Alquimia Política

Estudio al Plan de la Patria (16)

            En el segundo gran objetivo histórico, que destaca la construcción del socialismo bolivariano del siglo XXI, tiene como objetivo nacional propulsar la transformación del Sistema Económico, en función de la transición  al socialismo bolivariano, trascendiendo del modelo rentista petrolero capitalista, hacia el modelo económico productivo socialista, basado en el desarrollo de las fuerzas productivas. El modelo tradicional rentista petrolero que ha caracterizado el desarrollo venezolano se soporta en la renta derivada de las exportaciones de hidrocarburos, las cuales están condicionadas por la capacidad productiva de Petróleos de Venezuela, Sociedad anónima, PDVSA, y por las realidades del mercado energético internacional, que define las condiciones en términos de demanda y precios. El rentismo populista, ha creado un financiamiento ilusorio por parte de los recursos del petróleo que en vez de ser aprovechados en su momento, ignoraron la dinámica de cambios impuesta por la revolución tecnológica y las presiones ambientalistas que señalan a los hidrocarburos como la principal fuente generadora del llamado efecto invernadero, y reclaman por la búsqueda de fuentes limpias de energía que, en un mediano plazo podrían ser sustitutivas del petróleo. Hoy día la postra de PDVSA, se enmarca en las políticas de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente, haciendo una explotación segura y no riesgosa para la naturaleza. Claro está, no se busca mantener este modelo, pero sí aprovechar sus brechas de éxito para invertir en otras áreas de producción que diversifique el modelo productivo venezolano.

            En este aspecto, el denominado modelo de producción socialista, citando reflexiones de Juan Martorano (aporrea.org, 2007), en su aporte titulado El modelo productivo socialista, éste debe partir de la expropiación y nacionalización de los grandes monopolios capitalistas, que definitivamente supere el capitalismo rentístico y parasitario del que solamente se beneficia el conglomerado bancario y financiero, desafortunadamente favorecido por políticas macroeconómicas que enriquecen a los compradores de títulos de deuda pública con jugosas tasas de interés. Un nuevo modelo productivo socialista debe propiciar el desarrollo de nuestra industria, de la economía de servicios, del aparato tecnológico y de la agricultura. Economía del conocimiento

            En un aspecto más puntual, tomando ideas de George Azariah-Moreno (en el blog  economia-socialista.blogspot.com, 2010), haciendo referencia al modelo socialista propuesto por Ludovico Silva, que lo difícil no es estructurar dicho modelo, sino ponerlo en sintonía con el contexto en el cual le tocará desenvolverse. En ese sentido, y como aporte al Plan de la Patria, se intuye como alternativo lo definido por Silva, pero sobre todo, por representar un esquema real de la experiencia y necesidades de la Venezuela socialista del siglo XXI. El modelo se sintetiza de la siguiente manera:

1° En la sociedad socialista debe desaparecer eso que Karl Marx consideraba los tres grandes factores histórico-genéticos de la alienación humana, a saber: la propiedad privada, la división social del trabajo y la producción mercantil;

2° La supresión de la propiedad privada también implica la supresión de la apropiación privada del sobre producto social. En las sociedades de transición hacia el socialismo, la socialización de los medios de producción está todavía ligada a la apropiación privada del producto necesario en forma de salario, de cambio, de venta de fuerza de trabajo por un salario en dinero, según lo expresa en neomarxista alemán Ernest Mandel (Tratado de Economía Marxista. Editorial ERA, México, 1969);  en las actuales sociedades de economía planificada, subsiste una contradicción social  basada en una contradicción económica: "El trabajo considerado como desarrollo integral de todas las posibilidades de cada individuo, y al mismo tiempo como servicio consciente del individuo a la sociedad, resulta una noción incompatible a la larga con la noción de trabajo como medio de ganarse la vida, de asegurarse los medios de subsistencia o, llegado el caso, todas las mercancías y servicios que permiten satisfacer las necesidades individuales";

3° El socialismo necesita para poder iniciarse de hombres cualitativamente nuevos, que son los revolucionarios que han sabido, dentro de la vieja sociedad, formarse de acuerdo a un principio humanista para poder construir el socialismo;

4° También tiene que desaparecer la mentalidad adquisitiva de los individuos como móvil esencial del comportamiento económico;

5° El nuevo modo de vida solamente puede nacer de una integración de un nuevo modo de producción y de un nuevo modo de distribución;

6° La economía deberá estar orientada hacia la satisfacción de las necesidades de todos los individuos;

7° Tiene que haber un desarrollo de las fuerzas productivas, a fin de satisfacer todas las necesidades de los individuos;

8° Los servicios sociales tendrán que regirse de acuerdo a las necesidades individuales;

9° La socialización de las empresas, hará desaparecer la necesidad de los cálculos en dinero efectivo, que será reemplazado por la llamada "moneda ideal"; la socialización de los servicios obligará a la economía monetaria a concretarse y limitarse a los "servicios personales", y aun así, éstos tendrán que prescindir de las antiguas relaciones monetarias derivadas de la desigualdad social;

10° El hombre culto se identificará como ser social, porque aprenderá a saber que lo es no sólo un sentido socioeconómico, sino también biológico, pues la estructura del cuerpo humano y sus funciones necesitan esencialmente de otros seres humanos para realizarse;

11° El socialismo por definición será un fenómeno mundial, desaparecerá la división actual del mundo en zonas de influencia o bloques económico-políticos, con lo cual desaparecerá a su vez la guerra imperialista que hoy practican todas las grandes potencias, y aun otras que no son tan grandes; y

12° También se extinguirá la sociedad de clases. Tanto la burguesía como el proletariado, así como otros estratos sociales que hay en la sociedad contemporánea, llegarán a la igualación universal bajo el principio marxista de: "A cada quien según sus necesidades; de cada quien según sus necesidades".

            Como se puede apreciar, es una visión en concreto de lo que significa un viraje del capitalismo global al socialismo comunal bolivariano; una manera franca, sin hipocresía de valorar la libertad, igualdad y equidad en democracia. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2265 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: