Sin pelos en la lengua

Sin retórica ensayada, sin palabras rebuscadas, con sumo respeto al protocolo, sin telepronter, sin apuntador, contando solamente con la voz del alma y la honestidad y transparencia de Hugo Rafael Chávez Frías, nuestro camarada, presidente obrero Nicolás Maduro Moros, dijo las verdades meridianas, que todos queríamos oír en el corazón del imperio, en ese feudo con 69 años a cuesta llamado Organización de Naciones Unidas (ONU), creado en 1945 al término de la guerra europea, denominada Segunda Guerra Mundial, a la medida de quienes dominaron en esa conflagración, que dejó injustificadamente más de 70 millones de muertos.

La respuesta a la grosera injerencia del representante del terrorismo de estado planetario, en los asuntos internos de nuestra República Bolivariana de Venezuela, no podía ser mejor. El Premio Nobel de la Paz, que desde la Casa Blanca, auspicia la guerra global, abriendo frente en los cinco continentes, con el apoyo irrestricto de sus socios europeos y el sicario continental, la OTAN, asesinando y secuestrando ciudadanos en el mundo; con su cara dura salió a exigirle al gobierno venezolano, la libertad de un criminal, fascista, responsable de dirigir e incitar a grupos violentos, al incendio de establecimientos públicos y privados, entre ellos un centro de educación inicial, con 69 niños dentro, la sede del Ministerio Público, con centenares de trabajadores en su interior. Del asesinato de medio centenar de venezolanos durante las guarimbas, entre otros, tres oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y agentes del orden público y el deguello de motorizados, con guayas tensadas en la vía pública, bañada con aceite, para torpedear el recurso del freno.

A este frío y calculador asesino, alumno y subordinado de Alvaro Uribe Velez, el número 81 de los más buscados por la DEA, el señor Barack Hussein Obama, lo presenta como ciudadano ejemplar. Frente a esta insolente intromisión, nuestro camarada presidente respondió pidiendo la libertad y respeto para el patriota Puertorriqueño, Oscar López Rivera, secuestrado en territorio norteamericano, donde lleva 35 años sometidos a vejámenes, junto a su familia, por cometer el “crimen” de pedir la independencia para su patria, pisoteada y sojuzgada por el imperio del norte. Nuestra Borinquen querida, con su estrella solitaria, que mas temprano que tarde vencerá y se incorporará al concierto de países de nuestra suramérica y el Caribe.

Vemos la diferencia en el piso moral de ambos personajes. Mientras uno que se dedica a invadir, arrasar y saquear pueblos, haciendo uso y abuso de su capacidad militar y tecnológica, defiende a alguien de su misma catadura; nuestro vocero que lleva a este foro la apuesta por la justicia y la paz mundial, legado de nuestro Comandante Eterno, Hugo Rafael Chávez Frías, alza la voz no solo de Venezuela, sino de la patria grande latinoamericana, para solicitar la libertad de un revolucionario intachable, luchador por la libertad y soberanía de su país, el preso de conciencia más antiguo del planeta, el patriota Oscar López Rivera.

Nicolás Maduro Moros, como líder venezolano, no tiene nada de que avergonzarse, porque nuestra fuerza armada las vece que ha salido de las fronteras de la patria ha sido para llevar justicia y libertad, como en la época de la guerra contra el imperio español, en nuestro continente y más recientemente, para brindar ayuda humanitaria. Nunca para arrasar, someter y saquear a ningún país. El pueblo venezolano hoy más que nunca ejemplo de lucha revolucionaria para el mundo, goza de absoluta libertad de información, de expresión y de todo lo que atañe a los derechos fundamentales.

El presidente Nicolás Maduro, toma las decisiones con su pueblo, como lo hizo en su tiempo el presidente Hugo Rafael Chávez Frías. No puede presentar la misma hoja, quien es un arlequin del sionismo internacional y cuyo gobierno mantiene ocupado ilegalmente parte del territorio de la República heróica de Cuba, en Guantánamo, donde está enclavado el más oprobioso recinto verguenza para la humanidad, que alberga a cientos de secuestrados de diferentes partes del mundo, convertidos en cadáveres insepultos, acusados sin juicio ni pruebas de presuntas acciones de terrorismo, precisamente por el Estado que siembre el terror en el planeta y que sirve de paraíso para terroristas de la calaña de Luis Posada Carriles, el llamado Comisario Basilio, de la DIGEPOL, quien instauró en ese cuerpo policial de la IV República, la escuela para la tortura, el asesinato y las desapariciones forzadas y que posteriormente junto a tres criminales más, volaría el avión de Cubana de Aviación con 83 personas a bordo, entre las que se contaba el equipo nacional de esgrima de Cuba, que regresaba triunfante de una competencia internacional.

No puede decir lo mismo, quien lidera una coalición criminal de buítres, que pretende sembrar el caos en el Medio Oriente y en Europa Oriental. No puede tener la misma autoridad del presidente venezolano, quien lidera un gobierno, cuyas agencias criminales se encargan de entrenar, financiar y asesorar a movimientos terroristas como Alqaeda y el Estado Islámico, cuyos activistas son sembrados en países no afectos al Pentágono y sus cipayos, para luego justificar los bombardeos, como está ocurriendo en Irak y Siria, donde los hijos de John McCain, son el pretexto de Obama, para ordenar los asesinatos en masa en esos países árabes, con lo cual persigue sembrar la violencia, para justificar la ocupación y dominación, en pos del petroleo y demás riquezas.

Frente a esta hipocresía que se ampara en la ONU y su obsoleto y antidemocrático Consejo de Seguridad o de Inseguridad, diríamos desde aquí, se levantó la voz de Venezuela, América del Sur y el Caribe, para denunciar el criminal embargo por más de 50 años, contra Cuba, el terrorismo de los Fondos Buitres y todos los diabólicos engendros del imperio norteamericano y sus aliados, contra el mundo. En el caso de Venezuela, nuestro presidente lo hizo como decimos coloquialmente, Sin pelos en la lengua.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1472 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: