imperialistas y sus trasnacionales. Un país capaz de producir lo que consume, que aprenda a caminar con sus propios pies, eso lo está logrando esta crisis histórica, una crisis histórica que parirá un nuevo modelo económico, una revolución económica pues, en donde la burguesía parasitaria quede derrotada. Esto requiere de nuevos modelos de distribución, nuevos modelos de propiedad, nuevos modelos de producción. Esto significa darle un golpe mortal a toda esa clase política que solo funciona con la renta petrolera alta pero que se tira tres en momentos de crisis, desaparece, no opina, susurran que Maduro ya está caído, que la crisis es insalvable, que es necesario negociar con la burguesía para mantener "reservas electorales" y nichos regionales y locales; craso error de quienes piensan así. Resulta que este es el momento que estamos esperando, el momento de quiebre histórico que muchos teorizan pero le temen a la realidad, siempre tendremos a personajes así. Que no será fácil, cierto; que falta mucho, cierto; que apenas la batalla comienza, cierto; pero ya dimos un paso al frente y cada vez se perfilan más los dos bloques históricos causantes de esta controversia: la burguesía con su rentismo, los revolucionarios con nuestra propuesta productiva; producir hasta sobre las piedras, esa debe ser la consigna.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1187 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor