Todo el que nada en contra de la corriente de la mediocridad, es tildado de demente

El Loco

Nietzsche, filósofo alemán de finales del siglo antes pasado, nos habla de la “Muerte de Dios” en el famoso aforismo 125 de su obra “La Gaya Ciencia” titulado “El Loco”. Se refiere aquí a un ser extravagante que con su linterna en pleno día por las calles, se dirige a los transeúntes: “Busco a Dios”. Los impíos, riendo y con chanza, porque advierten que el orate no se ha enterado que “Dios ha muerto”. El lunático reconoce por fin la verdad y agrega: “Nosotros lo hemos matado, ¡vosotros y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos! Él desesperado, gradualmente va tomando conciencia de la magnitud aterradora de esta mala aventura. Se trata de un crimen, de la forma más radical y abyecta del crimen. ¿Cómo hemos podido vaciar el mar? ¿Quién nos ha dado la esponja para borrar el horizonte? Lo que el mundo poseía de más sagrado y más poderoso se desangró bajo nuestros cuchillos. ¿Quién borrará de nosotros esa sangre? ¿Con qué agua podremos purificarnos?”

Ahora bien, nosotros los socialistas también somos locos, pero de una modalidad diferente, de los que piensan, pero adolecen de desvaríos de grandeza y concepciones delirantes fijas. Somos frenéticos por tener espíritu justiciero, por temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en cualquier rincón del planeta. Nuestra locura se define por el hecho de que somos partícipes de un gran proceso: la liberación de la especie pensante, en todos los aspectos existenciales que impliquen desigualdad. Recorremos las calles a pleno día con la linterna de Diógenes, como el demente del aforismo, y nos dirigimos a nuestros semejantes para expresarles: ¡Hay que resucitar a Dios!, ¡construyamos a la Venezuela de iguales! ¿Pero cómo podrá ser la Patria Socialista?

Se sustentará en una sociedad sin la explotación del ser humano por sí mismo; la Nación recobrará el territorio perdido (1.800.000 Km2); la riqueza se repartirá equitativamente, el quehacer de cada día, será mejorar la calidad de vida, habrá justicia social: trabajo, salud, buena alimentación, vivienda, educación para todos; nunca más morirán niños de hambre disimulada por la gastroenteritis, la diarrea, y las enfermedades respiratorias entre otras, como sucede en las sociedades donde impera el capitalismo salvaje; habrá industrias y empresas de alimentos socialistas que satisfarán las necesidades alimentarias de la población; poseerá los mejores Hospitales Generales con tecnologías de punta, Centros de Diagnóstico Integrales y Clínicas Populares en las Comunas Socialistas; 120 mil médicos socialistas con postgrado, solícitos a dispensar atención médica gratuita a lo largo y ancho del País.

El derecho a la salud estará verdaderamente garantizado, habrá dotación total de todos los centros de salud en las comunidades; será obligatoria la práctica de la medicina preventiva: los médicos especialistas para poder ejercer su profesión tendrán que trabajar y hacer guardias en los servicios de emergencia pública, se creará una poderosa industria de farmacología socialista que abaratará los costos y garantizará medicinas a toda la población; no habrá pobres ni ricos, ni explotados ni explotadores; el ferrocarril atravesará todo el territorio nacional, disminuyendo los precios de los productos de primera necesidad y brindando transporte barato y rápido al pueblo; el 95% de la producción y distribución de los bienes y rubros alimenticios estarán en manos del colectivo, tendrá la Nación un rebaño de 40 millones de ganado vacuno, porcino y caprino, seremos también el granero del mundo; el transporte automotor colectivo y privado utilizará el gas como combustible; se sembrarán literalmente las costas del país de turbinas desalinizadoras productoras de agua potable y electricidad.

Se creará una red fluvial en nuestros ríos navegables; se le dará poder al pueblo de planificar y administrar recursos para resolver sus problemas y necesidades locales; el Primer Poder será el Poder Popular; la libertad y el derecho a la vida se le garantizará a todos los venezolanos; los peores crímenes contra la Patria serán ser ladrón del erario público y lacayo lamesuela del imperialismo yanqui; la riqueza más valiosa de la República, sin discusión: su gente. Nuestro gobierno: un gobierno con, por y para los niños y niñas; se universalizará el derecho de pensiones y jubilaciones, a toda venezolana y venezolano a los 55 y 60 años se le otorgará respectivamente la pensión del Seguro Social, hayan sido trabajadores formales o informales; en todas las comunidades y las Comunas Socialistas existirán Preescolares, Institutos de Educación Especial, Escuelas y Liceos Bolivarianos, y Centros de Capacitación y Formación Tecnológica, así como Aldeas Universitarias; el único requisito para ingresar a la educación superior será poseer título de bachiller.

En cada comunidad habrá una Unidad de Producción Socialista, toda la productividad deberá regularse por el principio de la utilidad social, y nunca por el beneficio o lucro material que reporte a algunos individuos o empresas. Si se debe escoger entre una producción capitalista y de lucro por una parte, o una gran libertad y desarrollo humano por la otra, tiene que elegirse el valor humano en vez del valor agiotista de la ganancia; si no cambiamos el aparato productivo y las relaciones de producción no habrá Socialismo. En la sociedad socialista, la persona tiene que dejar de ser radicalmente esclava del amor propio y del interés egoísta. La mujer y el hombre nuevos, de la futura estructura social de iguales que construiremos, vivirán por ese gran amor incondicional por nuestros semejantes, y el único interés que les moverá será el beneficio del colectivo. Se le garantizará la independencia política, social y económica a la Nación ante el intervencionismo del Imperialismo y el capitalismo mundial.

En síntesis, lo más importante será que los compatriotas tengan las mejores condiciones materiales y espirituales de existencia, cónsonas con la naturaleza humana.

¡Hagamos realidad la Gran Utopía, el Gran Sueño, Construyamos la Patria Socialista! ¡Chávez Vive! ¡La Lucha Sigue! ¡Independencia y Patria Socialista, Venceremos!


jesusfreites11@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2573 veces.



Jesús Muñoz Freites

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a170622.htmlCd0NV CAC = Y co = US