Caminan sobre escaleras de anime

Hoy más que nunca la consolidación revolucionaria en nuestra patria y en el tierra, ha servido para hacer crecer la esperanza de los excluidos, de quienes por mucho tiempo han vivido en el olvido, los que muchas veces creyeron en la igualdad prometida, en el surgimiento del pueblo sobre el interés individual y monetario, pero que cuando el poder llegó a las manos del palabrero politiquero solo revivieron sus penumbras y sus dolores.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana en Venezuela, comenzó en el mundo a correr rumores de un país que estaba encaminado a una independencia plena, a la libertad real; comenzaron a ver cómo millones que fueron como ellos, destruyeron sus cadenas que los obligaba a estar junto a la mentira y la maldad del esclavizador, del falso profeta de la verdad; se hicieron seres pensantes, independientes y sobre todo participes en la toma de decisiones para afianzar la soberanía de su patria.

Millones abrieron sus ojos y hoy en día viven libertades, conquistas, realidades, que estuvieron ocultas por muros de individualidades y egoísmo, hoy más que nunca humanizaron las ganas de amar y ser amado, de sentirme tan importante y entender que ellos o ellas también lo son. Viven libres en realidades distintas, eso es Revolución y Paz.

Así mismo como está esa gran mayoría, encontramos aun en estos momentos dialécticos, a un grupo de seres desalmados, individualistas, capaces de hacer lo que esté a su alcance para destruir la felicidad del prójimo, llenos de odio y maldad, entregados a la mentira y a crear falacias sobre el sentimiento puro de un pueblo amado, para tratar de retomar las riendas del poder y acabar definitivamente con la paz mundial, hoy sabemos de ellos y que sus bases cada día son más frágiles, sus cimientos que en algún momento tenían la fuerza del acero, hoy solo son castillos de arena, escaleras de anime, aunque igual siguen siendo peligrosos, nunca llegaran a la conciencia de hombres y mujeres del amor, del grupo de próceres del día a día, héroes de a pié, que forjan sin temor la patria bonita que se soñó por muchos años, que ahora la tienen en sus manos y no la dejarán escapar.

Los que alguna vez se sintieron poderosos no deben equivocarse con el pueblo de Bolívar y Chávez, con el pueblo de Dios, con los que no solo viven la verdad de este proceso, sino que son parte importante de esa verdad, sin falsedades , disfrutando lo que es necesario para sentir la felicidad plena en el alma, que les permita seguir construyendo una patria sólida con bases reales, basadas en el amor y la igualdad, en el Plan de la Patria, que fue escrito no con tinta sino con sangre, sangre roja, sangre emanada de un corazón que nunca dejará de estar entre nosotros, que nunca dejó de amarnos y protegernos, que entregó su vida para los que vemos su amor y hasta para los que sufren ceguera selectiva y moral que viven aun en sus bases de anime. Chávez Vive.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2162 veces.



Igor Aranzazu


Visite el perfil de Igor Aranzazu para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: