Fidel y Chávez, dos leyendas una sola patria

La Patria Grande, soñada por Miranda, Bolívar, San Marín, O'Higgins, Martí, Sandino, Morazan y otros tantos soñadores de este inmenso continente, en épocas diferentes parió a dos leyendas; y las juntó en una misma y emblemática época, Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, el primero militar por obligación y el segundo por vocación, pero ambos comandantes, líderes conductores de masas por una sola convicción, la posibilidad de un mundo mejor, libre de abusos y dominios imperiales, signado por el amor, la igualdad, la soberanía y la solidaridad.

Fidel Castro, hijo de un marino gallego y una cubana, nacido en la primera mitad del Siglo XX, en un campo de la isla. Hugo Rafael Chávez Frías, hijo de dos docentes rurales y venido al m mundo en un campo del llano venezolano, en la segunda mitad del siglo XX. El primero rebelde desde niño, fue a formarse en Derecho en la Universidad, el segundo igualmente campesino y rebelde desde niño, escogió la Academia militar, a la cual en principio quiso usarla como trampolín para su proyecto de hacerse pelotero profesional, pero que lo absorbió al descubrir en ella una creación de El Libertador a quien guardó devoción hasta su ultimo día en la vida terrenal.

Ambos con formación diametralmente opuesta y en épocas diferentes llegaron a coincidir en la manera de ver al mundo, la historia y su gente. Fue así el joven rebelde universitario, enemigo del militarismo prusiano que oprimía a su patria, logró en 1958, a través de la guerra de guerrillas, fenómeno por primera vez desarrollado en Latinoamérica y el Caribe, hacerse del poder político por medio de la lucha armada y devenir de civil humanista en militar revolucionario, cuando quien sería su amigo entrañable, su hijo hasta el fin de los días, comenzaba a dar los primeros pasos con apenas cuatro años de nacido. Hugo Rafael Chávez Frías, nació un 28 de julio de 1954.

La distancia en el tiempo unió a estos dos pensadores, que alcanzaron sus victorias por diferentes vías. Fidel, como ya lo expresamos por la lucha armada. Hugo Chávez, lo intentó por la vía de la rebelión de jóvenes militares, el 4 de febrero de 1992, en la cual fracasó y lo llevó a la cárcel. Fue un revés militar que el genio de aquel joven Teniente Coronel, convirtió en un victoria política, cuando sus adversarios al subestimarlo como líder le concedieron la única petición que hizo para deponer las armas, que le permitieran unos pocos minutos para a través de la radio y la TV, dirigirse a sus compañeros de rebelión y pedir que entregaran las armas y él como líder del movimiento hacerse responsable de todos los hechos suscitados.

Allí surgió aquel histórico "Por ahora", que ha sido el talismán de la revolución bolivariana, que no solo ha envuelto en la llama bolivariana a la pradera venezolana, sino a la del m mundo entero, donde hay pueblos que claman por su libertad y dignidad, incluyendo el maltratado pueblo norteamericano y los de la vieja Europa, ahora expoliados y sometidos por la troika europea, comandada por la Alemania, de Ángela Merkel.

En el ocaso del Siglo XX, estos dos gigantes coincidieron en el ámbito internacional, como jefes de gobierno revolucionarios y la voz de Cuba y Venezuela, se hizo una sola, con lo cual se sembraba en el surco la simiente de la Patria Grande, que luego enterraría al ALCA, para dar paso al ALBA, UNASUR y CELAC, hoy bastiones antiimperialista en Latinoamérica y el Caribe.

En la primera cumbre que coincidieron en voto, Cuba y Venezuela, Fidel le manifestaría al comandante, a través de un papelito que le hizo llegar: Chávez, ahora el diablo de estas cumbres no soy yo solo", expresión a la que a manera de chiste siempre hacía referencia el líder venezolano, cuando hablaba del difícil camino de la revolución.

Estos dos pueblos Cuba y Venezuela, unidos por esos dos gigantes Fidel y Chávez, han sido y seguirán siendo el faro, que guía la nave de la revolución en el continente, porque la partida física de ambos, lejos de debilitar al movimiento bolivariano, lo fortalecen, porque se multiplicaron en millones a través de la conciencia creada en las masas con su ejemplo

Que ilusos y que pobres de imaginación y de intelecto son los voceros de la derecha que han hecho de la partida física de Chávez, el 5 de marzo de 2013 y la de Fidel, el 25 de noviembre de 2016, un motivo para festejar las esperanzas de reinsertar la dominación imperialista en Cuba y en Venezuela, como si ambos pueblos no existieran. En Cuba la lección y el ejemplo de Fidel Castro, es el monolito más sólido para el avance indetenible del socialismo que sembró Fidel y su movimiento en el corazón de los cubanos, como en Venezuela, pese a los traspiés, surgidos en el camino, el ejemplo y la prédica del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, sigue prendiendo en el alma de cada patriota venezolano, que ama a su gente y a la Patria Grande, como punto de apoyo, para la creación de un mundo mejor.

Los valientes que entregan hasta su vida, por un ideal son inmortales y cuando abandonan la vida terrenal se multiplican en millones de seres que defienden su legado y eso ocurre con Fidel y Chávez que son dos leyendas, una sola patria. Periodista* CNP 2414 cd2620@gmail.com.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: