Las conciencias en la revolución bolivariana

Nos referimos a las conciencias y no, particularmente, a la "conciencia revolucionaria" para poder resaltar las realidades actuales inmersas en cualquier sociedad en este mundo globalizado lo que no significa que estemos ignorando esas realidades históricas que han permeado a las sociedades en todas sus manifestaciones étnicas porque, en nuestra particular visión, la conciencia sería el proceso histórico-cultural con adiciones teológicas y religiosas que han permitido a los reflexivos proponer, filosóficamente, ideas sobre sus visiones referidas a ese permanente diálogo entre el "ser social" en sus ambientes sociales como "ser creado" y la naturaleza creada.

Claro sería obligante precisar la definición de "conciencia revolucionaria" para tratar de evitar ese cliché muletilla que permite cualquiera idea absurda en tanto y cuanto que nos lleve a justificar accionares intra-sociales en la supuesta consecución de ideales político-ideológicos temporales. Nos referimos, concretamente, a ese ideario que liga "conciencia revolucionaria" con una revolución en particular independientemente de su sustentación en el mundo de la filosofía política. Es decir, no seríamos precisos en cuanto nos estuviéramos refiriendo a "la conciencia revolucionaria" cuando ligamos ese pensar con un proceso revolucionario de izquierdas para utilizar la muletilla que podría significar desde una conciencia revolucionaria capitalista hasta una conciencia revolucionaria marxista dejándole a ustedes definir qué es una conciencia socialista.

Lo que nos tratamos de poner en blanco y negro es que, por ejemplo, María Corina Machado tiene "su conciencia revolucionaria" así la dama suponga que "conciencia revolucionaria" significa "comunismo" pero, en fin, debemos ser educados cuando tratamos con limitaciones en estudio sobre el desarrollo de las sociedades en el transcurrir de la Historia de la Humanidad. Nos hemos referido a la "dama de latón" porque es, evidentemente, el símbolo de las derechas más rancias venezolanas con la particularidad de ese pensar de los godos del siglo XIX quienes consideran que Venezuela no debe salirse del esquema circunscrito a unos paradigmas encerrados en la conciencia judeo-cristiana venezolana que es profundamente diferente a la misma realidad que enmarca las conciencias de la godarria colombiana.

En los actuales caminares de la globalización podemos extraer escenarios de diferentes "conciencias revolucionarias" aún y cuando nos parezcan, algunas de ellas, extraídas de tiempos pretéritos. Cuando se analizan con paciencia y atención los paradigmas ideológicos en los cuales se justifican los accionares del imperialismo estadounidense cuando buscan imponer "su ideario democrático" debemos comenzar aceptando que los EEUU de América está, permanentemente, proponiendo imponer "una conciencia revolucionaria" enmarcada en lo conceptual-de-la-democracia de los "Padre Fundadores". En ese marco referente, por ejemplo, podríamos llamar la atención al "proceso revolucionario capitalista" que se ha venido desarrollando en Ucrania sobre "falsas bases" de libertad conceptual enmarcada en los paradigmas de la ideología del sistema capitalista. Para expresarlo con frase-ideas que escribiría Hermann Hesse en la presentación del texto de Hugo Ball: "Crítica de la inteligencia alemana" (Capitán Swing libros. Salamanca, 2011, pp. 303) cuando expone que "…el "progreso" del liberalismo…no es más que el siniestro efecto de los heréticos principios de la Reforma…desde una visión grosera del poder y la Realpolitikik, había entregado [el liberalismo] en bandeja de plata la militarización de la sociedad y auspiciado en alguna manera la revuelta fascista…" (Idem, pág. 20; negrillas nuestras). Se pudiera extraer de ésta presente propuesta "la conciencia revolucionaria" de la "Contra-Reforma".

En el marco de las actuales actualidades podríamos proponer una reflexión sobre la "conciencia revolucionaria" de los "islamistas" que en sus accionares terroristas estarían proponiendo escenarios en paralelismo histórico a aquellos enfrentamientos bélicos entre templarios, hospitalarios y las huestes militares de Saladino. Podemos protestar la comparación pero, en última instancia, estos islamistas están proponiendo traer a la conciencia colectiva de los pueblos islámicos aquellas realidades históricas referidas en la búsqueda del rescate de "los lugares santos" porque si no fuera así, seguramente, las expresiones de Francisco hubieran sido diferentes; es decir, en consecuencia, actualmente los islamistas están proponiendo la presencia de "su conciencia histórica revolucionaria" sustentada, reiteramos, en su teología histórica, sus culturas, sus costumbres, en fin, su antropología.

Estamos en sintonía que las presentes frases son de necesaria reflexión y discusión pero para poder comprender cómo se está desarrollando la "Revolución Bolivariana" en el marco de "la realidad objetivada" referida a la actual "conciencia social" para nada revolucionaria; es decir, como pudiéramos demostrarlo, la sociedad urbana actual está cansada de "frases hechas revolucionarias" cuando confronta fuertes contradicciones sicológicas. Ello no significa que la sociedad urbana este inmersa en una apatía absoluta sino que esa sociedad urbana está en contradicción sicológica entre "la promesa y la solución" revolucionaria con lo cual "su conciencia revolucionaria" se siente sentida en unos casos "a la espera" y en otros en el marco de los paradigmas de la contra-revolución como cuasi, diariamente, lo viene exponiendo el Ministro Miguel Rodríguez Torres.

¿Qué factor sico-social estaría afectando la "conciencia revolucionaria bolivariana"? En alguna ocasión y nos permitimos reiterarlo aquella conversa con un importante funcionario de la Embajada de la República de Cuba en Caracas cuando le expresábamos que "…no hay revolución con hambre…". Para exponerlo en las actuales realidades revolucionarias que bien han sabido conjugar en el marco de sus objetivos contra-revolucionarios las derechas nacionales y allende nuestras fronteras cuando nos referimos, en su primera etapa, a "la escasez" para pasar a una segunda etapa con la migración de industrias hacia al "hermana" más los ataques en los paradigmas financieros, "el humanismo estadounidense", matrices de opinión en los medios de comunicación en países comunitarios europeos, particularmente, España buscando ir desarrollando "la conciencia revolucionaria de las derechas", es decir, del "liberalismo" presente en la globalidad.

Es decir, así como debería estar presente "la conciencia revolucionaria bolivariana" con sus particulares paradigmas chavistas en su permanente diálogo con las realidades antropológicas típicamente venezolanas, ese conciencia debería contrarrestar con agresividad y exenta de los clichés que se extraen aún en las actuales circunstancias del "materialismo histórico" que nos permita comprender los significados de las contradicciones de los cambios profundos en la "estructura económica" para poder, en su conjugación objetiva y en considerando las lógicas contradicciones consecuenciales que se presenta y se presentarán en los cambios profundos de nuestra estructura económica en permanente perfectibilidad revolucionaria; es decir, deberíamos, en primera instancia, reflexionar qué significa, revolucionariamente, la "conciencia revolucionaria" sobre los paradigmas cultural-históricos apoyados en paradigmas filosóficos en sus conjugaciones objetivas de nuestra geopolíticas en este mundo globalizado.

Nos vamos a arriesgar a exponer una idea sustentada en hechos históricos que nos viene incomodando en el marco de nuestros estudios sobre "el proceso revolucionario" que transcurrió durante casi toda la década de los años 60 del siglo próximo pasado cuando nos referimos, justamente, a la "conciencia revolucionaria" tanto en aquellos momentos como las actuales realidades revolucionarias. Es imposible negar la "conciencia revolucionaria" de los cuadros revolucionarios de aquellos años en "revolución permanente" tanto en las filas de los cuadros del PCV como en aquellos cuadros del MIR. Aquella "conciencia revolucionaria" se sustentaría en aquellos paradigmas que se irían desarrollando sobre las bases de lo significativo de la Revolución bolchevique como de las propuestas del "Frente Unido" que propondría el Comintern pero con un importante error conceptual cuando no se consideraría, por razones del conocimiento histórico, las realidades de los llanos venezolanos sino que se sustentarían en modelos históricos del "caudillismo" latinoamericano. Pero en el marco de la "conciencia revolucionaria" nos debemos obligatoriamente exponer que en las actuales realidades revolucionarias "la actual conciencia revolucionaria" está cojeando en sus paradigmas. A título de ejemplo, nos referimos que sí "la conciencia revolucionaria bolivariana y chavista" es revolucionario-humanista, nos preguntamos: ¿Por qué tenemos abandonados a todos y todas los y las revolucionarios y revolucionarias que son la base fundamental actual de la "conciencia revolucionaria" de esta revolución venezolana en estos tiempos de "Cumbres borrascosas" evitando confrontar con nuestras propias conciencias personales? ¿Hemos superado "el mayamerismo"? ¿Estamos conscientes de nuestra Historia revolucionaria desde aquellos tiempos de "los caribes"? ¿Cómo nos impregnaría la "conciencia revolucionaria" contenida en el "pensamiento de don Simón Bolívar? ¿Cómo percibimos la "conciencia revolucionaria" que desarrolló nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías? En caso de excusas inexcusables, recomendamos la lectura del texto del señor General Jacinto Pérez Arcay como también las entrevistas que le realizara José Vicente Rangel Vale.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1039 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a195740.htmlCd0NV CAC = Y co = US