A propósito de unas críticas

Leyendo los anexos que acompañan el artículo de TEDEJO “¿..Por qué tanta alharaca por un bendito afiche en la prensa..?”, (ver acá),  vienen a mi mente recuerdos, sobre el personaje que ocasiona la diatriba de Jorge Mier Hoffman…

Lindo chico, el rusito… dirían por ahí…

Se recuerdan de él, se graduó por el año 60 en la Universidad Central, en el 63 todavía andaba por aquellos lares como “estudiante”… fue uno de esos eternos estudiantes que nunca terminaron de serlo, o que si terminaban nunca ejercieron su carrera, o si lo hicieron,  fracasaron rotundamente en su empeño…

Parece que fuera ayer… lo recuerdo…recorriendo los salones de clases… pico e´plata el muchacho… ególatra, y se engolaba, en aquel entonces, con las teorías marxistas nacidas en los cafés de Sabana Grande, entre humo de cigarros y banales tertulias de los comunistas de corbata de lazito, carro con chofer, y un buen chateaubriand  regado con abundante chablais.  En fin, él formaba parte de esos izquierdistas venezolanos quienes nunca movieron más del 5% de la voluntad popular…  

Creo que mi abuela pudo definirlo muy bien: “Buche y Pluma, el muchacho”…

En aquel Septiembre del 63 andaba yo lejos de Caracas… no puedo dar fe cierta de lo que aconteció… pero pasaron cosas nunca muy bien explicadas… siempre tratadas de refilón, como quien no quiere la cosa… argumentando: la culpa no es mía, sino de otro…

Busco en Internet una referencia… en
http://www.el-nacional.com/entrevistas/tpetkoff.asp encuentro una entrevista con el personaje, la encuentro repetida, segmentada, modificada en algunos otros sitios (ver: http://www.petroleumworld.com.ve/PV081305.htm ) y de esa entrevista quiero resaltar dos párrafos:

<<<“Y no podía tener nada que ver porque la masacre del Tren del Encanto ocurrió el 30 de 1962 , y yo me fugué el 29 de agosto del hospital militar. En ese momento estaba superenconchado.”>>>

Hay una fecha mocha… El asalto al tren, fue el 23 de Septiembre y … ¿de qué año dice?.... el otro párrafo y más entendible dice:

<<<”Ahora, yo tengo 40 años esperando que Guillermo García Ponce tenga la mínima decencia de decir que él fue el responsable de esa operación, porque él era el secretario militar del Partido Comunista de entonces.”>>>

Pues sería bueno que a esta altura, el Comandante Quinto aclarara que pasó con el Comandant(e-ico) Quintín… y porque nunca ha hablado, por la historia, sería bueno que lo hiciera.

A mi me llegó una versión de los hechos; y ante la ignorancia,  tan buena o tan mala como cualquier otra, me la contó alguien, que no apreciaba al rusito, y no puedo dar fe de la veracidad de la misma; forma parte de un cuento… de una narración novelada aún no publicada… acá lo dejo, quien quita que alguien aún con vida pueda aclarar lo que realmente pasó:

<<<“=================  En septiembre de 1963, un grupo de estudiantes, al comando del Teo, de la Juventud Comunista de aquel entonces, cumplía labores de entrenamiento en el un parque forestal; al sitio se llegaba por uno de los últimos trenes existentes en el país. Más que un entrenamiento, era una especie de picnic de fin de semana, para recibir algo así como la instrucción que se le da a un Boy Scout. Ocho o doce muchachos; algunas pistolas, revólveres, escopetas, además de unos rifles de corto calibre, birlados clandestinamente de los propios hogares era todo el armamento que no alcanzaba para todos y les servían para practicar tiro al blanco en la espesura de la montaña. Subían los viernes en el último tren y se venían el domingo, también en el último tren.

Ya habían hecho lo mismo por unas dos semanas, primer error garrafal de dirigencia. Pues bien, parece que alertadas las autoridades les preparan un recibimiento para el siguiente fin de semana; semana en la coincidencialmente adelantaron por alguna razón que no conoce quien les escribe el regreso y al llegar ellos a la estación viene llegando el tren con un pelotón al mando de un jojoto teniente del ejercito; en el patio de la estación se ven enfrentados los dos grupos, el teniente en una novatada dispara contra el grupo; Teo haciendo gala de una inmensa cobardía sale es espavorida carrera; los muchachos al verse atacados, responden al fuego disparando al tren, los soldados apiñados en el vagón no pueden operar los fusiles y al ser las mamparas de madera, comienzan a caer heridos ya que las balas de los estudiantes las atraviesan fácilmente, cae el teniente en el intercambio de disparos, caen en pánico soldados y estudiantes; y ambos, sin nadie que los dirija huyen cada uno por su lado.
===============”>>>

Después de este hecho parece que inventan todos: los soldados pasan a ser GN… los que estaban no estuvieron… y quienes no lo hicieron aparecieron involucrados… nacieron héroes, se derrumbaron pedestales… El hecho por absurdo avergüenza a ambos bandos y uno, lo cambia, lo toma como bandera mediática… y el otro lo niega, quiere dejarlo al olvido… Se ha llegado a hablar de “la explosión” del tren del encanto…

Esperemos que algún día se aclaren los hechos.

Wekker@GMail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5125 veces.



Jota DobleVe

Activista venezolano-holandés. Alias Jota Dobleve.

 jotadobleve@gmail.com      @JWekker

Visite el perfil de J.W. De Wekker Vegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: