¡Cómo que no hay socialismo camarada!

Estimado compañero, decir con tanto afán que en Venezuela no hay socialismo, equivale cuando menos a un acto de desprecio al trabajo continuado que por su construcción se lleva a cabo en todos los sectores de la vida nacional, desde la presidencia hasta el último consejo comunal, grupo cultural e individualidad que como usted mismo, da lo mejor de sí por el logro de los grandes objetivos histórico que hemos de cumplir en este proceso duro, difícil y sin igual, en paz, con la paz y en concordancia, como manda la constitución, con todos los factores que hacen vida en el País.

Si camarada, no llegamos a este estadio de nuestra historia por la vía de una lucha armada, que por arrebato triunfa y ordena, llegamos dentro de las reglas de juegos de la burguesía y sus instituciones, y dentro de ellas el genio de Chávez logro reflotar las banderas del socialismo bolivariano, que en estos quince años de existencia, aun transita evadiendo los obstáculos que una burguesía, propia y extraña, en todo caso apátrida, le coloca para frenar la necesaria vindicación de la justicia que demanda un pueblo saqueado y expropiado de la calidad de vida que siempre mereció y nunca antes logro hasta que llego esta revolución.

De allí que, han sido quince años reivindicando el vivir, el vivir bien, quince años por la dotación de bienes y servicios y principalmente por la elevación de los niveles de conciencia de muchos que de ordinario su única aspiración fue conseguir algo que comer, mientras una minoría saqueaba al país. Le recuerdo camarada, que este esfuerzo sufrió la baja de guerra más dura que ejercito alguno puede padecer, perdimos el comandante. Afortunamente no perdimos el comando, y aquí estamos, conformados en equipo, juntos, solidos, con nuestras naturales diferencia, pero con la firme convicción de seguir andando en el camino señalado para los que somos y seguiremos siendo, socialistas.

¡Maduro no es Chávez¡ y usted sabe que no hay quien pueda ni acercarse a ese hombre que la historia nos regaló por corto tiempo. Pero es Maduro y es un socialista comprometido, probado y más que demostrado, decir lo contrario es cuando menos un acto de egoísmo, una injusta apreciación, es desconocer que él está dando la batalla contra el enemigo histórico que no descansa, decir eso es, a mi juicio, emular a los que lo desprecian por su origen clase, es hacerle el coro a los prejuicios de aquella histórica izquierda inquisidora y censuradora, que al final del pasado siglo termino en las filas de la más recalcitrante ultra derecha conservadora.

Usted con su afirmación: La Revolución va a la ONU, y en su discurso no se habla de Socialismo. Desecha un discurso cuyo contenido marcó la diferencia radical que nos separa del imperio. Usted se irrespeta a sí mismo, al decir que tenemos una democracia difusa, al atacar al presidente Maduro, al desconocer el poder popular y al creer, que por repetir socialismo, socialismo, socialismo, vamos a acelerar la marcha en su construcción. Usted tira por el albañar todas las aspiraciones, trabajo lucha y compromiso que el Comandante Chávez nos legó y en sus palabra hasta desconoce que los chavistas estamos alerta, que estamos preparados para la embestida en contra del Socialismo, que si nos percatamos del enemigo que quieren debilitar al gobierno y no podrán derrocarlo.

Es lamentable que usted coincida con la derecha al afirmar que el gobierno: “distrae a la masa con trapitos rojos: las colas, el muchacho terrorista de utilería y la amenaza de Uribe.” Es verdaderamente una aberración que no solo se burle y desconozca al pueblo chavista, sino que califique de burgués al estado de derecho y la democracia revolucionaria, porque a su irónico parecer: “este es un buen gobierno burgués…porque no reprime, respeta los derechos humanos, no hay tortura”.

Definitivamente su infeliz afirmación llega al colmo del derrotismo y el desprecio por lo construido al afirmar: “que este es un espejismo que durará hasta que la herencia del gobierno Socialista de Chávez se le agote, hasta que la lucha de clases reclame su puesto, hasta que irrumpa desde las miserias del sistema capitalista”.

Por ultimo camarada, con discursos como el suyo, no hace falta que la ultraderecha nos ataque, pues usted se regodea en la fatídica tragedia de los auto flagelación, y lejos de advertir los riesgos, los desea con perturbadora pasión, así sueña con el advenimiento de un gobierno fascista, un periodo de alta represión y lo peor, se cree que al descalificar nuestra lucha se eleva en una atalaya inalcanzable para el común de los mortales que estamos construyendo el socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1440 veces.



Ángel Rafael Tortolero

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor