Chávez sin “chavismo”

Lo que le está haciendo daño al proceso revolucionario no es Chávez, es el “chavismo”. El enemigo principal de este inédito y trascendente proceso de cambios y transformación que vive el país, es, sin lugar a dudas, eso que muchos llaman chavismo ¡Sí, el “chavismo”! Al fin y el cabo, todos los “ismos”, generalmente cuando aparecen, son peligrosos. ¿Y qué es el “chavismo” (entre comillas)? Es un movimiento o conjunto de personas, militantes o no de partidos u organizaciones sociales, que aprovechando el liderazgo del presidente Hugo Rafael Chávez Frías y teniendo directa y activa participación en el proceso, hacen todo lo contrario a lo que dice y hace el presidente Chávez, llegando incluso a creer, y a convencer a los demás, de que Chávez piensa, habla y actúa como lo hacen ellos.

Ahora bien: ¿Cómo se expresa el “chavismo” en la realidad cotidiana?

Si Chávez dice que debemos extirpar de raíz la burocracia y la corrupción, y que la principal batalla que tenemos que dar es el terreno ético y moral, entonces los “chavistas”, que forman parte del “chavismo”, se dedican a sembrarlas como monte, sin ningún tipo de rubor. Velázquez Alvaray, que pidió una modificación a la Constitución para que Chávez mandara hasta que quisiera, es un ejemplo típico de un “chavista” que fue capaz de hacer el “sacrificio” de renunciar al MVR para garantizar ser Juez, miembro del TSJ y director de la DEM. El día que tenía que dar la cara ante las acusaciones de corrupción, le recomendó al Presidente, antes de fugarse, que revisara su entorno porque lo están traicionando, como si no fuera traición a Chávez y al proceso, lo que él y otros como él, le han hecho, le hacen y ojalá, no le sigan haciendo al país.

Si Chávez hace un llamado a la paz y a la armonía social, el “chavismo” promueve la guerra y fomenta la violencia. Porque el Comandante dice que “esta es una revolución pacífica, pero armada”. Ejemplos no voy a citar, “chavismo” del bueno hay en el sector militar, entre ex guerrilleros y los cuerpos de seguridad del Estado.

Si Chávez dice que hay que ser humilde, amoroso y atentos con la gente, los del “chavismo duro”, son déspotas, engreídos, autoritarios, mal educados y están dispuestos a maltratar al primero que consigan en el camino. Nunca se han leído el artículo 51 de la Constitución, por eso no responden llamadas, no dan audiencias, saludan de lejitos y olvídense de respuestas oportunas a comunicaciones. Dizque, “para no comprometerse”.

Si Chávez demanda sacrificios y austeridad, el “chavismo” es botarate, manirroto, ineficiente y hace gala de flamantes camionetas y de sopotocientos choferes y guardaespaldas, muchos, sólo toman whisky de 18 con agua Perrier y disfrutan de restaurantes D´Kch. Viajan al exterior, con cualquier pretexto, pero nunca a los barrios.

Si Chávez les pregunta en algún acto público, sobre algún tema que es de su competencia y no saben responder, inventan cifras, datos y estadísticas. A veces, se llevan las mentiras preparadas para que no los traicionen los nervios. Se comprometen públicamente y no cumplen sus promesas ¿No es esto una forma de impunidad, Isaías?

Si Chávez recomienda que se lean a Los Miserables de Víctor Hugo, el Quijote de Cervantes, Desarrollo Endógeno de Vásquez Barquero o Planificación Situacional de Carlos Matus Romo, ellos, si es que llegan a leer algo, apenas hojean los periódicos y una que otra revista de vanidades y chismes. Atrás quedó la lectura del Manifiesto Comunista y El Capital. No leen ni siquiera la Biblia, mucho menos ven o escuchan, y mucho menos cumplen, las directrices que Chávez nos da en “Aló, Presidente”.

Por eso, hay que jugárselas con Chávez, no con el “chavismo” que tanto daño nos hace.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2947 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a23692.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO