El Vals derrama-Maduro: un paso adelante, dos pasos atrás

De no ser por que la polémica desatada hace algunas semanas entre el conocido articulista de izquierda Toby Valderrama y el presidente Nicolás Maduro, iniciada por la supuesta falsificación del Plan de la Patria por la “derecha interna” (¿?), no reflejara las contradicciones en las que se sume la Revolución Bolivariana y la oposición no corriera a sentarse cómodamente para reírse a mandíbula batiente del espectáculo, ciertamente, también nosotros podríamos divertirnos sin prestarle mucha atención y no inmiscuirnos en ella para no polarizar más la cuestión. Pero…



Aunque hubo antecedentes para este encontronazo, ha tomado por sorpresa a muchos que no han esperado para tomar posiciones a favor o en contra de uno y del otro polemista, que si bien no han sido señalados con nombre y apellidos –en el caso del Presidente es obvio-, las alusiones han sido tan directas que nadie se ha tomado la molestia de por lo menos insinuar ignorancia al respecto. Valderrama, por ejemplo, ha salido por este medio ganancioso al lograr la adhesión a su postura crítica de la mayoría de los que, hace tiempo, utilizamos este portal para desahogar discrepancias por lo que consideramos desaciertos en la conducción del proceso desde el momento mismo en que el camarada Chávez lo inició.



Lo que me mueve a opinar en este caso es tener la sensación de que de no participar estaría del otro lado disputándole a la canalla una butaca en primera fila, y la cosa moverá a risa pero es más preocupante de lo que de entrada pensamos, que la discusión continúe sin que asome por ningún lado el esfuerzo por aclarar las dudas que saltan en cada artículo publicado por el señor Alberto o en las alusiones del presidente Nicolás. Al parecer no es el objetivo perseguido el aclarar las dudas, sino más bien… ¿medir fuerzas? ¿A quién beneficia una medición de fuerza entre los revolucionarios en medio de una guerra económica como la que en nuestro país se libra en estos momentos?

En 1918 Lenin para desmontar los ataques que los “Comunistas de Izquierda” dirigían a los bolcheviques cita una de sus observaciones criticas que hacían en la revista Kommunist: “...La revolución obrera en Rusia no puede “mantenerse” abandonando el camino revolucionario internacional, eludiendo constantemente el combate y retrocediendo ante la embestida del capital internacional, haciendo concesiones al “capital patrio”. Es sorprendente el parecido de este reclamo con el carácter de las acusaciones que viene haciéndole el dirigente del colectivo Un grano de maíz al Presidente, y a la luz de esta cita se entiende la respuesta dada por Maduro a Valderrama en el acto de rendición de cuentas en la Asamblea Nacional.

El por qué se sintió en la obligación de responder con tanta vehemencia y en medio de tan significativo acto a las recriminaciones de representar al Kérenski venezolano o de ser el restaurador del capitalismo, acusaciones poco respetuosas por lo demás, es lo que nos mueve a preguntarnos qué hay detrás de la querella en cuestión y no asumir solidaridades automáticas que ayuden a disfrazar las causas verdaderas e importantes que retarden así la rectificación oportuna de los errores cometidos. Porque si bien es cierto que podemos equivocarnos por la izquierda el hecho de auto criticarse a cada momento de haber cometido errores sin especificarlos, así en abstracto, o no develar la lista de quienes se robaron la millonada de dólares de Cadivi, por señalar solo un par de ellos, pudiera interpretarse como errores de derecha ¿A quién le damos el beneficio de la duda?

Una cosa si es cierta, polémicas como esta son inevitables y hasta deseables en la medida que hacen posible resolver las contradicciones que siempre surgirán en el seno de las fuerzas revolucionarias, que no siempre estarán conscientes de los intereses que las mueven. Pero para salir airoso de esas contradicciones necesitamos exigirnos en grado sumo la honestidad revolucionaria que nos permita diferenciar entre los principios que son innegociables y las concesiones que debamos hacer para ganar el tiempo necesario, para muchos desesperadamente largo, para la construcción del Socialismo.

Volveremos.

Saludos revolucionarios.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2055 veces.



Juan Torres Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: