Paúl Lafargue: se equivocó de aquí a Pekín

Paúl Lafargue nació en Santiago de Cuba un día 15 de enero de 1842. Vivió casi todo su tiempo en Francia. El anarquismo de Proudhon influyó en él hasta que conoció a Marx. Se casó con Laura, segunda hija del creador del marxismo. Fue periodista, médico, teórico político y destacado revolucionario en su tiempo. Es el autor de un famoso libro titulado: “El derecho a la pereza” que luego del prólogo comienza con el siguiente párrafo: “Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de las naciones donde domina la civilización capitalista. Esta locura trae como resultado las miserias individuales y sociales que, desde hace siglos, torturan a la triste humanidad. Esta locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda por el trabajo, llevada hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de sus hijos. En vez de reaccionar contra esta aberración mental, los curas, los economistas y los moralistas han sacralizado el trabajo. Hombres ciegos y de escaso talento, quisieron ser más sabios que su dios; hombres débiles y despreciables, quisieron rehabilitar lo que su dios había maldecido. Yo, que no me declaro cristiano, economista ni moralista, planteo frente a su juicio, el de su Dios; frente a las predicaciones de su moral religiosa, económica y libre pensadora, las espantosas consecuencias del trabajo en la sociedad capitalista”. El resto del libro se consigue con mucha facilidad en internet con sólo poner el título de la obra y el nombre del autor. Dicen que sólo “El Manifiesto Comunista” fue la obra que superó en difusión a la de Lafargue en su tiempo.

No vamos a escribir acá sobre la obra y el pensamiento del camarada Paúl Lafargue que, por cierto, fue intensa y plena de pasiones. Baste con saber que fue un extraordinario revolucionario que luchó toda su vida por la causa del socialismo. Que fue un activista de primera línea y uno de los primeros en plantear la necesidad de que el proletariado tuviese su propio partido político. Fue internacionalista a carta cabal. Sin embargo, desde temprano y tal vez por ser médico, se convenció que no debía vivir más allá de los setenta años. Le temía llegar a la vejez o senilitud incapacitado o discapacitado. Y pienso, realmente no estoy seguro, fue él quien convenció a Laura Marx para la misma idea, la del suicidio.

Veintinueve años tenía Lafargue cuando se produjo la Comuna de París. Fracasada ésta tuvo que huir para no ser víctima de las huestes burguesas enfurecidas bajo las órdenes del criminal Thier. Lafargue hizo todo lo posible por convencer a los anarquistas españoles que la única doctrina que valía la pena asumir por los revolucionarios eran las ideas del marxismo. En 1873 se instaló en Londres. Ya no ejercía su profesión de médico. Le dio apertura a un taller de litografía bajo la ayuda del eterno solidario camarada Engels. En verdad, Lafargue hizo demasiado en su tiempo por la causa del socialismo y del marxismo. Fue uno de los fundadores del Partido Obrero Francés.

Corría el mes de noviembre (día 26) de 1911 cuando el camarada Paúl Lafargue tenía sesenta y nueve (69) años de edad, a solo uno de cumplir los setenta y a seis de producirse la más grandiosa revolución proletaria que haya conocido el género humano: la de Octubre o Rusa o Bolchevique, cuando hizo realidad la decisión, junto a su esposa Laura, que mucho antes había pensado: la del suicidio. Sólo dejó una esquela donde dijo: “ Sano de cuerpo y espíritu, me doy la muerte antes de que la implacable vejez, que me ha quitado uno detrás de otro los placeres y goces de la existencia, y me ha despojado de mis fuerzas físicas e intelectuales, paralice mi energía y acabe con mi voluntad convirtiéndome en una carga para mí mismo y para los demás. Desde hace años me he prometido no sobrepasar los setenta años; he fijado la época del año para mi marcha de esta vida, preparado el modo de ejecutar mi decisión: una inyección hipodérmica de ácido cianhídrico. Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años ”. De esa manera Paúl Lafargue y su esposa le dijeron adiós a la vida.

Lo grandioso, lo gigantesco, lo histórico del breve mensaje que Lafargue legó a la posteridad estriba, precisamente, en lo que sería su sueño no realizado, su equivocación, lamentablemente equivocación que se ha convertido en desgracia y hasta en lamento no propiamente para el camarada Lafargue sino para la humanidad casi entera. “Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años”. Ciertamente, en 1917 comenzó a triunfar la causa por la que vivió, pensó, luchó y murió el camarada Lafargue. Setenta años después, se derrumbó el sueño no en Lafargue sino en millones y millones de hombres y mujeres que habían creído que la Revolución Rusa fue el preludio y que posteriormente el mundo se conduciría, de manera inevitable y aceleradamente, hacia el socialismo. Un siglo más un año (101) después de la muerte (por suicidio) del camarada Lafargue y noventa y cinco (95) años de haberse producido la Revolución de Octubre, el mundo continúa estando bajo el dominio de las grandes potencias del capitalismo. La Revolución Socialista sigue siendo la gran deuda que debe cumplir el proletariado sin fronteras, ese proletariado que no tiene patria porque ésta, sería en esencia, la humanidad emancipada de todo vestigio de esclavitud social.

En todo caso, la más importante valoración del mensaje del camarada Lafargue está en las últimas dos líneas del mismo, lo cual puede ser considerado como sus últimas palabras: “Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años”. Si eso no es hermoso, aunque lamentemos la muerte de su autor, tendríamos que preguntarnos: ¿qué es, entonces, la belleza? Algún día, se cumplirá para siempre las últimas palabras del camarada Lafargue.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2280 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: