¿El izquierdismo extremo buscando votos? Misión difícil

Ser de izquierda cuando los sacerdotes del izquierdismo te lo niegan, es una tarea difícil. Tu sabes que lo eres, no porque te “caletreaste” un montón de dogmas y un vocabulario que repites como loro. Lo eres porque no puedes ubicarte dentro de los conservadores, de los que aceptan las injusticias como algo natural, de los que se colocan del lado del poder económico tanto nacional como global. Pero a los "izquierdosos" les cuesta mucho aceptarte como formando parte de ellos.

Es que hay gente que se considera de izquierda adueñándose de ese territorio. Quieren ser pocos y puros. Prefieren restar que sumar. Por eso cuando Chávez les pide que salgan a buscar los votos de los indecisos, se sienten extrañados. ¿Qué es eso de buscar votos entre los reformistas, los pequeño burgueses, los que no reconocen el credo marxista y sus dogmas? ¿Cómo pretende Chávez que acepten apoyos de los que siempre han rechazado? No quieren contaminarse. Prefieren ser pocos que andar en “malas compañías”.

Si uno ensaya una aproximación al perfil del izquierdoso, éste se siente como sacerdote de un culto y debe velar por el cumplimiento estricto de sus ritos y dogmas. Ve con desconfianza a cualquiera que se acerque. Prefieren espantarlo sometiéndolo a un estricto examen de suficiencia. La presunción es que será "raspado". ¿Cómo le pueden pedir a este “monje” que abra su entendimiento y busque apoyos en los que no reúnen estas rígidas exigencias?

El problema es que hay cierta militancia de izquierda que le cuesta ser gobierno y entender las decisiones que debe adoptar el gobierno, tanto a lo interno como en la esfera internacional. La mayoría de los gobiernos progresistas en la Latinoamérica actual, han llegado por la vía electoral y deben competir, permanentemente, con fuerzas políticas de derecha, deben aceptar que parte de la población rechaza el proceso revolucionario y no los pueden expulsar del territorio. Tienen que coexistir con ellos. Algunos tienen sus dudas, sus desacuerdos, aun cuando podrían llegar a apoyarlo si superaran esos miedos. Allí es donde hay que generar estrategias basadas en la verdad y no en la demagogia, para demostrar que no van a ser afectados por la aplicación de las medidas que el gobierno lleva a cabo para lograr una redistribución de la riqueza. De ello se deriva la necesidad de manejarse con extremo cuidado, tanto con el discurso utilizado, como con la normativa creada y las medidas adoptadas. No pueden equivocarse. El esfuerzo que uno realiza para convencer a los indecisos, se derrumba en segundos cuando se producen actos que afectan a la clase media y trabajadores por igual. Como el caso de la llamada ley de arrendamientos recién promulgada. Las normativas que se dicten deben garantizar que van a producir bienestar en la población y justicia al ser aplicadas, de lo contrario podrían ser rechazadas, con consecuencias negativas y la disminución de apoyos al proceso. Errores como esos no se pueden cometer.

En conclusión, para lograr el fortalecimiento del proceso hay que superar ese izquierdismo infantil que todavía existe y se manifiesta y reconocer la realidad de la batalla ideológica que se despliega día tras día. Hay que ganar el mayor número de apoyo posible demostrando con eficacia y ética que de lo que se trata es de posicionar al país entre los que van logrado éxitos en la batalla contra la pobreza, el analfabetismo, la inseguridad, el desempleo, la dependencia económica, etc.etc. Puntos se han ganado en muchos terrenos, pero aún falta un largo camino por recorrer. Para ello hay que abandonar dogmatismos, preconceptos, manuales amarillentos, porque el socialismo del siglo XXI no es un edificio ya construido, sino que se va edificando desde las bases populares, con la participación de todos y oyendo las posiciones de todos los que quieren aportar sus experiencias. Por eso no se debe olvidar que dentro del proceso hay trabajadores, clase media, empresarios, indígenas, entre otros, y todos merecen ser escuchados para construir un edificio sólido, fruto de un amplio consenso. Ahora, si algunos piensan que ya están todos completos y no necesitan atraer a más nadie, entonces que se atengan a las consecuencias.


mfeolac@hotmail.com, mfeolac@yahoo.com.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.



Manuel Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: