En respuesta a : Presidente Maduro alerta sobre infiltrados dentro de la Revolución "que se hacen llamar intelectuales"

Estas palabras del Presidente Maduro me preocupan y me preocupan en serio. http://www.aporrea.org/ideologia/n229129.html
“Yo sé lo que estoy diciendo, llegará el momento que mostremos el nombre de alguno de ellos, que lo están empolvando, lo están mañando, lo están preparando a uno, a dos, a tres, los están preparando para que salgan a decir, lo mismo que dijo Teodoro Petkoff, que el chavismo se murió y que ahora nació otra cosa”, sostuvo.

Maduro no se puede adelantar a hechos cumplidos y no puede estar intentando poner contra la pared a más de uno que aunque comulgue con la propuesta o con propuestas del Socialismo Bolivariano tiene diferencias y a veces diferencias de fondo, profundas y amplias.

Y muchos de esos que tienen diferencias o tenemos diferencias (claro yo no estoy entre esos que se hacen llamar intelectuales, ni me llamo) Pero aunque defiendo, voto, participo tengo diferencias y diferencias están que son necesarias para darle soporte y carnadura a un proyecto.

El pensamiento no tiene límites y si bien la constitución nos acota el comportamiento dentro de márgenes legales, no me atrevo a ponerle límites al pensamiento político, social, académico, científico.

Recuerdo con mucho dolor cuando al Diputado Luis Tascón lo acusaron de todo lo posible solo falto de que lo habían visto volando en escoba, abandonado, perseguido lo volvieron y lo transformaron en un paria del proceso, en un leproso de la edad media. Creo que los infiltrados o más bien corrompidos, no son los que escriben o discuten están más bien en espacios de gobierno donde se debería mostrar eficacia y no se hace, donde se debería demostrar renuncia y se demuestra ostentación, donde se debería demostrar probidad y se demuestra incapacidad. Esos no sé si son o no son infiltrados pero como hacen daño.

Las revoluciones están cargadas de emoción y también de excesos y de avances y retrocesos y si bien la oposición está en su actividad y su lógica de atacar este proceso de cambios que vive el país, del otro lado en un espacio menos homogéneo pero más rico en palabras, propuestas y alternativas esta la izquierda la nuestra y la del ajeno y un pueblo más politizado.

Negar o no atreverse a discutir de manera amplia en que fallamos, si fallamos todos para perder cientos de miles de votos es un deber y una necesidad además imperiosa. No podemos pasar por alto que en la izquierda también tenemos nuestros golpes de pecho yo he llegado a conocer personas que acusan a otros “DE SARTREANOS” y que colocan el pensamiento de Sartre en la picota del chisme y la persecución.

Esto de acusar sin acusar es como un sortilegio o suena como advertencia y hace poner en guardia a much@s militantes en contra de cualquier opinión, la historia del país se conoce y entender que la historia nacional está escrita así Realistas Y Patriotas, Liberales y Conservadores, etc. Los tiempos no han cambiado y la reacción y la revolución esta hay en constante confrontación con dos proyectos, dos maneras de entender el mundo y al ser humano, pero de lo que si estoy seguro es que no podemos con ANUNCIOS decir que se “están preparando” Y es que el peso de su palabra compañero Maduro no es cualquiera. Es la palabra del Presidente De La Republica (Y ESA COMO PESA).

Con anuncios como estos cualquier discusión la volveremos digna de ser sospechosa, por ahí deberíamos ver o recrearnos por ahí leí hace unos meses “El Hombre Que Amaba Los Perros” de Leonardo Padura es un texto que versa acerca de la vida de Ramo Mercader y su víctima León Trotsky un crimen horrendo que conmovió al mundo entero y también por un ejercicio de lo que no se debe hacer vi nuevamente la película “La Confesión” de Costa Gavras una historia real y terrible de la suerte corrida por heroicos miembros del Partido Comunista Checoslovaco.

La vida no puede estar contemplada solamente por opiniones y el papel del intelectual sigue siendo una discusión maravillosa, el peso de la palabra en la barricada, en el escrito incendiario, en el panfleto del liceo o del sindicato tiene su eso, pero no puede ser conculcada por “diálogos” que ponen a la opinión de seres pensantes y que lo apoyan en el “sospechosismo” gubernamental. Póngale fecha de cuando van a salir los nombres de los “infiltrados y es que much@s participamos en el proceso y es el proceso el que nos da aliento y estos muchos a él, permita que sea el discurso de estos miles de hombres y mujeres los hagan descubrirse y ni piense instalar análisis de estilo para descubrir detrás de cada letra a un enemigo. Yo apoyo al proceso y vote por usted y Salí a defender la elección legalmente ganada al lado de los míos. Pero existen diferencias inclusive entre los que defendemos la misma barricada, pero algo está claro, clarísimo el enemigo esta enfrente. Por cierto entre mis diferencias con el proceso hay una que para mí es muy importante. Yo estoy por la libertad de Julian Conrado y usted puede darle asilo y no lo hace..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6470 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a166270.htmlCd0NV CAC = Y co = US