La condición indispensable

El problema central de todo proceso revolucionario es la unidad y organización de la clase obrera. En otras etapas históricas, la burguesía, por ejemplo, fue la clase social revolucionaria que derrotó al feudalismo e implantó el capitalismo. La Revolución Francesa significó el ejemplo para todo el mundo de las transformaciones sociales que implicaba el imperio del capital.

La Revolución Socialista Bolivariana confronta la atomización del movimiento obrero. El imperialismo y sus asociados criollos siempre consideraron necesaria la división de la clase obrera para ejercer la dominación del país. Este es un hecho indiscutible que comprueba nuestra historia. En una oportunidad escribimos que teníamos que reconocer con rubor que el imperialismo y la burguesía criolla habían manejado la lucha de clases mejor que nosotros los revolucionarios.

Pensamos, además, que el problema no se circunscribe a nuestro país sino que es un problema internacional. Meszaros plantea que la dualidad de la clase obrera es la causa que ha impedido la revolución mundial, dualidad que consiste en que los sindicatos se ocupan del aspecto reivindicativo y los partidos comunistas de la política.

Sin embargo, los revolucionarios no nos hemos dedicado al estudio, investigación y análisis de todas las cuestiones que implica la actuación de la clase obrera. Mao Tse Tun planteaba la necesidad de analizar las contradicciones de la clase obrera. Que sepamos, ni el propio Mao Tse Tun llevó a cabo esa tarea en toda su extensión.

En Venezuela se nos presenta la extraordinaria oportunidad de llevar a cabo un profundo estudio y discusión sobre la materia. Estamos viviendo un proceso revolucionario de unas características absolutamente originales y que se lleva a cabo sin ningún género de cortapisas para la discusión filosófica, teórica y política.

Ninguna de las revoluciones proletarias anteriores ha tenido la amplitud democrática de la revolución venezolana. Hay un hecho de gran importancia que, a nuestro juicio, es un factor que ha jugado un gran papel en la libertad que caracteriza la acción política en el país y es que el factor fundamental de la transformación revolucionaria ha sido la Fuerza Armada. La contrarrevolución no ha podido hacer uso de los militares que en otras circunstancias han sido el principal instrumento de oposición al cambio.

Hemos escrito que la lucha de clases no se detiene a la puerta de los cuarteles y eso quiere decir que lo que está ocurriendo en Venezuela obedece a que nuestros militares han asumido la teoría del proletariado, la cual en un país dependiente significa no solo la lucha por la liberación social sino también la lucha por la liberación nacional. La explotación que ejerce al imperialismo sobre los pueblos es la lucha de clases a escala internacional.

robertohernandezw@gmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1916 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor