Luis Britto García, con mi respeto y dudas, lo emplazo

Es una falta de respeto, plantearse y hacer público alguna diferencia con Luis Brito García. En un supuesto negado, que uno tenga más o menos la media certeza, que tiene una ñinguita de razón; aun  así, ponerse frente a ese monumento que Luis Brito García, es una auténtica falta de respeto.

Consciente de este hecho, espero que nadie lea esto y no sepa nada de lo aquí trato y así estoy segura,  que mi  falta de respeto pasa agachada.

Es perfecto y nada objetable, que sin oírlo de la boca de algún sobresaliente pitiyanqui de la MUD, su plan sea una privatización de PDVSA porque por eso vinieron el 11-A y por ese motivo están jugando al mismo tiempo, un juego con  más de dos cartas. La carta electoral, la del golpe y la de la intervención. No es casual, que se hayan burlado de la incursión de un avión del comando sur de los EEUU sobre el espacio aéreo venezolano. Así que uno puede imaginarse (no equivocándose además) un posible mitin de la MUD con unos cuatro fanáticos venezolanos anti venezolanos, oír clarito y tajante: “¡Turba que me escucha, juramos privatizar PDVSA, porque ya tratamos de privatizarla una vez!  (...) ¡Chusma que me oyes, sabes que en cuanto privaticemos las industrias básicas, nuestro programa se cumplirá! "¡Reduciremos el gasto social de 60,7% del presupuesto que se invierte ahora, al 37,2% de 1988!”. Esa diferencia de 23,5%, que no es una concha de ajo,  nos la cogeremos nosotros; agregaría yo (ver artículo de Luis Brito García del domingo 22)

Díganme ustedes amigas lectoras y lectores si yo, una simple mujer de la mesa de Guanipa, que después de trabajar 30 años en una destacada universidad y que tienen que pasarse más de tres días en la ciudad de Barcelona para juntar unos realitos extra y completar para mis reparaciones estomacales, de tensión y diabetes, puedo ponerme a encontrarle a estas precisas y magistrales expresiones de Luis Brito García, cinco patas que no tiene o no parecen tener. ¿Puedo yo decir que Luis Brito García  tongonea con esta excelente descripción de lo que la MUD lleva por dentro, pero que no dice? ¿Puedo cuestionar esto? No. Ese es el discurso que la MUD lleva por dentro, pero que no hoy no puede decir y Luis Brito nos lo presenta magistralmente.

Luis Brito García tiene esa cualidad de proyectarse sin pelarse en nada. Los maestros son así.  Un maestro, como Luis Brito García, que es un maestro de maestros, no tiene una probabilidad  de pelarse, bajo cualquier dimensión que coloque la evaluación de la probabilidad. 

Pero hay otra cara del asunto que percibo que una institución como Luis Brito García no debería obviar, porque en eso también nos jugamos el pellejo. Sabemos y conocemos que este discurso con sus promesas que no es capaz de exteriorizar hoy  la MUD, pero que tiene entre sus manos, tal cual lo recoge Luis Brito García en su "Promesas Electorales Sinceras", es un lado de la realidad. Hay otra realidad que debemos tener presente o muy presente hoy, el 6-D y después del 6-D

De este lado de la política tenemos una situación real y que es hoy una bendición, pero puede resultar en una  morisqueta, como se decía en mis tiempos de niña por Margarita. La inclusión es una realidad incuestionable y ha sido posible gracias a un plan de emergencia,  que en su oportunidad  Larrazábal llamó de una manera y nosotros hoy,  denominamos “misiones” y “Grandes misiones”. Eso ha sido posible entre otras cosas, sacándole el jugo a la renta y dejando a los ricos sin quitarle un pelito. Tenemos casi una política fiscal  y tributaria en los mismos términos que lo tenía la IV República. El Estado se echó esa carga encima con la renta petrolera y en verdad en este proceso no privatizaremos a PDVSA, pero es posible (solo pienso) podemos estar estrangulándola con esa carga tan grande que se le ha colocado en los hombros. Colocamos esa carga sobre PDVSA, pero por nada,  proponemos un cambio radical en una política fiscal y tributaria, que peche al capital y a los bancos, que ganan mucho y además  nos juegan quiquiriguiqui.

No será posible oírles a los líderes de la revolución, una propuesta radical sobre el sistema tributario. Tenemos PDVSA. Esto que estamos haciendo con PDVSA y con una política tributaria, es  están igual a  la política tributaria de la IV, pero estamos como limitando a PDVSA sin privatizarla. Es posible que sea la misma enfermedad.

Maestro Luis Brito García, dígame si miento. He  leído  muchos escritos y  también algunas de sus declaraciones en las cuales se ha pronunciado por suspender los tratados de no doble tributación; que es el recurso utilizado por las transnacionales para evadir pagos de sus impuesto” ¿Le han oído? ¿No se imagina también, un discurso de uno de los nuestros en los cuales nos digan: ¡Camaradas!, si creen que una revolución del siglo XXI tiene entre sus objetivos, cobrarle a las transnacionales los impuestos que deben pagar a la nación, están totalmente equivocados? ¡Bobos! Sepan camaradas, que para evitar eso, nos ingeniamos y decidimos por ley habilitante, tener otra carta sobre la manga que llamamos las Zonas Económicas especiales. Están pasados de pendejos y pendejas, si piensan  que vamos a eliminar el tratado de no doble tributación. A esa imposibilidad, le metimos un seguro con las Zonas Económicas Especiales, que como podrán haber comprobado no está en el Programa Patria porque “nuestro” padre habló de equilibrio territorial y nosotros estamos diceindole al capital las ZEE son suyas y no pagan nada.

Así como la MUD tiene sus promesas y políticas que usted la describí perfectamente en este artículo del domingo y que no serán capaces de expresar y explicar. La revolución que está supuestamente del otro lado de la política, no dice cosas que haces, que no van muy en sintonía con el anticapitalismo que pregonamos.

¿No fue acaso la deuda una de las “obras” más "destacada" de la IV República? Si esa fue una “obra” de la IV con sus consecuencias y que tuvimos cuestionando como política, por qué la revolución me dice (y lo comparto) de asegurar el bien más preciado que tenemos (¡la independencia!) y vamos cada vez incrementando la deuda. Esto hasta donde puedo intuir, es un riego para la independencia. El endeudamiento viene siendo insostenible y no hay muchos que sean capaces de decirle al gobierno: Esto  no es construir una patria soberana. Usted creo que tiene moral e intelectualmente la solvencia para que cosas como estas, que está haciendo la revolución, no se continúen.

Le hable de mi caso 30 años trabajando en una universidad y debo matar mis tigritos para vivir y pagar medicamentos. Menos mal que no he pensado (ni lo voy a pensar tampoco) en tratamiento de latonería y pintura, porque el viejo que tengo, me quiera así, estropeadíta  como estoy. El viejo con el cual he compartido un montón de años, se anima  (a veces) y lo gozamos. Yo con 30 años y matando tigritos no he podido comprarme un carrito y he visto (no me lo contaron), que en Anzoátegui se vende pero muy escondido y luego lo bachaquean. La revolución me promete acabar con la corrupción, pero no acaban y pienso o me imagino por lo que veo en Anzoátegui, que nos dicen: ¡Pendejos!, si no se avispan vamos a seguir haciéndonos ricos con los dineros de las alcaldías, de los contratos de PDVSA y de la Gobernación.

Así que en otra versión, pero de este lado puedo imaginarme oír a uno de nuestros líderes decir: “Camaradas que se han acostumbrado a vivir de las misiones, vamos a seguir con este plan tal como se ha sostenido, pero sin quitarle nada a los pelucones. Para esos están ustedes que pagan IVA y con eso y la deuda arreglamos el asunto.

Me imagino un discurso que no podre oír a uno de este lado decirlo, pero es seguro imaginárselo  y verlo en la práctica: ¡Pendejos! Sin no se ponen las pilas, vamos a seguirle “pulverizando el salario”.

Votemos el 6D por la  revolución, pero comencemos a dejar de ser pendejos y considerar que la distribución igual de la riqueza, pasa primero por una política fiscal que conciba que en Venezuela hay clases sociales y una de ellas, son los capitalistas, que son los que más tienen y más ganan. Para hacer iguales hay que romper con eso y esto será posible con una reforma tributaria de fondo. Eso quiere decir, que Juan Bimba, no puede ni tiene que pagar por una franela, un IVA en los mismos términos o cantidad que  lo paga el gran pelucón con sus otros peluconsitos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4407 veces.



Amaranta Roja


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Amaranta Rojas

Amaranta Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a217725.htmlCd0NV CAC = Y co = US