El arado y el mar

La Revoluciones se yerguen sobre el cadáver del reformismo

Está comprobado por la historia que es el reformismo el muro contra el cual se han estrellado las revoluciones. En el origen de todo fracaso revolucionario se encuentra la desviación reformista como causa principal. Y, en contraste, los grandes triunfos de las Revoluciones, los decisivos han sido derrotas del reformismo.

Bolívar, la Independencia, vence a los mantuanos reformistas que sólo querían cambios para que todo siguiera igual; Zamora es vencido desde adentro; el 23 de Enero es desviado por el reformismo hacia el pacto de punto fijo; la Revolución Cubana, temprano vence las desviaciones reformistas y sólo así puede seguir su rumbo luminoso; la Revolución Soviética fue posible por la derrota de Kerensky. Se puede decir que la Revolución se yergue sobre el cadáver del reformismo.

La Revolución Chavista, con el Comandante en el timón supo vencer los embates reformistas y avanzar, recordemos a miquelena. Chávez venció a unos reformistas y neutralizó al resto, los amarró y sólo salieron de su disimulo después de su muerte.

Ahora podemos decir, parafraseando al Quijote, “con el reformismo hemos topado”. Después de la muerte del Comandante, los reformistas reverdecieron y amparados en una falsa unidad se consolidaron, bajo el manto de unas falsificadas teorías revolucionarias dieron un giro hacia el capitalismo.

El daño a la Revolución ha sido noble, golpearon en lo más importante, en el alma popular, estimularon el egoísmo, la recompensa material, auparon al capitalismo y a su ética, en poco tiempo nos transformaron en un país en guerra de todos contra todos, aplastaron la solidaridad.

Hoy el gobierno está atrapado en la ética, en la conciencia del egoísmo, del mercenarismo, ya le es difícil tomar medidas diferentes a las de satisfacer al insaciable que él mismo creó.

El gobierno, el Chavismo están en graves problemas, sin reconocerlos no hay solución, vanos son los esfuerzos por ocultar la realidad. Ante esta situación sólo hay una salida para el Chavismo, para el gobierno: una lucha frontal, valiente, contra el reformismo, por el Socialismo.

Para esto se deben tomar medidas urgentes, que le digan claramente a la base chavista que hay voluntad de rectificación, la Revolución se fortalece en su espíritu autocrítico.

La primera de las medidas, un gran golpe de timón teórico, reformular la ideología que en los últimos años nos guía, entender que el camino del reformismo es la pérdida del gobierno, de la Revolución, hacer una autocrítica verdadera, desechar el ocultamiento tras avalanchas mediáticas, reconocer errores, fallas, para poder corregirlos.

La segunda, un golpe de timón organizativo, sólo una dirección imbuida de la ideología revolucionaria podrá guiar las acciones revolucionarias. Es necesario que el alto gobierno, la dirección del PSUV, los ministros desarrollen la práctica socialista y desechen las veleidades capitalistas.

La tercera medida, un latigazo, un corrientazo sobre la masa, sobre la dirección y el PSUV que asombre, que indique en la práctica la intención de cambio, que restituya la credibilidad en la palabra del gobierno. Por ejemplo, vivimos una profunda crisis y el gobierno no ha tomado ninguna medida de austeridad: bájense los sueldos a la mitad, vendan las camionetas, las corbatas, reduzcan los guardaespaldas, prohíban las festividades en los ministerios, restrinjan los viajes al exterior, reduzcan los gastos en el servicio diplomático; hagan jornadas desde el alto gobierno de Trabajo Colectivo Voluntario; reduzcan el gabinete a la mitad; suspendan la entrega del Arco Minero, formen un comité de estudio de su factibilidad.

La cuarta, y muy importante, fórmese un frente antireformismo asesor del alto gobierno, convóquese a los chavistas relegados, invítese a personalidades del exterior, revolucionarios probados.

Comiencen con estos pequeños cambios, que crearan las condiciones, éticas, espirituales para retomar el camino del Socialismo, de construir propiedad social y conciencia social.

Amalaya, quiera Dios, que algún oído receptivo todavía exista en el gobierno y pueda iniciar el proceso de salvamento del Chavismo.

La quinta medida, y definitiva, atrévanse a superar el muro, pasen a la historia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1739 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a232889.htmlCd0NV CAC = Y co = US