¿La producción socialista la mercadea el capitalismo golpista?

A medida que se desarrollan los acontecimientos en los diferentes escenarios de nuestra querida República Bolivariana de Venezuela, nos convencemos más que es indispensable un cambio radical en la conducción de las políticas gubernamentales, para devolver la confianza al pueblo y para evitar que los carroñeros de la oligarquía criolla parasitaria y sus agentes de las burguesías que operan en el país dejen de chupárselo y de provocar por todos los medios una implosión social, que de al traste con el legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías.

En la medida que meditamos y caminamos calles, oímos la voz de la gente de a píe, que vive la situación imperante, nos asalta más la percepción de que la conspiración nos está ganando terreno día a día y la estamos dejando hacer y pasar. Lo que es peor nos está hasta quitando los argumentos para defender el proceso y convencer a nuestros iguales de que la guerra económica y comunicacional, contra la Revolución Bolivariana, es producto de la acechanza de una oligarquía parasitaria y sus operadores de la burguesía, que dominan los medios de producción y las redes de distribución, que esconden los productos y que propician las abominables colas, que forman parte del plan golpista, programado, financiado y monitoreado desde los centros de poder imperial externos, con la complicidad interna.

Somos muchos los que estamos claros ideológicamente y que no necesitamos de discursos bonitos, ni de razonamientos para entender lo que pasa, que comenzó hace quince años, pero que con el pasar del tiempo se ha venido sofisticando y creando nuevos métodos para horadar la fortaleza en las raíces del proceso revolucionario. Estamos más que claro en todo ello. La pregunta es: ¿Ha evolucionado el aparato estatal, en sus mecanismos de combate, frente a esta amenaza? Es difícil, responder, porque ciertamente lo único que encontramos es una desesperación por negociar al punto de estar llamando a los facinerosos que mantienen al país en vilo, para que participen en el Consejo Federal de Gobierno.

A ese llamado responden con desprecio y descalificaciones y exigiendo nuevas condiciones para poder atenderlo.

Mientras esto ocurre, el aceite para motores que produce PDVSA, hasta hace poco se encontraba, pero a 150 bolívares el litro, ahora no hay ni siquiera ese precio especulativo: ¿Donde está y quien maneja la producción de aceite, fluido para hidráulicos y otros de PDVSA?. El cemento igualmente lo producen las empresas socialistas del Estado Venezolano. Hasta hace poco vendían el saco en 300 bolívares, ahora no se encuentra ni a ese precio. El aceite Diana, se encontraba en cualquier bodega, ahora no se encuentra en ningún establecimiento ¿No es producido por una industria bajo administración obrera y que bajo esa figura ha multiplicado su producción que tenía cuando era privada? ¿Entonces, que hacemos, a donde vamos?. Lo más deleznable, es que hasta los teléfonos de producción socialista, que son distribuidos por MOVILNET, una agencia socialista, sus operadores, al menos en el Estado Bolívar, no permiten que los de a píe obtengan los productos con aplicaciones Android. ¿Como lo hacen? Muy fácil, si usted quiere obtener un Evolución 3, es obligatorio comprar línea post pago, debe hacerlo con tarjeta de crédito y entregar al supervisor de ventas un estado de cuenta de su TDC, donde indique el límite del instrumento crediticio. ¿ Es socialista e incluyente este procedimiento? Creemos que no. Porque no todos los venezolanos no tenemos una gorda tarjeta de crédito y con solvencia que llene las expectativas del agente MOVILNET. ¿No se puede hacer nada contra esta discriminación?¿Es política de la industria telefónica venezolana, ese aplique de MOVILNET en Bolívar? Las colas para adquirir alimentos y otros insumos indispensables que los venden por cuenta gotas , bien planificado, también forman parte del plan golpista y son auspiciadas incluso, en el supermercado bolivariano, antes CADA de Ciudad Bolívar, donde de 7 cajas, regularmente funcionan tres, mientras las usuarias y usuarios despotrican contra el gobierno por las interminables colas.¿Cuantos entendemos, que estas cosas se dan por culpa de funcionarios que no tienen compromiso político con el proceso?. No vamos a continuar enumerando cosas, porque fastidiaríamos al lector. Solo nos queda la pregunta.¿La producción socialista la mercadea el capitalismo golpista?

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1900 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: