...y algunas otras consideraciones muy personales en el contexto del estado Táchira

De las elecciones internas del PSUV, el estado de derecho y justica

El día de hoy transcurrió para mí como un día especial pues, hoy ha sido el único día de este año, en el que pude salir con mi franela de Chávez y mi gorra del Che sin que me insultaran, vejaran o quizá intentaran agredirme por ser “tierrudo chavista” y es que estamos claros que la Revolución no la hace una camisa o una gorra, pero veo con mucha incertidumbre el hecho de que la derecha fascista nos están haciendo perder identidad de partido a sangre y fuego. “Somos gobierno y debemos vivir en la clandestinidad” diría un buen amigo mío. A pesar de los pesares, los que hoy salimos a votar, lo hicimos con una gran esperanza, lo hicimos con el firme propósito de que las cosas cambien para mejor, hoy una vez más, conspiramos para la izquierda. Y es que debemos internalizar que en Revolución no debemos permitir que las cosas se tornen de un matiz gris, o son blancas o son negras, o las cosas están bien o simplemente están mal. En Revolución las cosas deben hacerse siempre, siempre BIEN.

El partido debe estar en un estadio superior de batalla, debe ser agente catalizador de todos los problemas de la población y debe sobre todo dejar altos saldos organizativos y lo más importante, debe ser escuela generadora de cuadros de todos los niveles, cuadros con suma conciencia revolucionaria y verdaderamente comprometidos con la construcción de la patria nueva, esa patria que todos soñamos… Alejada de la corrupción, el burocratismo y la sinvergüencería que hoy reina en nuestra querida, apreciada y golpeada Revolución. Y es que el partido debe dejar de ser solo una maquinaria electoral imbatible, para convertirse en lo que realmente debe ser y lo que sus militantes deseamos que sea.

Para nadie es un secreto las particularidades del estado Táchira y lo esquivo que ha sido este para la Revolución Bolivariana desde sus inicios. Para representar la situación actual es preciso usar un viejo adagio criollo, “aparte de con paperas... cotudo”. El contrabando de extracción hizo un demoniaco dúo con la guerra económica y se confabulan muchos aspectos que crean descontento en la población. Primero, molesta que en su gran mayoría el contrabando de extracción sea practicado por venezolanos pero lo que más indigna es que los agentes encargados de resguardar la frontera, tengan precio, es decir, por una suma de dinero usted puede pasar gasolina, cemento, medicamentos y/o productos de la cesta básica. Hágase una pregunta usted: ¿Qué le indigna más?, ¿El venezolano que contrabandea o el militar que se hace de la vista gorda? Segundo, tal parece que la Sundde desapareció y que la Ley de Precios Justos se derogo. ¿Fue el “Dakaso” una medida electoral? La lucha contra la especulación, el contrabando y el acaparamiento debe ser política de estado, política constante que permita generar un clima de buena gobernabilidad y quizá aquí muchos no estén de acuerdo con lo escribo pero es que la gobernabilidad, dejando a un lado los conceptos Weberianos de esta, y tomando la gobernabilidad como la ve y la siente el pueblo de a pie, depende de ciertos elementos. Uno: mantener el orden público, dos: regular el comercio y tres: mantener el estado de derecho, en los tres vamos muy mal.

En cuanto a mantener el orden público, Táchira es sede de la guachafita, seis meses que terroristas internos y externos, trancan calles, queman edificios y vehículos públicos y privados, incluso queman motos y camionetas de la policía y no hay ni un detenido. EL PODER ES PARA EJERCERLO. Con relación a la regulación del comercio, seria llover sobre mojado, parece que los pequeños y grandes empresarios hacen lo que quieren con los precios sin que alguna institución ponga coto al respecto y si del respeto al estado de derecho y justicia hablamos, si no se cumplen las dos condiciones anteriores, indudablemente no se cumplirá la tercera, muchos leerán y pensaran que el poder judicial es independiente del poder ejecutivo pero la política es un sistema que se alimenta de varios sub sistemas. La gente está molesta porque la gran mayoría de los guarimberos-terroristas están en sus casas libres, bajo un régimen de presentaciones y la mayoría haciendo diversos llamados a que continúen las acciones fascistas. Es hora que la justicia actué y de verdad caiga quien tenga que caer, llámese como se llame.

No soy un criticador de oficio, no me la paso todo el día detrás de un computador y con aire acondicionado escribiendo cosas como esta. No desconozco todas los innumerables obras que ha alcanzado la Revolución, hacerlo sería tonto, pues hasta un opositor recalcitrante no puede obviar que ha sido tocado por el largo brazo de la Revolución. Solo se hace la autocritica para rectificar y salir adelante. Seguro estoy y sé que no me equivoco al hablar en plural, seguro estamos que el partido será lo que todo deseamos y que al calor de la Revolución saldremos de los problemas y debe ser así, cueste lo que nos cueste. No dejemos que el follaje nos impida ver el bosque, titubear seria traición, seamos siempre leales e invencibles seguidores del pensamiento político de mi Comandante Chávez pero ubicados en tiempo y espacio, con capacidad de crítica y autocritica que nos permita hacer las correcciones necesarias para mantener el poder político y materializar la hoy ley, Plan de la Patria.

Ahora que usted llegó aquí, dirá que yo soy chamin crítico y que no aporto nada. Estudio en la UBV, soy servidor público, participo en mi consejo comunal y en la juventud del partido, no llevo gasolina a Cúcuta ni soy un comprador compulsivo de productos de la cesta básica, lastimosamente las criticas presentadas aquí no depende ni de mi ni de usted, dependen de altos cargos gubernamentales, dependen de que los “chivos” se pongan las pilas y se la jueguen con el pueblo. Todos queremos saber quien se cogió nuestros dólares, queremos saber cuáles son las empresas de maletín y quieres son los dueños de esas empresas que golpearon fuertemente nuestra economía, ojala y les llegue la justicia a ellos y no terminen sembrando arboles o con régimen de presentación. Que la oposición no se equivoque, estamos y permaneceremos unidos, aceptando los problemas y equivocaciones que se puedan presentar, la oposición está condenada a la ignominia de la historia y de allí no saldrán.

 

*Estudiante de la UBV Táchira

@elangel154 / angelperezgp@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2534 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas