Los que salimos a defender la revolución el 6D, no nos calamos que los que se rindieron marquen la agenda

5.600.000 Chavistas que salimos el 6D a defender la revolución no podemos quedarnos callados ni de brazos cruzados mientras los que se abstuvieron, o peor, votaron en contra, ahora vengan y pretendan que la revolución debe hacerse a su modo.

Amamos profundamente la democracia; por lo tanto, no podemos aceptar que una minoría se imponga sobre la mayoría. Si poco mas de 2 millones de “Chavistas” decidieron no defender la revolución y quedarse enchinchorrados bien cómodos en su casita, para después usar lo que ellos mismos ayudaron a crear (la derrota electoral) en su propio beneficio pasándose por encima a todos y todas.

¿Por qué?

¡Muy simple!... Porque normalmente cuando el pueblo está en desacuerdo con algo, o una parte del pueblo en su caso, lo está, lo que este pueblo o parte de él hace es manifestarse rotundamente. Así pasa cuando los empleados de una empresa se manifiestan en desacuerdo con las políticas de su patrono, estos se reúnen y deciden manifestarse, ya sea, con marchas, agrupaciones, foros, y trata de ganarse a la mayoría de sus colegas obreros y empleados. Habla y discute con el sindicato o sindicatos de empresas y de conseguir apoyo pueden lanzarse a una consulta para saber en dónde está la mayoría de la opinión de los empleados y después, por supuesto, respeta ese resultado.

No se la pasa de chisme en chisme y pretendiendo que no se les escuche sino que se les obedezca.

¿Qué quiero decir?

Los inconformes con el gobierno y el partido tienen, tuvieron y siguen teniendo las herramientas democráticas en donde y como canalizar sus inquietudes políticas. Han tenido y siguen teniendo las herramientas jurídicas y judiciales por donde canalizar sus demandas y juicios. Pero NO. Esta gente no es de tomar el control de su propia inconformidad y como muchacho malcriado pretende que sea el padre o madre que venga y le solucione su conflicto emocional y existencial.

Yo no vi, ni he visto marchas organizadas a nivel estadal y menos a nivel nacional de grandes concentraciones y marchas con destino a la sede central del PSUV, ya sea regional o nacional y manifestarse en contra de lo que sea.

Lo que si he visto y sigo viendo son algunos personajes, incluso agrupaciones que al no encontrar apoyo masivo a sus planteamientos prefirieron ir horadando el camino e ir llenando de dudas al proceso desde sus cómodas posiciones. Nunca fueron al combate de sus ideas, como debe ser, solo desde sus teclados y sus programas de radio, aprovechándose del mismo espacio que la propia revolución les ha dado. No creo que ellos crean en la democracia, ya que de hacerlo, se hubiesen dedicado a saber si eran mayoría dentro de nuestras filas o no. Solos se lo creyeron, ya que se tragaban lo que ellos mismos escribían.

¿Resultados?

Bueno, se enteraron que ellos no eran la mayoría, de forma que nos condenaron a todos. 5.600.000 Chavistas que salimos a defender la revolución y poco más de 2 millones de abstencionistas se rindieron al enemigo.

¿Y qué es lo peor?

¡Que dentro de sus mentes ellos se sienten ganadores!... ¿Qué ganaron?

Yo no me calo que ahora vengan Giordani, Navarro y Ana Elisa Osorio y pretendan dictarnos que hacer, cuando ellos mismos que formaron parte del gobierno durante años y nunca fueron críticos, aun teniendo el poder de convocar medios y dar ruedas de prensa. Incluso a nivel personal. Solo se manifestaron una vez les sacaron del gobierno.

¿Cómo confiar en estas personas que solo se volvieron críticas al salir del cambur que tenían?

Y qué decir de las agrupaciones de nuevo cuño, que nunca salieron a la calle a ganarse el favor de las mayorías. Solo se vieron en foros muy privados y exquisitos y, por supuesto, desde sus trincheras de opinión si disparaban a mansalva, y como muchacho malcriado otra vez: “Es que el PSUV no me escucha…” “Es que Maduro no me cae…”

Esta nueva elite política ha abrazado y hecho para sí el término de “Politica 2.0” y como ellos juran que esa es la nueva forma de hacer política, por supuesto esperan que tener una lista de seguidores de 300.000 personas en Twitter o facebook, es como si hicieran una marcha a pie por media Caracas a la sede del PSUV y demandar atención o entregar sus escritos y denuncias.

Lo que no saben tampoco, es que esa politik 2.0 también puede ser solo un “Trending Topic” y lo que fue un TT hoy, mañana puede caer en el olvido.

Tampoco han de saber que deben pensar aquellos que se han ganado a pulso y calle sus estatus y reconocimientos en la revolución y ahora detentan cargos y puestos dentro del gobierno o son gobiernos regionales o municipales. A punta de altavoz y calle.

¿Cómo deben sentirse estos personajes al enterarse que el 73 % de la población Chavista salió y no hizo caso de la propaganda, que con cierta carga de realidad se impuso, y votó, rodilla en tierra, siguiendo el llamado de nuestro líder de: UNIDAD, UNIDAD, UNIDAD?

¿Acaso lo valoran?

¡¿O van a decir que los 5,6 millones que votaron lo hicieron amenazados o coaccionados?

Yo sí puedo decir que los que se abstuvieron, lo hicieron bajo coacción mediática y envenenamiento constante contra el gobierno.

Se abstuvieron bajo la seguridad de que era el gobierno el culpable de la situación. Casi con seguridad dejaban de lado la “guerra económica”, la guerra psicológica y el ataque a la moneda. Esas cosas eran casi inventos del gobierno. Algunos articulistas así lo dejaban saber.

Yo no quiero ocultar todas las incomodidades que se padecieron y siguen padeciendo, lo que si no me van a doblegar es en estar “consciente” de donde viene el ataque y con qué intención lo hace. Lo que hace e hizo el gobierno, lo que resultaba y lo que no, pero, rodilla en tierra. Con conciencia revolucionaria. Con mi corazón y mi alma en el proceso.

Con la conciencia que si quiero un cambio debo hacerlo por dentro y no entregando el proceso al enemigo. NO me imagino que en medio de una guerra de verdad mi pelotón se rinda al enemigo entregándonos por disentir de mi unidad porque siento que no están haciendo las cosas como “yo pienso”. Al enemigo se le combate, no se les da espacios. Cualquier espacio que se les dé puede ser usado para nuestra propia destrucción.

Ante todo este panorama no me la calo. No me calo que esta minoría actúe como si ellos fuesen la mayoría y como si ellos fuesen los que los números de las elecciones hayan favorecido. Están tan embriagados con la derrota que sufrimos que la ven como una victoria. Tan embriagados están que actúan como si fuesen oposición. “ahora voy por ti Maduro…” me pareciera escucharles entre dientes.

No han sabido leer los números, no se han enterado, que ellos, los abstencionistas, los anti-gobierno o anti-maduro, como mejor se sientan, también perdieron. Los comicios también fue la gran encuesta de opinión:

LOS QUE ESTABAN RODILLA EN TIERRA Y LOS QUE NO.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3486 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas