Pildoritas 226 (año VII)

¡Transigir, nunca, ni en estas fechas¡

La costumbre o tradición en estas fechas es que hagamos un alto en el que dejemos como en remojo las cosas negativas que de alguna manera han hecho que las relaciones entre vecinos, compañeros de trabajo, incluso en el núcleo familiar hayan podido ser motivo de desavenencias, distanciamientos o rompimiento de la comunicación.

Es lo normal y es lo que debería operar para que la tradición se mantenga, pero como siempre hay un pero, aquí como en todo país, que busca generar cambios para mejorar los entuertos de gobernantes que frustraron las aspiraciones del pueblo, el cual cansado optó por una revolución a sabiendas de las dificultades con que se iba a encontrar, es muy difícil cuando existen fuerzas malignas que se resisten a aceptar las transformaciones necesarias de la sociedad, en la búsqueda de mejorar los niveles de vida por los que el pueblo como aquí, se ha pronunciado una y otra vez.

Cuando es difícil y a veces imposible, entenderse o hacerle entender a quienes no tienen la razón y se encuadran en un sector. que se niega a aceptar o siquiera indagar sobre la realidad, pero que además hipoteca su voluntad a intereses foráneos, no se puede ceder ni un ápice, así estemos en una época del año en que todo se maneja bajo el supuesto de la paz y el amor simplemente porque a quienes creemos en este proceso no nos queda otra alternativa que ejercer el derecho a la defensa.

Por ello de palabra y hechos hay que mantener un discurso en el que quede claro, nuestra disposición a enfrentar a quienes mantienen el hacha de la guerra activa, y los ataques no cesan, hasta el punto de causarle al país, a todo el país, no solo al sector identificado con la Revolución un daño que hoy se refleja en la caída abrupta de los precios del petróleo, las anunciadas sanciones a funcionarios del Estado venezolano, la continuidad en el financiamiento de acciones conspirativas, sin importarles las consecuencias, con tal de repetir aquí, aun no por la vía de una invasión armada que no se descarta, lo que durante más de 50 años hicieron con Cuba, a pesar del supuesto fracaso que hoy parecieran aceptar, en una sospechosa conducta que muchos aun no creemos, pues el objetivo real es acabar de cualquier manera con ese faro de luz que ese, en territorio, pequeño país, pero inmenso en dignidad ha sido para todos los pueblos que queremos ser libres y soberanos.

Por ello la cabeza de playa sembrada por el imperio aquí en Venezuela y cuyo capital humano está representado por una derecha apátrida en su totalidad, pues si un sector de ella actúa abiertamente causando caos y muerte, el otro calla y otorga y por lo tanto se hace acreedor a las mismas responsabilidades, de quienes han pensado que a través del terror que le han hecho vivir a gran parte de la familia venezolana, pueden acceder al poder.

En el doble rasero, es la doble moral con la que ya no engañan a nadie y entonces, aun en estas fechas no se puede transigir con ellos y hay que salir al ruedo a enfrentarlos como lo está haciendo el gobierno, desde el Presidente para abajo, cada quien desde su trinchera, convencidos de que si, a pesar de los arteros ataques, que incluyen un golpe de estado, asesinatos selectivos, terrorismo que pretendió ser la guerra total, la muerte provocada del gigante de lo cual la mayoría está convencida y algún día se probará suficientemente, no han podido hasta ahora, tampoco podrán con sus planes perversos que no tienen empacho en anunciar, van a ser terribles para el próximo año, cuando bien sabemos se llevará a cabo una elección de vital importancia para la Patria y su futuro.

Estas fechas, pues, han de servir, para decirle al niño Jesús que sabemos contamos con Él, aun a sabiendas de que como una empresa humana como la revolución ha cometido errores y equivocaciones, que por fuerza van a tener que rectificarse, para ello existe voluntad política y una base legal suficiente, como para asestarle golpes definitivos a las mafias que aún persisten en la Administración Pública, la designación de un brillante funcionario como Dante Rivas, para que arrase con las alcabalas creadas para operar a favor de los corruptos, la de Bernal para que le meta el diente a las policías que han instituido la matraca y el chantaje, la creación de una comisión de alto nivel contra la corrupción y la modificación de la ley respectiva para hacerla más severa son muy buenas señales que ya está mostrando logros, ello forma parte de un abanico de medidas y acciones que hay que emprender sin dilación, para que actúen como misiles destructivos de los planes que parecieran minar, con mucha facilidad, las bases del Proceso Revolucionario.

El 2015 será un año de decisiones en el que la Revolución Bolivariana tiene que vencer, no podemos pasar por la experiencia que vivió por ejemplo la Nicaragua de Sandino, que vio interrumpido su proceso con el triunfo de la contrarrevolución, impuesto por el gobierno gringo o lo más reciente en Chile, con el nefasto gobierno neoliberal, afortunadamente en ambos casos con una rectificación popular que debería servirnos de ejemplo.

Feliz Navidad para quienes este, mi séptimo año, en esta página, me han hecho el honor, unos de leerme, otros de opinar y también unos cuantos para insultarme, lo cual demuestra que los escuálidos también leen Aporrea a cuyos creadores agradezco sobremanera, la deferencia que hasta ahora me han brindado, al aceptar mis humildes opiniones y considerarlas publicables.

Que el próximo año nos encuentre más dispuestos a defender los logros, incuestionables, así la derecha persista en negarlos. Para todos, Salud, bienestar y renovado espíritu revolucionario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1877 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: