En venezuela es imposible instalar un régimen socialista


Leyendo las lamentaciones de nuestros escritores, identificados con la llamada corriente socialista, debido al fracaso del “sacudón” , realizado por el Presidente Obrero Nicolás Maduro, en sus intentos por avanzar hacia el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, me ha inspirado escribir estas atrevidas líneas, a fin de orientar a los pocos lectores que me van quedando en este trajinar como articulista de la página web aporrea.

¿No me van a decir que el título del artículo no es una provocación? ¿ Y que los cientos y diría yo miles de teóricos del Socialismo real, virtual, científico o cómo se le quiera llamar, reaccionaran ante él? Se los quiero dedicar, a los que cada día utilizan ésta página, para expandir sus ideas de justicia igualitaria que conlleva a la construcción e implantación de una sociedad socialista en nuestra patria. Sin querer desanimarlos a que sigan escribiendo y soñando con el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, les voy a decir que despierten y pónganse a trabajar por implantar primero un capitalismo productivo real y desde adentro transformarlo y convertirlo en socialismo.

Perdonen que les haya tirado esa “rabo e cochino” mental y en su cerebros les hayan cantado strike, por eso voy a explicarme para ver si enmendamos el capote. Todo lo que yó he leído del marxismo y de los teóricos seguidores de esta doctrina, parte de dos premisas básicas para pasar del Capitalismo al Socialismo: La primera es que se debe producir un cambio cualitativo en las “relaciones de producción” y la Segunda es que el Pueblo y dentro de él la Clase Obrera, debe tomar el poder político e instalar en el gobierno, la llamada “dictadura del proletariado “. También establece éste modelo que deben darse las “condiciones objetivas” para que éstos cambio paradigmático puedan ser realizado.

Les cuento que los tres elementos antes mencionados son inexistentes en la patria bolivariana que nos legó el Comandante Eterno y ésta fue la razón por la cual él no pudo dejarnos una patria socialista. Primero aquí no hay producción de nada, todos los sectores sociales concluyen en que somos un país importador, que vive de la renta petrolera, donde no hay un sistema productivo y por elemental conclusión, no se puede cambiar lo que no existe. Lo máximo que se podría aspirar es a cambiar las “relaciones de importación” y eso no aparece en ningún manual marxista. La segunda premisa, relacionada con la toma del poder político, por una vanguardia de la Clase Obrera e instalación de una dictadura del proletariado, es todavía más difícil de realizar, pues al no haber capitalismo industrial que produzca algo, no puede existir una clase obrera productiva y menos cuando vemos que las pocas empresas existentes, cuyo dueño es El Estado, están paralizadas, quebradas y saboteadas por los mismos trabajadores.

Una sociedad que se sostenga, gracias a la renta de un monoproducto, que para producirlo emplea poca mano de obra y cuyas tecnología y capitales son foráneos; no crea las condiciones objetivas, para que en ella se pueda realizar algún cambio paradigmático en sus Modos y –Relaciones de Producción. De allí que nos atrevamos a titular éste artículo de esa forma y hacer los planteamientos para sostenerlo. Seguro estamos que el camarada Toby Valderrama y Martin Guedez, entre otros, leerán por curiosidad éste artículo, buscando algún contenido profundo en él. Desde ya les pido disculpa si perdieron su tiempo, pero es que son ustedes, quienes me han motivado, al leer yo sus escritos críticos; donde acusan al gobierno de estar desviándose hacia la Socialdemocracia y abandonando el legado de Chávez.

Manifestar en pleno desarrollo de un proceso político, que se hace llamar revolucionario, y cuya premisa es : construir una patria socialista y que alguien se atreva a decir que esto es imposible, es un atrevimiento que raya entre lo trágico y lo cómico. De allí que sólo aspiro servir de inspirador para hacer pensar a nuestros ideólogos y se replanteen las coordenadas, desde las cuales están atrincherados, como orientadores que son de nuestro pueblo chavista (ojo: no socialistas)que aspira a un mundo más igualitario y justo para vivir viendo la “mayor suma de felicidad”, prometida por nuestro Comandante Eterno.

Nota: Los que me van a caer a palo, tengan en consideración que pertenezco al lumpen proletario, sin conciencia de clase y seguro no entenderé planteamientos filosóficos extraídos del materialismo histórico o del socialismo científico. No se vayan a ensañar.

Juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2261 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: