¿Qué es ser Socialista?

Un argentino del mundo y notable intelectual, José Ingenieros, quien desde principios del siglo XX, nos ha regalado su pensar, hoy día nos inspira reflexionar en estos tiempos de Revolución. Sus letras invitan a buscar dentro de nosotros mismos, el “yo interno”. Leer a Ingenieros, ciertamente podría ayudarnos a encontrar la esencia de ser socialista.

Los invito, a que juntos: Ud., Ingenieros y yo, encontremos a través de la cotidianidad de nuestra vida, la actitud y compromiso que debemos sentir quienes representamos la revolución bolivariana.

Soy socialista; por sublimes motivos sociales, por sentimiento y por razón, pues, el sentimiento es el motor íntimo y secreto de mi acción y la razón es su guía y está a su servicio.

Arde en mí, un fuerte sentimiento de solidaridad humana que me hace conmover frente al doloroso espectáculo de la miseria y de la ignorancia de millones de seres humanos.

Me hace sufrir intensamente la tragedia individual y colectiva de los que trabajan de sol a sol, bajo una habitual inseguridad laboral.

La vida áspera, ruda y amarga del pueblo, sacude las fibras más inseparables de mi sentir y pensar.

Subleva mi espíritu y entristece mi corazón, la infame carencia de alimentos en los niños del pueblo, cuya vida sin alegría, sin luz, ni esperanzas, los preparará inefablemente a terminar en hospitales, la cárcel o la indigencia.

La maternidad dolorosa y desamparada de la mujer del pueblo, para quien el hijo, en vez de causar una inmensa alegría, es, con frecuencia, una verdadera condenación; eso me desconsuela y agobia.

La vejez arruinada, maltrecha y abandonada como un estropajo inútil, me encoleriza.

Abomino una sociedad donde la vida del pueblo es sufrimiento y que, desde la cuna hasta la tumba, arrastren los pobres las cadenas de su miseria y su dolor.

Me indigna el caos, el desorden y la anarquía del mundo capitalista, pues en su afán de amasar fortuna, devoran la vida de los humildes. Sólo el dinero es importante.

Repudio una organización social o gobierno que no asegure trabajo, salud, educación y prosperidad a los hombres y mujeres que producen. Y lo que más me choca, subleva e indigna, es que frente a la miseria se erige indiferente la riqueza grosera e insolente.

Contra todo esto, se rebela mi sentimiento de solidaridad humana, se subleva mi amor por nuestros semejantes, y se pone tenso y se alza mi espíritu de razón, de justicia y de verdad.


*Delegado al 3er Congreso del Psuv




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3880 veces.



Hector Herrera Jiménez


Visite el perfil de Héctor Herrera Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: