¿Dónde está Chávez? ¿Qué dice Chávez?


Se ha hecho común citar a Chávez para dirimir cualquier discusión dentro de la Revolución. Youtube se ha convertido en consulta obligada, valga un ejemplo: Un ministro apela al buen juicio, trata de convencer a unos dirigentes sindicales, invocar el sentido de pertenencia a la sociedad por sobre lo mezquino de los límites de una fábrica, y le responden con un videíto de youtube que, sin relación con nada, sin ubicarlas en tiempo y espacio, sin historia, nos trae palabras del Comandante y dan por cerrada la discusión, aquellas palabras las convirtieron en dogma.

La reflexión es muy pertinente: ¿Dónde está el Comandante, dónde su pensamiento, su sentimiento? ¿Qué dice Chávez? Son preguntas claves para definir la Revolución. Veamos.

Dos muletas nos ayudarán a responder las preguntas. Una, la ubicación histórica del pensamiento de Chávez. La otra, el movimiento, la evolución de ese pensamiento. El pensamiento del humano no es estático, evoluciona, avanza, se adapta a su tiempo. Lo anterior, que es válido para cualquiera, más lo es para los grandes.

El pensamiento no es petrificado, ni es improvisado. Chávez se dio cuenta de esto, y al tomar conciencia de su propia evolución, saltó las cadenas de la ignorancia, percibió la importancia del estudio para situarse en la marcha del pensamiento universal, en su historia. Así se hizo humilde y se convirtió en histórico. La coherencia, la lealtad a sí mismo, es la lealtad a la evolución de su pensamiento, no se estancó en el dogma.

¿Quién se atreve a afirmar que el Chávez del 4 es el mismo Chávez que hace la declaración de Socialismo, de antiimperialismo? Era el mismo y simultáneamente evolucionado, era el mismo pero transitando un camino.

Esta Revolución nuestra que tanto amamos, sólo podrá salir adelante si encara el pensamiento de Chávez en su evolución.Al contrario, si lo fosiliza y lo petrifica en las estatuas mentales, si lo cita sin entorno, sin sentido evolutivo, estará destinada al fracaso, a convertir a la Revolución de un hermoso edificio a sólo una ruinosa fachada de cartón. Podíamos parafrasear al Apóstol y decir de Chávez: Quien fue grande por la evolución coherente de su pensamiento, sólo puede ser estudiado, citado, en esa evolución, el dogma no le pertenece.

Unas preguntas surgen ¿Dónde está Chávez hoy? ¿Para dónde va su pensamiento?

La tarea es difícil, polémica, pero tenemos algunos elementos. Si decimos que su pensamiento no era estático, entonces la pregunta es ¿cuáles principios dirigían su evolución?

Chávez era guiado por profundos sentimientos de amor, era honesto, transparente, coherente, tenía capacidad de crítica, de aprender, la soberbia no lo embotaba. Era un espécimen raro en la política, no era marrullero, era frontal, sin zancadilla, leal hasta el exceso con sus compañeros.

En lo político y económico, Chávez sigue, con otra velocidad, la evolución del pensamiento revolucionario de la humanidad, siempre resolviendo las contradicciones hacia el polo de lo más revolucionario.

Viene desde el pensamiento revolucionario burgués, aquel que guió a la Revolución Francesa contra la monarquía, es su componente Bolivariano, Zamorano. Pero también toma de Simón Rodríguez que lo enlaza con lo más avanzado de la lucha, incipiente aún, contra la burguesía convertida ya en clase reaccionaria. El anarquismo, el Socialismo utópico, le llegan traído de la mano de la derrota. Se encuentra con los intentos pequeñoburgueses que brotan sobre la sepultura de la Unión Soviética. Se hace partidario de la tercera vía, es influenciado por los teóricos pequeñoburgueses que falsifican el camino Revolucionario protegiendo a la propiedad nosocial, es su etapa de cogestión, núcleos endógenos, control obrero. Y finalmente desemboca en el pensamiento más genuino de la Revolución Cubana.

Lee a Fidel, al Che, al Sistema Presupuestario de Financiamiento, y se topa con la base material de  la Conciencia del Deber Social, del amaos los unos a los otros de Cristo, con la vida de los Cristianos Primitivos. Regresa a sus orígenes religiosos cristianos, pero con otro brillo, integra su espiritualidad amorosa con su práctica revolucionaria, se encuentra a sí mismo… Se hace Gigante, como Gigante es la obra.

La única manera de parar a ese titán del pensamiento, era matándolo…

La única manera de ser Chavistas es dando continuidad a ese pensamiento y a esa acción, subiéndonos sobre los hombros del hombre que llegó lejos y continuar su trayectoria. Estancarlo es asesinarlo nuevamente.

 
www.elaradoyelmar.tv / elaradoyelmar@gmail.com


--

“No hay oportunidad en una Revolución para los farsantes, no hay oportunidad en una Revolución para los acomodaticios, no hay oportunidad en una Revolución para los ambiciosos, no hay oportunidad en una Revolución para los mediocres, no hay oportunidad en una Revolución para los débiles y cobardes” (Fidel)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3598 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a172156.htmlCd0NV CAC = Y co = US