Legado, el chantaje y el pacto, alerta al pueblo revolucionario...que nadie se equivoque

El Comandante Supremo aprendió, luego del año 2002, donde estaban los amigos y los enemigos; Chávez ganó las alecciones en el año 1998, cumplió su promesa electoral y fue a una constituyente y, por consulta popular y por mayoría de votos de todo el pueblo de Venezuela nació la Nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el año 1999; se enfrentó paralelamente al deslave de Vargas, una catástrofe natural, con pérdidas de vidas humanas y pérdida materiales mil millonarias; sistemáticamente la oposición seguía conspirando abiertamente y luego, en Abril del 2002, le dieron un golpe de estado y lo tumbaron por algunas horas, el Imperio del Norte casi invade a Venezuela. Como lo diría el mismo Comandante Supremo: “….estamos aquí como de Milagro…” y regresó a Miraflores y pidió esa madrugada del 14/04/2002, calma, tranquilidad y que todos fueran a sus casas, a descansar, a reflexionar y pidió a la oposición que lo adversaba que respetara la constitución. Luego, pasaron Diez (10) años de revolución, no hubo descanso, Chávez se enfrentó a todas las situaciones y adversidades, todas las batallas las gano, un gigante invicto y, su ultima Batalla, ya por su propia Vida, la enfrentó con la más estricta discreción y confidencialidad, como todo paciente que debe cuidar su salud, a lo interno con su familia; pero siempre manteniendo contacto, con un parte médico, a su pueblo sobre el estado evolutivo de su situación de salud. Fue entonces, cuando ese 8 de Diciembre del 2012, habló con su pueblo y manifestó con mucha valentía, coraje y humildad la situación tan delicada que vendría y allí, con mucha lucidez, con todos los sentidos bien puestos de la realidad y sin tapujos, dejó bien sentado su mensaje histórico, sin coacción de ningún tipo, sobre la situación presente y futuro del País. Allí, desde su corazón, claro como la luna llena, irrevocable, propuso a quién seria, a su juicio personal y, repito, desde su corazón, el revolucionario que podría tomar las riendas y la vanguardia de la revolución bolivariana, un hijo de esta revolución y pidió al pueblo su apoyo en esta propuesta. Bueno, ese pueblo, fiel y leal al Comandante Supremo, el día 14/04/2013 cumplió su tarea, su misión y su compromiso revolucionario y llevó a la majestad del poder a Nicolás Maduro, un Chavista, un obrero, un autobusero; pero ante todo, un ser humano que ha trabajado por el bien de la patria desde muy joven y luego junto al Comandante Supremo. Ese hijo de Chávez, tiene la gran ventaja de haber estado presente en esa Universidad de la revolución, en tiempo real, llamado Chávez; sí, junto al líder, y muy posiblemente conozca cosas que más nadie conoce; por tanto, Maduro tiene bajo la manga grandes secretos del Comandante Supremo; claro, que sus Hijas y hermano Adán, sabrán cosas que no conoce Maduro; entonces, allí existen una serie de elementos muy positivos para pensar que la llave Maduro y familia Chávez, son los lazos más fuertes que se puedan tener para profundizar el legado del Comandante Supremo.

El legado de Chávez, desde el punto de vista histórico, va más allá de nuestra imaginación, y seria muy prematuro evaluar su proyección; habrá que esperar unos 200 años para confirmar que pasó con la revolución bolivariana, el legado del Comandante Supremo y que hicieron todos los hijos de Chávez. La historia se encargara de colocarlos en su justa y completa dimensión; bien como algo muy positivo para Venezuela y todo su pueblo por los siglos de los siglos y/o colocarlos como los grandes estafadores revolucionarios de la historia, matando así el legado del Comandante Supremo y que simplemente, luego de la desaparición física prematura del Comandante Supremo, muchos de los hijos de Chávez se vendieron a los intereses del Imperio del Norte y/u otros Imperios, por el siempre “cochino dinero”. Muchos revolucionarios estamos esperanzados y trabajando día a día para que este último escenario no sea el que aparezca en la historia revolucionaria de Venezuela, nos negamos a ello.

Pero, alerta, hoy a casi 90 días, de la partida física del Comandante supremo, estoy obligado a decirlo, yo quiero decirlo (como diría nuestro Comandante Supremo); algo verdaderamente espeluznante pareciera que se asoma en el horizonte, y es una gran sombra que pretende apagar ese ardimiento y ese sentimiento llamado Chávez. El pueblo se da cuenta, no se equivoquen, hay una sensación en el ambiente en la que muchos revolucionarios andamos con cierto temor, con molestia, hemos sentido que nos han dado un coñazo casi fulminante y además otros pensamos que en este preciso momento salen los “aprovechadores de oficio con franelas rojas”, buscando algo muy puntual: mantener a Maduro “aislado” de ciertas realidades del país, independientemente del gobierno de calle y de la visita casa por casa; Maduro, esta obligado a tener cubierto todos los espacios estratégicos, todos los niveles institucionales y sobre todo en puestos claves, a personas que les este comprobado su compromiso y lealtad revolucionaria y que estén dispuestos a consumirse en esta revolución, esa sigue siendo la tarea; medias tintas, no sirven. Aquí, los revolucionarios honestos estamos dispuestos a consumirnos en esta revolución Chavista o simplemente le damos el paso a otro que desea poner su vida al servicio de la revolución. Nuestro Comandante Supremo así lo hizo, por tanto, los revolucionarios verdaderos debemos seguir ese ejemplo; otra cosa, es inaceptable. El futuro de la patria que nos dejó el Comandante Supremo puede estar en juego.

A la derecha apátrida venezolana, ni para la esquina, es una cuestión de honor, de principios, de lealtad; nuestro Comandante Supremo lucho hasta el final por su pueblo y, esa oligarquía apátrida, fue inclemente con el Comandante y toda su familia, inclusive fueron peor en el tránsito de su enfermedad. Lo que si puedo decir, rodilla en tierra, con la lealtad y los buenos principios revolucionarios que nos dejó nuestro Comandante; que si en las filas revolucionarias, existen funcionarios, con cierto poder, que interpretan que, como no esta el Comandante Supremo, es el momento de “taparse” sus errores unos con otros, ciertos actos administrativos, a cuenta de la revolución y el que venga en el futuro que resuelva; les digo entonces, que están muy equivocados, si el pueblo detecta y corrobora estas situaciones, pues esos “funcionarios patriotas”, serán expulsados de la revolución para la eternidad junto a toda su familia, es mejor que se entierren en un bunker bajo la tierra y no salgan más nunca porque el pueblo de los va a comer vivos. El pueblo no los va a perdonar jamás y quedarán en la historia como los que traicionaron el legado del Comandante Supremo. Si a ello, le sumamos los “quinta columnas” que ocupan cargos donde se administra el dinero de todos los venezolanos y que luego hacen daño al proceso revolucionario, haciendo “cosas” que no deben; pues recoger esos platos rotos y pegarlos es casi imposible, el daño estaría muy bien hecho. Ese justamente es el trabajo que esta en curso con los opositores y vende patria. La derecha no descansa, aquí la revolución debe estar despierta los siete días de la semana, esta prohibido el descanso; estamos en guerra y es larga; la oligarquía y los poderes del Imperio trabajan en sus planes desestabilizadores. Aplica un dicho: "...guerra avisada no mata soldado y si lo mata es por descuidado.."

Ah, si los que hoy están al frente del gobierno, los hijos de Chávez y a la batuta Nicolás Maduro, no hacen lo posible y lo imposible por mantener vivo el Legado de Chávez y de hacer respetar, honrar y llevar a cabo el Plan de la Patria, hasta que se consuman; pues entonces, tengan muy claro y bien claro como el agua, que llegara el momento en que surja de las “cenizas” de la revolución bolivariana, alguien con excelente carisma, con gran inteligencia, con una visión amplia y sin compromisos con ninguna “oligarquía”, con gran verborrea, con gran sencillez y humildad para llegar nuevamente a las masas populares revolucionarias, pero con los cojones bien puestos, como los de Chávez y quizás, hasta más atrevido y arrecho; saldrá entonces de las mismas filas revolucionarias a poner orden en esta vaina y seguir profundizando el legado de nuestro Líder Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, que trascendió nuestras fronteras. Esto lo digo por si acaso existan algunos funcionarios “confundidos” y no han entendido aún la trascendencia e importancia de lo que nos dejó sembrado en nuestras conciencias el Comandante eterno y la responsabilidad histórica que tenemos hoy con todo el pueblo de Venezuela.

Repito, les digo a todos los que están al frente del gobierno, que las “malas decisiones” que se puedan tomar hoy, nos puede costar muy caro a la revolución; no se equivoquen, hoy tenemos patria, hoy tenemos patria, hoy tenemos pueblos, hoy tenemos pueblos, no se equivoquen. Principalmente, a esos grupos que siguen “disfrazados” dentro del gobierno, antes y después, de la partida física del Comandante Supremo. Maduro, tiene la obligación, con su equipo de confianza, de salir de aquellas personas que se les descubra o se presuman están incursos en “malversaron de fondos”, tiene que salir de los que se han hecho “ricos ” a costa de la revolución por negocios extraños, tienen que ser expulsados todos los quintas columnas, en fin, es urgente una revisión y una depuración de muchas instituciones del estado. Hay casos, en que personas muy cuestionadas en ciertos cargos de responsabilidad y en puesto en Juntas Directivas en instituciones del Estado han sido cuestionadas internamente, hasta por sus propios empleados y han sido “premiados” con cargos similares en otras zonas del país, pasando el vicio de una institución a otra; coño pana, donde están los “padrinos” de esas personas que tienen tanto “poder” que permiten que tales funcionarios sigan por allí “desfalcando al estado”. Por lealtad al Comandante supremo tenemos que seguir lavando los trapos sucios en casa, hasta que venga entonces uno más arrecho y le ponga, como dicen por allí: el cascabel al gato. Es cierto, por muchos pasillos del Estado, inclusive en la parte Militar, se habla del Poder, de grupos de poderes, pero eso no seria nada nuevo; lo grave del asunto es que ocurran situaciones de “malversación de fondos” y que un grupo de poder quiera “tapar” a otro grupo de poder, a cuenta de otras cosas, lo que pudiera significar una gran “estafa” a la nación y por ende hasta lo que se llama traición a la patria.

Muchos dirán, los trapos sucios se lavan en casa; pero bendito sea el creador, no jueguen con la buena fe y la esperanza de muchos venezolanos de buena voluntad, que deseamos que se acabe de una vez por todas, los que llegan al poder y/o a ciertas posiciones de pode y solo desean estar allí para llenarse los bolsillos, a sus amigos y compadres, a costa de lo que sea. Eso tiene un límite y no pueden subestimar a ese pueblo pensando que los van a perdonar. Hasta hoy, durante estos años de revolución, nunca se le demostró nada al Comandante Supremo sobre hechos de corrupción que lo salpiquen directamente a él y por eso y más se fue invicto; pues todo funcionario revolucionario debe seguir ese ejemplo; considerar que, llegar al poder para beneficio personal, es como traicionar al legado de Chávez y a la patria. Cuidado con esa situación, advertencia a los que están hoy en el poder.

Aquí, pactos con la burguesía, con la derecha y con los apátridas de la oposición, no existe, a ellos ni agua; demasiado mal le hicieron a nuestro Comandante Supremo como para tratar de buscar una reconciliación con dicho sector que esta casado con los intereses de las trasnacionales, de los poderes del imperio y lentamente montado en su plan golpista.

Nuestro Comandante Supremo, al regresar como de milagros a Miraflores y visto las banderas de los militares Patriotas en la azotea del Palacio, los días de Abril del 2002, puso de manifiesto que ha dicho recinto Presidencial se le rescataba la dignidad y se convertía en un símbolo de poder revolucionario y más aún cuando todo un pueblo hizo vigilia por el rescate de nuestro Comandante y defendió las puertas del Palacio de Miraflores; pero con mucho respeto a nuestro primer presidente Chavista, a mi modo de entender y muy humildemente, lesionó al Palacio de la dignidad, al recibir en Miraflores, al dueño de la Polar, a los dueños de los medios de comunicación. Ciertamente fue un golpe muy duro para la dignidad del Palacio. Maduro, como buen conocedor de los logros revolucionarios, ha debido buscarse otro espacio físico para atender a tales apátridas. Ha debido reunirlos en espacios hechos en revolución, en algún apartamento de la gran misión vivienda Venezuela, en cualquier urbanización en desarrollo de esta misión, en algún hospital, como por ejemplo en el Cardiológico Infantil, en fin, en tantos espacios hechos en revolución, pero no en el Palacio de la dignidad. Alguien dirá que no sea extremista, pero a la revolución bolivariana le ha costado muchos muertos y la pérdida de muchos millones de bolívares (paro petrolero), todo el ataque de la derecha fascista en estos años de revolución, como para sentarse con grupos oligarcas de la derecha en un lugar que ahora debería ser hasta sagrado, nuestro Palacio de la dignidad. Así que le propongo, a nuestro Presidente Maduro, que en futuras reuniones de trabajo con la “oligarquía”, por ese plan de paz en la que esta empeñado en trabajar y muy bueno por eso, reciba a esos oligarcas en espacios hechos en revolución, para ver si ellos logran entender lo grande que fue nuestro Comandante Supremo.

Al inicio de la revolución al Comandante Chávez lo trataron de “comprar”, de “manipular”, los mediocres de la derecha que pudieron llegar muy cerca del Comandante, le hacían Lobby con otras ideas para la revolución, él se fue dando cuenta hasta que llegó el golpe en Abril del 2002. Aquí no hay pactos ni con la burguesía ni con el “diablo”; esa frase repetida en estos últimos días de que: “… por la Paz iremos hablar hasta con el “diablo”…..” hay que tener muchísimo cuidado con tal frase; porque los “diablos” siempre tienden a tentar y eso es muy peligroso, porque siempre cae alguno en esa tentación, o sea, le llegan a su número. “El Diablo” es experto en las tentaciones.

Así, como le hicieron al Comandante Supremo, toda una guerra en su gestión, están haciendo lo mismo con su hijo Chavista, Maduro. Nicolás tiene el compromiso de consumirse en esta revolución, y por si acaso unos consejos, que nunca están demás: tendrá que aprender donde están los verdaderos amigos, donde están los enemigos, donde están los aduladores y cuidarse de todo el grupo de inteligencia que rodea a la majestad del ejecutivo. Maduro, esta obligado, quiéralo o no, a emular a Chávez en ciertas situaciones, en la visión estratégica hacia lo interno y externo, en la toma de decisiones por sorpresas de lo que le dicte su conciencia como revolucionario y por el bien de un colectivo, un pueblo; no dejarse nunca confundir y tener los pies bien puesto en la tierra.

Nuestro Comandante señalo, en algún momento: “…si tuviera que escoger entre mis Principios y un Millón de amigos, me quedo con mis principios….”. Así que, al Presidente Maduro, ojo pelao con esta máxima del Comandante Supremo; Ud. al llegar a la magistratura del Estado, debe tener mucho cuidado, sabemos que tiene experiencia de muchos años, pero un recordatorio de tales reflexiones puede servir de gran ayuda.

El Comandante Supremo, habría dicho alguna vez también: “…. mano dura a la corrupción…..caiga quien caiga….. ese mal hay que erradicarlo……..”. Estamos obligados, los hijos de Chávez, de no tapar los “errores” de la revolución; es decir, en todos los niveles y en todas las instancias del gobierno, hay que hacer una revisión profunda y determinar donde están las fallas y los que cometieron hechos de corrupción hay que aplicarle todo el peso de la ley. Coño, eso es lo mejor que podemos hacer para iniciar este proceso de cambios, limpiar profundamente las instituciones del estado y poner en investigación a todo aquel funcionario que se presuma en hechos de corrupción.

Finalmente, el LEGADO del Comandante Supremo es lo que debemos profundizar y multiplicar todos los días de revolución; el CHANTAJE de algunos “disfrazados rojitos” y oligarcas, va contra los principios revolucionarios y eso debemos erradicarlos de las filas revolucionarios y el PACTO es algo a lo que hay que tener mucho cuidado, el pueblo aprendió que aquí en Venezuela más nunca habrán pactos y menos con la oligarquía, de lo contrario estaríamos traicionando a la revolución y por en al legado del Comandante Supremo.

¡Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar, del Comandante Chávez y de todo su Pueblo, caminan por todos los rincones de la Patria, por toda América Latina y más allá!

¡Viva Chávez, la lucha sigue…!, que ese huracán de sentimientos de amor, llamado Chávez, recorre la Patria, nuestro continente y el mundo entero; soplando bien fuerte los vientos de Libertad, de Justicia y de amor entre los pueblos verdaderos.

Independencia y Patria Socialista, Viviremos y Venceremos, estamos en el camino correcto y venciendo, somos muchos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2254 veces.



Darwin Solórzano


Visite el perfil de Darwin Solórzano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: