Los 14 motores productivos, investigación histórica y la comprensión del presente

 Nos encontramos días atrás con dos profesores universitarios, uno de la UCLA que ahora milita en la Universidad Campesina y el otro de la UPEL-IPB, siempre en la tertulia incidental de la Plaza Pedro León Torres de Barquisimeto. Conocida más popularmente como Plaza de los Libros Usados de Barquisimeto y también Plaza de la Moneda y “Biblioplaza”, según ingeniosa consigna de Art Publicidad.  Agencia que tiene la exclusiva de la propaganda del alcalde de Iribarren, después de construir ahí unos tarantines como tenedurías de libros; el Ing. Alfredo Ramos es un tío que de joven era de izquierda radical (Liga Socialista, dicen y luego de la Causa R) y ahora de centro derecha. Muy amigo del presidente Maduro por demás,  porque fue sindicalista de la CANTV, aquella de la cajita feliz para los jubilados, privatización y otras linduras,  golpista en 2002, que, como los gatos mañosos, nunca olvida esa fea costumbre y hoy continúa conspirando en cuanto ocasión se le presenta. Hoy cuenta también, será para lavarse la cara inútilmente con las manos vacías como los gatos, con un Consejo Consultivo o Asesor, compuesto por más 50 especialistas, promovido y presidido por el historiador larense Dr. Reinaldo Rojas, Ex Asesor y Jefe de Despacho del Ministerio de Educación Superior en la gestión chavista del ministro Dr. Luís Acuña, (www.eluniversal.com>Inicio>Nacional y Política, Caracas, 16 de febrero de 2016), siempre actuando sin miramientos partidistas sino en función de la ciudad.

Allí, con los referidos profesores, conversamos animadamente de varios tópicos. En particular acerca de la investigación que se desarrolla en centros de altos estudios del país en el campo de la historia y la ciencias sociales en general, así como de la pertinencia de la metodología y orientación epistemológica con que se aborden diversas áreas de interés con fines de fortalecer la identidad y pertenencia nacional; si la perspectiva común es desde la historia emancipadora e irreverente, (www.sisbiv.gob.ve/cgi-bin/koha/opac...),  como pedía el reconocido historiador y antropólogo venezolano Dr. Federico Brito Figueroa (La Victoria, 1921-Caracas, 2000).

O si, en cambio tales estudios histórico-documentales, de campo cuasi-experimentales o de otro tipo en ciencias sociales y las humanidades en general se realizarían en la perspectiva tradicional, romántica y positivista o meramente descriptiva para enseñanza memorística y al servicio del consenso de las élites,  que desde al menos 1936 se iniciara en Venezuela y se consolida de 1958 en adelante, hasta su ruptura en 1998. Consideramos ahí, sin mayores tramites, como es típico en estos casos de las disertaciones animadas y fluidas, que tales centros pierden su tiempo en discusiones bizantinas, ya que las necesidades del pueblo en general van por otro lado y los que hacen conexión con ellos son gente audaz que no proviene de la academia, sino de lo que algunos dan en llamar “Colegios ocultos”, “Asociaciones para el cuidado de sí mismo”, “Partidos” o asociaciones de profesiones liberales de la civilidad… (Apuntes Filosóficos-El gobierno de las conductas…-ScieELO. “La idea, finalmente liberal de la separación y continuidad de ambos espacios,…las formas de civilidad necesarias para establecer efectos de conducta de sí… de lo oculto que caracteriza el poder despótico y totalitario que quiebra la idea…”, www.2.scielo.org.ve7php96%3fscr...).  

Nótese tamaña temeridad. Pues argumentamos que todo a las áreas y líneas de investigación en las universidades se diluía en cuestiones generales, eruditas y/o heterogéneas, según ciertos intereses personales, por más legítimos que nos parezcan;  centros de investigación que, en general, están adscritos a nuestras universidades autónomas y experimentales, pero que nos parecían inactivos o que su orientación exigía redefinición, de acuerdo al Plan de la Patria 2013-2019 y los 14 motores de desarrollo económico-productivo de la nación, 2016, (www.vtv.gob.ve>Noticias>Económicas),  aunque esto pudiera incomodar a algunos dirigentes universitarios y con altas responsabilidades que asumen su rol en el marco del enfoque tradicional, neopositivista y liberal, donde estos entes universitarios son apenas receptores de los recursos del Estado-Nación para la inversión propia de las políticas educativas encargados de formar a los profesionales que requiere el recurso, como ha replicado muy acertadamente el rector de la UPEL Dr. Raúl López Sayago, (www.eluniversal.com, 1° de marzo de 2016).

Agregamos, además, el asunto de cómo medir o valorar el impacto de las investigaciones en nuestras comunidades, considerando la experiencia personal en el marco de la cotidianidad respectiva, insertados en comunidades populares; con excepción de los esfuerzos que está llevando a cabo el Centro Nacional de Historia, que sin desdeñar de la academia y los académicos,   impulsa procesos de análisis del pasado en función de las demandas del presente, de revisión documental para que los crímenes del Estado del pasado reciente no quede sin justicia; tal como se pudo observar en el recientemente finalizado XIII Congreso Nacional de Historia Regional y Local, a principios de noviembre de 2015 en Caracas.

Así como la convocatoria al concurso de ensayo histórico sobre los 200 años de la Carta de Jamaica y el anuncio del inicio pronto de diplomados sobre la formación del pueblo venezolano y otros cursos de especialización va perfilando un rumbo (“Concurso de Ensayo Histórico. Jóvenes investigadores fueron premiados por el CNH”, Correo del Orinoco, Caracas, 16 de febrero de 2016, p. 25; “En honor al Generalísimo Francisco de Miranda. El CNH lanza plan de formación, investigación y publicación”, Correo del Orinoco, Caracas, 1° de marzo de 2016, p. 25), nos parecía  en la referida conversación, que centros no debería limitar su acción solo a Caracas sino extenderse al interior del país, además de ofrecer el financiamiento necesario para su funcionamiento en las universidades ya que estas tampoco activan de manera constante en su vinculación comunitaria, donde las actividades de extensión no son sino una fuente de ingresos propios. Que al final ni es una cosa ni es lo otro, visto como oportunidades de negocios y no de desarrollo comunitario autónomo y creativo.

Nos preguntamos tal vez sin parar mientes cunado el humo del café indica que la tasa está caliente, como estos problemas universitarios y que su sabor suele ser acidito, semejante a ciertas preguntas y actitudes acerca de cuáles son las líneas de investigación de los referidos centros y si  estarían vinculadas a las demandas más sentidas de la sociedad venezolana; que en el tiempo contemporáneo y actual, por supuesto, parecen relacionarse con grandes temas-problemas históricos atinentes al modelo de desarrollo productivo, en que según Héctor Malavé Mata contradictoriamente se caracteriza por un crecimiento sin desarrollo, (Venezuela: crecimiento sin desarrollo, en: www.bibadm.ucla.ve/cgi-win/be_alex...).

Particularmente y aunque nos vamos a alejar un poco de nuestro objetivo inicial al escribir este texto, tenemos que decir que el sector agroalimentario, por ejemplo, luce alterado hace ya un siglo con la explotación petrolera que vació nuestros campos (Juan Páez Ávila, 1989, “Chío Zubillaga Perera, Caroreño Universal”. Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas)  y puso  en el alma de quienes ponían sus manos y hombros al surco o  se dedicaban a jopear o pastorear su aprisco, otras ilusiones y expectativas; cuando en realidad nos puso fue a pasar trabajo en muestras barriadas, sobreviviendo en el sector terciario y con trabajos precarios, en la economía informal, como una forma de mejorar el ingreso, (Luís Pedro España, 2009, “Detrás de la pobreza. Diez años después”. Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales. Universidad Católica Andrés Bello. Caracas. P. 41).  

Igualmente, “La cultura del petróleo” de la que da cuenta el antropólogo Rodolfo Quintero (1903-1985) en libro que ya constituye un clásico (Rodolfo Quintero, Historia de las ideas políticas en Venezuela, Cultura del Petróleo, marxismo venezolano. Abstract. This work… www.scielo.org.ve/scielo.php%3scrti...),  nos hizo transitar por el “Largo y tortuoso camino”, para decirlo con la conocida canción de Los Beatles (The long and winding road”, www.musica.com>), el largo camino del llamado modelo rentístico hasta que la contundente realidad actual nos ha hecho despertar y tornar la mirada al campo.  E impone una agenda casi olvidada ya por todos nosotros, en especial los entes del Estado-Nación como los ministerios del ramo económico u otros dedicados a la docencia, la investigación y la extensión, en el caso de las universidades; que, por las demandas tan urgidas del entorno, deben reactivar o reconducir sus centros tradicionales de investigación y/o aplicación docente, convirtiéndolos en medianas y grandes unidades de producción, ¿será eso posible? ¿O será otra ilusión más de tipo neo populista?

Lo ha dicho el nunca bien ponderado ministro Jorge Arreaza al declarar que: “Universidades deben sumarse al Motor Agroalimentario”, (Diario Vea/ Carcas. 1° de marzo de 2016, p. 12), agregando que: “…tenemos que ir hacia la universidad productiva. Hacia la universidad que no solo pide presupuesto, sino que genere ingresos propios y no cobrándole al pueblo (…), dijo que la propuesta es que generen ingresos con servicios y producción que complemente el presupuesto universitario, satisfaciendo necesidades propias, de la comunidad y del país”, (ídem).

Y lo que es ya extraordinario, las universidades se han mostrado muy dispuestas a incorporarse a los planes de impulso de los 14 motores productivos del país, (Últimas Noticias, 2016, 29 de febrero: “Propuesta: El Ejecutivo aseguró estar abierto a recibir los aportes de las casas de educación superior para el desarrollo del país/ Universidades están dispuestas a la producción en todos los rubros/ Ministro Arreaza prometió que apoyarán todas las iniciativas/La Asociación de Rectores advierte que los recursos son necesarios”, Pp. 2-3). Según el reportaje las universidades señalan sus fortalezas en áreas productivas en las que tienen proyectos que ya están desarrollando pero su ampliación y/o profundización depende de los recursos que les asigne el gobierno bolivariano, así la Universidad Simón Bolívar a través de su Laboratorio de Biomecatrónica y Robótica (¡válgame Dios, qué será eso! Y disculpen la ignorancia del cronista), y según Paula Mozzicato, coordinadora de la Fundación de Investigación y Desarrollo de la USB:“… se está trabajando en el diseño de un exoesqueleto lumbar inferior para asistencia a personas con discapacidad, una prótesis inteligente de rodilla para pacientes con amputación transfemoral, así varios proyectos para la industria petrolera de impacto ambiental; en el sector aeronáutico, en alimentos y nutrición, para la actividad pesquera, eléctrica, de petróleo y gas, metalurgia, telecomunicaciones y bioingeniería de tejidos”, (en ob cit). Cuántas cosas, ¿verdad? Es impresionante y como dice nuestro amigo El Ruso: qué ignorantes somos en los personal, pues, y no nos queda más que felicitar a estos universitarios que tanto bien pueden hacer con su actividad, ¿recibirán el aporte financiero del Estado y de la sociedad a fin de que logren sus cometidos?

La UCV, tan admirada por todos y de acuerdo con la Dra. Inírida Rodríguez, su Vicerrectora Académica:
“En siete estaciones experimentales hay producción y venta de hortalizas, flores, frutas, café  (molido, semilla y grano), caraota negra, batata, maíz, frijol, leche, ganado y productos para control de plagas y enfermedades. Igualmente se desarrollan productos sin gluten para regímenes especiales, frutos no convencionales, de contenido proteico y fermentados desde la biotecnología. En el área farmacéutica se elaboran  fórmulas magistrales antiacné, para la prevención de escaras, antienvejecimiento, antiseborreicas, para niños, productos naturales, cápsulas de moringa, zábila y achicoria, repelentes, lágrimas artificiales, jabones y soluciones para acidosis y dolores articulares, tratamiento para intoxicaciones y medicamentos individualizados para pacientes pediátricos y adultos. Entre otros programas, se están produciendo sueros antiofídico, medicamento para la malaria y análisis toxicológicos, por sólo nombrar algunos rubros”, (ídem); de donde se tiene que cuán injustos somos a veces al decir que en  nuestras universidades no se hace nada y no merecen el presupuesto que exigen cada año. Aunque lo cierto es que de toda esa actividad se informa poco, no parece relevante para los periódicos, televisores y radios, a la que hay que agregar ahora innúmeras páginas web.ULA, Núcleo Universitario Rafael Rangel en Trujillo “… tiene la Estación Experimental y de Producción Agrícola Rafael Rangel, ubicada en Monay, donde producen a mediana escala caña de azúcar, la cual se vende al central azucarero más cercano” (…), “desarrolla producción bovina de doble propósito, que resulta en leche y carne, (…); Por último informó  el Prof. Johnny Humbría, presidente de Apula-Trujillo, sobre una granja de gallinas ponedoras y pollos (a pequeña escala) que solo tiene alcance dentro de la Villa Universitaria”; todo a pequeñas escala elaboran también producción de insumos como jabones, antibacteriales y esencias aromáticas, hechos por grupos de investigación de Farmacia y Química, pero sólo internamente debido a la falta de reactivos y otros compuestos de los cuales carecen”, (ídem). ¿Cómo se hará para que toda esa actividad productiva se amplíe?

La Universidad de oriente, UDO, “A través del Parque Tecnológico de la Universidad de Oriente implementa programas de producción animal y de agricultura en los que desarrollan proyectos de  una amplia gama de áreas que incluyen planta de alimentos, unidades avícolas y de procesamiento cárnico y granjas diversificadas. Recientemente activaron en Jusepín, Monagas, el primer galpón avícola inmótico (automatización inteligente), con el que se pretende fomentar un modelo de modernización de granjas que sirva de apoyo al sector en el país. Cuenta con 3.700 pollos que forman parte del ensayo entre la tecnología y la no tecnología que trata de manejar en remoto, a través de teléfonos inteligentes, el suministro de comida de los animales, según reseña la UDO en su Web”, (ídem). Agrega también que “La Universidad de Carabobo, UC, cuenta con el Instituto Biomed, encargado de investigaciones científicas y tecnológicas a través de 13 secciones con actividades inherentes al desarrollo de la biomedicina y las ciencias de la salud. Como en toda casa de estudios de educación superior que contemple esta especialidad, ofrece servicios de consulta médica, odontología y laboratorios, entre ellos el de Microscopía Electrónica y de Biología Molecular, el de Investigaciones Hematológicas, el de Diagnóstico de Variantes Hemoglobínicas “Doctor Tulio Arends”, el de inmunodiagnóstico, el Regional de Diagnóstico e investigaciones de Dengue y otras Enfermedades Virales y el de Investigaciones Microbiológicas”, (ídem); repetimos, cuantas cosas que hacen las universidades y uno las desconoce.

“La Escuela de Agronomía de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, en Lara, actualmente en el Instituto de la Uva de esa casa de estudios produce una parte del fruto para la mesa, vinos y pastas en comparación con años anteriores: sólo se está produciendo la mitad del terreno para comercializar la estaca con fincas que producen uva en el país, aseguró su decano, Nerio Naranjo, quien precisó  que la producción de un excelente vino con sello universitario se realiza gracias sl esfuerzo de los estudiantes, quienes participan de manera educativa pero también con muchas limitaciones, ya que de las 42 hectáreas que poseían la mitad del terreno fue invadida… (…), cuentan con parcelas donde también siembran maíz y girasol, entre otros, con la finalidad de que siempre existan semillas en el Decanato para los nuevos estudiantes y no perder las prácticas por falta de insumos”…(ídem).
Finalmente en el reportaje se menciona a la Universidad del Zulia, LUZ, que mediante convenio con la gobernación “… Iniciaron un proyecto para la siembra de más de 80 hectáreas de sorgo y maíz, producción que será destinada a la elaboración de alimento concentrado para animales de la región. El proyecto se desarrollará  en tres granjas experimentales de LUZ, donde además se contempla el cultivo de plantas de valor proteico, como Tithonia y Moringa, para un mejor engorde de los rebaños. El gobernador Francisco Arias Cárdenas informó además que, en los próximos días, estará firmando convenios similares con la UBV y la Universidad del Sur del Lago para la siembra de otros rubros, así como para la producción agroalimentaria”, (ídem).
 Agrega la información que: “Cabe destacar que, muchos años atrás, las granjas experimentales cultivaban ciertos rubros, pero no a escala de producción, sino como un aula para los estudiantes de la Facultad de Agronomía de LUZ. Hace unos cinco años, aproximadamente, decayeron las granjas La Esperanza, Alto Viento y Ana María Campo; tanto, que en estas dos últimas en varias ocasiones fueron invadidas por campesinos y movimientos que exigían la construcción de viviendas en esos espacios”, (ídem).

La universidad Pedagógica Experimental Libertador, UPEL, con sus 8 núcleos distribuidos en todo el país, que a su vez tiene otras extensiones, aunque no se menciona en el citado reportaje in extenso, puede también ofrecer sus granjas integrales de producción o centros de aplicación, básicamente con fines didácticos para familiarizar a sus estudiantes de pedagogía con los procesos de producción agrícola  y pecuaria (www.publicaciones.uvm.edu.ve/../178). Sobre lo cual el equipo de investigaciones de Últimas Noticias pudiera incluir en otro reportaje especial, que sería de agradecer.
Pero, a todas estas,  en semejante contexto, ¿qué papel viene a jugar un modesto centro de investigación al que somos cercanos, por cierto, y que recientemente realizara su reunión ordinaria para la renovación de su directivos y definir estrategias de acción; centro donde por cierto nos publicara una contribución modestamente adscrita a alguna de sus líneas de investigación, como es el de Historia social e institucional de la educación y la pedagogía, (Luís Beltrán Saavedra Mata, 2002, “De la Escuela Artesanal Lara a la Escuela Técnica Industrial de Barquisimeto, 1944-1969”, Ed. Fundación Buría. www.libroonline.com>Librero Online>).

¿Se podrá considerar el referido centro de investigación un “Tanque de pensamiento”? (Un think tank o tanque de pensamiento o tanque de ideas, es una institución o grupos de expertos de naturaleza investigadora en el ámbito de las ciencias sociales, vinculada o no a  partidos políticos o grupos de presión, pero que s e caracteriza por algún tipo de orientación ideológica marcad de… http://es.wikipedia.org/wiki/Tanque_de_pensamiento).  
Por cierto, si aplica el concepto en este caso,  Tanque que investiga sobre uno de los aspectos particularmente significativos del quehacer intelectual  como es la historia de la ideas y la cultura, además de aportar a la comprensión de los procesos históricos de la educación y pedagogía, suministrando rubros para la toma de decisiones en las políticas pública en educación y cultura del Estado venezolano, ya que aunque pocos lo recordarán por ironías del proceso bolivariano que ha producido “cambios dirructivos” (Moisés Naím, 2014, El fin del poder, Libros El Nacional, Caracas, p. 31 y ss), la UPEL estatutariamente es la universidad asesora del Estado en materia de educación; pero el actual ministro de ecuación, el colega Rodulfo Pérez considera que La Upel es un veneno (La UPEL es un veneno-Por Luís Saavedra, www.aporrea.org/educacion/a217495.htm, 20 Nov 2015).
Por eso nos volvemos a preguntar: ¿Será esto menos importante? Esto es, la investigación histórico-documental que desvela los nudos críticos de nuestra identidad y pertenencia como pueblo latinoamericano y caribeño no parece menos importante que el cultivo de rubros agrícolas, pecuarios o las investigaciones en medicina. Remarcamos, pues: La reafirmación de la cultura y la identidad, ¿será menos importante que el cultivo de una granja piscícola, avícula y de otras ramas similares? ¿Qué dirán al respecto desde el Centro Nacional de Historia? ¿O será precisamente parte de lo que vienen haciendo y proponiendo? ¿Es harina de otro costal? Reflexionemos, pues.

Los rectores venezolanos, muchos con sus períodos ya vencidos (porque los burócratas de la Revolución Bolivariana, que son legión no les gusta la democracia participativa en las universidades, mucho menos si son las universidades experimentales de nuevos tipo o adscritas al programa Alma Matar, la verdad sea dicha), por eso nuestras autoridades de universidades autónomas o experimentales tradicionales consumen un largo “bono bolivariano” y continúan sin embargo impertérritos, exigiendo presupuesto como se puede apreciar en el reportaje de Últimas Noticias ya aludido.
Allí,  aparte de la presidenta de AVERU y rectora de la UCV, Dra. García Arocha quien ha sido claro y contundente, sorprendentemente, resultó ser el Sr. rector de la UPEL, Prof. López Sayago. En efecto, en declaraciones ofrecidas al Universal señaló que hace un llamado perentorio al Ejecutivo Nacional “… para que resuelva la situación de las casas de estudio, porque son ellas las encargadas de formal a los profesionales que trabajan para impulsar el desarrollo del país”; agrega que aunque no paralizarán las actividades, “las universidades se mantendrá firmes en sus espacios para reclamar sus derechos”, agregando la denuncia que el Gobierno asigna una cuota caprichosa, obligando con ello a reprogramar con esos recursos insuficientes.
 Asimismo, nuestro rector introduce otra protesta también, a saber que el “…Sistema Centralizado y Estandarizado de Compras Públicas, ya entiende que cercena la autonomía financiera y presupuestaria, queriendo someter a la universidad venezolana a ese mecanismo; sobre el llamado del ministro Arreaza a las universidades para que produzcan recursos propios, López Sayago reiteró que la academia durante años ha realizado investigaciones que ha producido capital, pero que en los últimos años están han mermado debido al cierre de empresas privadas que financiaba los proyectos de investigación y la falta de presupuesto para desarrollar esta área; de tal suerte que la Upel va prácticamente hacia un cierre técnico, ya que desde enero de este año no recibe recursos (El Universal digital).

¿Habrá quien diga que la investigación social no sea relevante para comprender históricamente ese problema? Probablemente no esté demás repetir la conocida frase de Marx Bloch relativa a que la incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado, pero que de nada vale detenerse en las perplejidades de ese pasado sólo por huera erudición, si las preguntas no son relevantes para ayudar a resolver los dilemas de las generaciones actuales, (www.introduccionalahistoria.files.wordp...) El lector sabrá descifrar la lógica de sentido que entrañan las declaraciones de AVERU, si sus voceros apoyan las líneas de acción del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología o la contradicen y apuestan por “La salida” en la encrucijada actual, y como los investigadores y creadores de los centros de investigación pueden ser muy críticos con uno u otro sector político que hegemonizan las fuerzas sociales, sin dejarse trasquilar los moños y dormirse, como el estudiante de “El Acercamiento a Almotásim”, ser críticos porque como en “El Cautivo”, aquel intrincado cuento del Jorge Luís Borges, los rectores AVERU se dejan llevar por las preferencia éticas, estéticas y políticas que propala un solo sector, la MUD.  Véase la cautivante prosa de Borges: “El hombre, trabajado por el desierto y por la vida bárbara, ya no sabía oír las palabras de la lengua natal, pero se dejó conducir, indiferente y dócil, hasta la puerta de la casa. Ahí se detuvo, tal vez porque los otros se detuvieron”. (Jorge Luís Borges: “El cautivo”, en Narraciones. Editorial Oveja negra.  Bogotá. 1983, p. 153).  

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5226 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a225938.htmlCd0NV CAC = Y co = US