Moralizar a la sociedad, la libertad y las ZEE

Demandar de las mentes racionales, de nuestros paisanos que fungen de nuestros líderes, del Gobierno Nacional la necesidad de moralizar a la sociedad, no deja de ser una pura paja si no tenemos en mente los valores fundamentales que gobiernen nuestras acciones de vida, a nuestras prácticas de vida como educadores, como dirigentes. Hablemos de la libertad. La libertad en sí misma es un galimatías. Veamos de cuál libertad hablamos ¿la libertad del dejar hacer, o la libertad del hacer?.

La Libertad

La libertad del “dejar hacer”,  es una libertad negativa, es decir, se es libre si la sociedad deja hacer al hombre lo que quiera. Es a su vez una libertad incondicional e irresponsable. El individuo reclama libertad para hacer lo que quiera. Que no haya ningún control o ninguna instancia superior a la voluntad del individuo de hacer lo que le plazca y al costo que sea. Parece una locura, pero no lo es. Esta idea de libertad es defendida, promovida, practicada, teorizada, divulgada por el liberalismo, por los capitalistas. Claro que lo hace después de haberse apropiado de la vida del resto de la humanidad, de haber instaurado su sistema de organizar la sociedad, controlado e impuesto las relaciones de producción, hecho las leyes, la historia, luego de haberse enseñoreado del lenguaje, de las relaciones de poder dentro de la familia. Luego de todo esto los capitalistas reclaman libertad de hacer, de deja hacer al Estado que se supone rinde cuenta a toda la sociedad. Sin controles, sin Estado regulador y cobrador de impuestos; sin Estado que norme sobre el trabajo, sobre la educación y sobre la salud, que no regule sobre la explotación y modificación de la naturaleza. Pero que sí se ocupe en algo, en contralar algo: a los pobres. El estado, para los capitalistas está ahí no solo para facilitarles a los ricos poderosos el hacer lo que sea para maximizar sus ganancias, también para reprimir a los pobres, que los contenga cuando estos se rebelen y se vea amenazada su libertad (recuerden el 27 de febrero. Caso emblemático).

Hay otra concepción de libertad. Una libertad positiva. En un sentido general, todo mundo puede hacer sus proyectos personales, pero a condición de rendirle cuentas a la sociedad. Esto quiere decir, que dentro de la sociedad se es libre por la acción consciente de nuestros actos y por tomar   responsabilidad de sus consecuencias. En un sentido más estricto, luego de haberse organizado la sociedad sobre intereses comunes de sus individuos, todos podemos ejercer la libertad, inclusive, atentando contra la sociedad misma, siempre y cuando asumamos las consecuencias de nuestras acciones.

Así se hacen las revoluciones, por ejemplo, con un sentido responsable y un poco trágico de la voluntad, de la  libertad. Las consecuencias pueden ser la cárcel o la victoria, o la muerte (recordemos a Chávez el 4 de febrero asumiendo el comando de la rebelión militar). Por la cárcel o por la victoria  uno debe ser responsable.

Hay una distancia ideológica fundamental entre la actitud altanera de la burguesía, sabiéndose dueña y señora de la sociedad, que cuando la despoja, la aterroriza, cuando delinque no se hace responsable de sus actos ante ninguna Ley ni persona (chillan cada vez que se le aplican las sanciones que convienen a sus leyes), y el compromiso moral del revolucionario con la verdad de sus actos, con la libertad que suponen sus actos. Para el revolucionario –es decir, para aquel que quiere cambiar el sistema donde los poderosos hacen lo que les da la gana; explotan a los hombres y a la naturaleza sin rendir cuenta a nadie-, su libertad es su responsabilidad, ejercer su voluntad sin negar la realidad, su existencia y su valor sancionador, y aun así querer cambiarla siempre, con el objeto de ponerla al servicio de toda la humanidad. 

La libertad capitalista a costa de la libertad revolucionaria

La libertad para abusar de los demás, en el capitalismo es su valor fundamental, y del capitalismo es su ética, y ya volveremos a eso. Pero la libertad socialista está supeditada a los valores socialista fundamentales que la hacen posible. El socialismo es igualdad de oportunidades reales. Es igualdad de oportunidades para nacer, para alimentarse bien, para crecer y tener una buena educación y buena salud, para tener trabajo digno y creativo y tiempo de ocio. El socialismo es solidaridad y respeto por los demás. El socialismo es el punto de no retorna a la esclavitud capitalista, es revolución permanente, y todo aquello que dice Fidel que es la revolución[i]. Por eso libertad en socialismo es la conquista de los valores socialistas; somos libres porque nos trazamos una meta, porque tenemos un proyecto (así diría Sartre) y lo vamos a realizar. Nada fácil, pero el trabajo hacia el socialismo nos libera al tiempo que nos hace hombres (y mujeres)

La libertad capitalista es la libertad de los abusadores de hacer lo que les dé la gana, es el deja hacer  a los poderosos lo que quieran, en nombre de la ganancia, de la explotación, de expropiarse de la plusvalía del trabajo. Es a su vez el suplicio de las mayorías y la esclavitud de todos.

El dejar hacer es su ética salvaje. Hoy es esa falsa ética la que mantiene encendida a Venezuela. Y ahora más con la imposición, por parte del Gobierno Nacional de las Zonas Económicas Especiales.

Citamos algunos Artículos de la famosa Ley para que se entienda el asunto:

Autorización de operaciones: Artículo 16. El Ejecutivo Nacional … …podrá otorgar autorización para la ejecución de operaciones inherentes a la movilización de las mercancías destinadas en las Zonas de Desarrollo Estratégico Nacional y Zonas Económicas Especiales que establece este Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley.

Restricciones aduaneras liberadas: Artículo 17. El Presidente o Presidenta de la República”… … “podrá liberar de restricciones arancelarias y para-arancelarias, la importación de mercancías, bienes y servicios destinados a la construcción de la infraestructura e instalaciones, así como las materias primas que requieran las empresas autorizadas a operar en el ámbito geográfico de dichas zonas. Queda excluido lo asociado a normativas de carácter sanitario, zoosanitario, fitosanitario y los que respondan a razones de defensa y seguridad nacional. (Aquí se confirma el “espíritu” neoliberal de esta ley. Pero, hay que atender a esto “así como las materias primas que requieran las empresas autorizadas a operar en el ámbito geográfico”. Me pregunto quién asesoraría al presidente de la república para saber cuáles son las materias primas que requieren las empresas a autorizar…)

Descarga directa: Artículo 18.” Las empresas que se instalen en las Zonas de Desarrollo Estratégico y en las Zonas Económicas Especiales podrán optar por el procedimiento de despacho o descarga directa previsto en la Ley Orgánica de Aduanas” (Aquí debemos leer en la ley de aduanas lo que señala al respecto del “Despacho o descarga directa”, es muy elocuente….)

Liberación y suspensión de tributos: Artículo 19. El pago de los impuestos que se causen por la importación y adquisición de bienes y servicios destinados a la construcción de la infraestructura e instalaciones, así como las materias primas que requieran las empresas autorizadas a operar en el ámbito geográfico de las Zonas de Desarrollo Estratégico y en las Zonas Económicas Especiales, podrán quedar suspendidos hasta tanto se inicien las operaciones de la empresa.  El Presidente o Presidenta de la República, podrá establecer un régimen suspensivo para el pago del impuesto sobre la renta que se cause por los enriquecimientos obtenidos por las empresas instaladas en dichas Zonas de Desarrollo Estratégico y Económicas Especiales, hasta tanto se inicien sus operaciones regulares y con un marco de gradualidad en el mismo atendiendo metas de producción.

Pago de tributos: Artículo 21. Las empresas autorizadas a operar en el ámbito geográfico de las Zonas de Desarrollo Estratégico y en las Zonas Económicas Especiales retendrán la totalidad del Impuesto al Valor Agregado que le haya sido facturado y lo enterarán conforme al cronograma de amortización que al efecto indique el Presidente o Presidenta de la República mediante Decreto. Los proveedores tendrán derecho a deducir la totalidad de las retenciones, aún cuando ellas no hubieren

Los impuestos de importación y sobre la renta, serán amortizados a partir del momento en que se inicien las operaciones de la empresa, conforme al cronograma de amortización que establezca el Presidente o Presidenta de la República mediante Decreto.

Prohibición:  Artículo 22. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo referido a la satisfacción del mercado local, las empresas autorizadas a operar en el ámbito geográfico de las Zonas de Desarrollo Estratégico y en las Zonas Económicas Especiales sólo podrán vender directamente a través de las redes o cadenas de establecimientos operadas por dichas empresas o sus empresas matrices, a empresas estatales que determine el Ejecutivo Nacional, o efectuar su exportación libremente.

La ética, como dicen, es una disciplina que da cuenta de las opciones. Es importante saber cuál es la opción del Gobierno, a la hora de moralizar a la sociedad. Una opción anula la otra. No se puede optar por un militante comunista que a su vez le sea estimulado el  egoísmo, el consumo, la competencia. No tiene sentido tomar partido por un sistema socialista, de planificación económica, de administración centralizada de la economía, de la educación, la salud, las políticas sanitarias y ambientales y al mismo tiempo crear Zonas donde se deja abierta la posibilidad de liberar estos controles necesarios. En esta Ley, que cada vez cobra más importancia, se deja hacer  a los “inversionistas” prácticamente lo que les dé su gana, para sus necesidades irrefrenables de ganancia. Se los libera de sus compromisos arancelarios, impositivos y de las obligaciones laborales que estipulan las leyes, además se les permite comercializar fuera del país sus productos sin restricciones.

Continuamos con nuestras grandes contradicciones de clase. Seguimos al capitalismo que pulsa a favor de la máxima ganancia, confrontado a la salud física y moral de los trabajadores. El dejar hacer capitalista estimula el bachaqueo, pasando por el robo y la especulación de los importadores y comerciantes privados; la corrupción de los funcionarios públicos, hasta la desforestación y contaminación. Se estimula la explotación del carbón, la contaminación por ejemplo de las coqueras, en el municipio Lobatera del Estado Táchira, también en el Estado Zulia; de oro en Guayana, y de todo lo que desconocemos que pasará en el estado Aragua, Monagas y Anzoátegui…


[i] Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que deba ser cambiado; es igualdad y libertad plena; es ser tratado y  tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas; revolución es unidad, independencia, luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que la base de nuestro patriotismo, de nuestros socialismo, de nuestros internacionalismo.  Fidel Castro.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1413 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: